miércoles, 17 de agosto de 2016

Zinco Big Band: La herencia renovada

Foto: Edgar Rubio / Foto: Colección Auditorio Nacional

Lunario Big Band Fest / 17 de agosto, 2016 / Función única / 2:30 hrs. de duración /
 Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

David Cortés
Cuentan los enterados, entre ellos Joachim-Ernst Berendt, que con Fletcher Henderson comienza la historia de las big bands; fue él quien entre 1925 y 1928 comenzó a formar pequeños grupos “que reunían instrumentos de la misma especie en unidades sonoras”. Estas secciones son las que otorgan su peculiaridad a las grandes bandas y en ellas está encerrado el corazón del jazz.


En la tercera sesión del Lunario Big Band Fest toca el turno a la Zinco Big Band, dirigida por Christian Bernard, orquesta que cumple siete años de existencia. Los bronces refulgen, son ellos los principales protagonistas: cinco saxofones, cuatro trombones e igual número de trompetas, más contrabajo, batería y piano dan cuerpo a este colectivo que nació en uno de los lugares emblemáticos para tocar jazz en la Ciudad de México.
Desde el piano, Bernard dirige y arranca con “Max”, un tema que define el curso del concierto, una apuesta por el swing; los alientos suenan majestuosos, rotundos, masivos; los solos se encadenan y son brillantes, pero lejos de ser muestras gratuitas de virtuosismo, responden a la necesidad expresiva de los compositores (Chucho Valdés, Phil Collins, Gordon Goodwin, Cole Porter, entre otros) que hallaron en una formación semejante, la manera idónea para hacerse escuchar.
También flota un aire de nostalgia porque la orquesta, el lugar, el público, crean esa mágica combinación que en los cuarenta y cincuenta del siglo pasado diera relumbre y oropel a un género que, no obstante las dificultades económicas para sostener tal cantidad de músicos, se mantiene vivo.
Para dar mayor realce, los cantantes hacen su aparición. Jennifer Beaujean, con esa voz potente y educada cubre todo el sitio y pone una pátina de romanticismo en su interpretación a “Only You” y homenajea a Natalie Cole; Rodolfo Vera invita a recordar a Frank Sinatra y canta “Fly Me to the Moon” y “I’ve Got You Under my Skin”. No faltan las acometidas por los ritmos latinos y Nana Mendoza sube a poner un poco de dramatismo con “Pennies for Heaven” y “Quizás, quizás, quizás”, la última con un hermoso arreglo. Ella y Beaujean harán un dueto en el cual intercambian frases con la trompeta en uno de esos raros instantes en donde la improvisación aparca sobre el escenario.
La tradición se mantiene, pero se renueva. Los arreglos de Nelson Riddle, Neal Hefti, John Clayton y Bob Florence, entre otros, cobran vida en los instrumentos de la Zinco Big Band y un espíritu lúdico recorre la mayoría de sus interpretaciones, algunas de ellas con el cine o los cartoons como fuente de inspiración.
 
Foto: Edgar Rubio / Foto: Colección Auditorio Nacional
El cierre es por lo alto. Bernard recuerda que el jazz nació en Nueva Orleans e invita a Rodolfo Vera a cantar un tema con reminiscencias del dixieland, para luego seguir con “Caravan” de Juan Tizol, Irving Mills y Duke Ellington, y finalmente rematar con “High Maintenance” que deja a los asistentes con el espíritu recargado y deseosos de una próxima sesión.

Programa
Primer set: Max / Sing Sang Sung / When You Wish Upon a Star / Deed I Do / Con Jennifer Beaujean: Caught a Touch of Your Love - Only You - Orange Colored Sky - Feeling Good / Mambo influenciado / Hunting Wabbits / Segundo set: Sussudio / Con Rodolfo Vera: I’ve Got the World on a String - You Make Me Feel so Young - Fly Me to the Moon - Come Back to Me - I’ve Got You Under my Skin / Con Nana Mendoza: Sway (¿Quién será?) - Pennies from Heaven - Almost Like Being in Love - Quizás, quizás, quizás / Con Nana Mendoza y Jennifer Beaujean: Alright, Okay, You Win / Con Rodolfo Vera: Bourbon Street Parade / Caravan / High Maintenance.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.