jueves, 28 de julio de 2016

Susana Zabaleta: De novata enamorada a experta tirana

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


28 de julio, 2016 / Función única / 2:15 hrs. de duración / 
Promotor: Consecuencias Publicitarias S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo
Un vestido negro se ondula sobre el escenario mientras su portadora camina con delicadeza, acomodándose la cabellera para que ésta descanse sobre uno de sus hombros. “La felicidad no se siente en el momento que se vive, se recuerda con el paso tiempo. Ojalá esta noche sea para recordar”. Así saluda Susana Zabaleta, y cuando le gritan que se ve guapísima, finge sonrojarse y hace la boca como un pez sin dejar de dar pasitos saltarines con la mano en la cintura.
La cantante tiene mucho de qué hablar hoy; sobre el discurso de Donald Trump, respecto a la clase de cotilleo que tiene lugar en los tocadores femeninos y también de cuál es la mejor manera de untarse crema humectante en las piernas, por ejemplo. Pero más allá de su charla coloquial, la cual arranca las risas de los asistentes, la Zabaleta trae consigo canciones. Esta noche abre la tanda melódica con la brisa tropical sobando sus mejillas y la compañía vocal de Armando Moreno. Así se instala a la orilla de la playa, desafiante, como “La tirana” experta en el “Escándalo” hasta que Los Panchos ocupan su sitio en escena; entonces se transforma en una novata e inocente enamorada.
Con maracas y guitarras detrás, Susana echa de menos los días en que no había teléfonos celulares y era común desvelarse bajo un balcón, cantando al lado de un trío. El público, por su parte, revela con palmas que le encanta hincarse rendido ante la cruz del dolor. “Esta serenata es para ustedes, con toda el alma”, remata la de Coahuila con los brazos abiertos, intentando así consolar a los dolientes.
Una vez que Carlos Macías recuerda cuando le escribió a la también actriz “Basta”, Regina Orozco es presentada para unir su voz a la de la norteña y así seguir el aleteo de una “Paloma negra”. De esta forma, con la confianza que el mezcal atrae, la pareja juega a cantar ópera y hasta ventila unas cuantas confidencias entre pellizcos cómplices; “Tener un amigo cerca nos permite sabernos queridos y acompañados”, dice la anfitriona al despedir a su invitada.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Ya con un vestido rojo bien pegado a las curvas, “Como una ola” la norteña decide irse, acompañada del rumor de las caracolas y de la consistencia espesa de la espuma. Un escenario costero donde, tal como al comienzo de la cita ocurrió, la constante es un ruego implícito que cuesta trabajo decir en voz alta, pues hacerlo significa deshacerse de armaduras, abandonarse al destino: “Bésame mucho”.

Programa
Hay dos días en la vida (con Armando Moreno) / La tirana / Escándalo / Hay que saber perder / Conozco a los dos / Di que no es verdad - Historia de un amor - Desesperadamente (con Los Panchos) / Cuánto más me sujetas / Matemáticas de la carne / Basta - Tu olvido (con Carlos Macías) / Amanecí en tus brazos - Paloma negra - Un mundo raro - Contigo aprendí (con Regina Orozco) / Como una ola / Se nos rompió el amor / Bésame mucho / La habanera.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.