sábado, 9 de julio de 2016

Rozalén: El arte es puro amor



Gira Quién me ha visto… / 9 de julio, 2016 / Función única / 
2:00 horas de duración / Promotor: Sony Music Entertainment México S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo
“Os voy a contar un secreto: me siento muy nerviosa y esto que tengo aquí es tequila, me han recomendado subir con él para estar mejor durante ésta, mi primera presentación en el Lunario”. Así es como Rozalén comparece ante el público, notablemente emocionada, dando un sorbo discreto y alzando su vaso a modo de brindis. Luego, ya más relajada, acepta las razones de su agitación: “estoy enamorada de este país y la culpa es de vosotros”.

Bajo la premisa de que la noche vendrá “cargada de sorpresitas”, la cantante decide viajar a “Berlín” sin levantarse de su asiento mientras dos guitarristas, Ismael Guijarro y Samuel Vidal, hilvanan acordes con rasgueos y arpegios al tiempo que Bea Romero —técnico especialista en la lengua de signos y guía de interpretación para personas sordas— recrea con señas cada estrofa cantada; la música, por su parte, va del fox-trot al flamenco y del bolero a la cumbia. De modo que el espectáculo se anuncia jugoso; Guijarro y Vidal se las arreglan para explorar la versatilidad de sus instrumentos, transformándolos incluso en percusiones, mientras Romero emplea todos sus músculos, de los pies a la cabeza, con tal de interpretar los sonidos que los ejecutantes y la cantautora —de voz potente, a ratos desgarrada— producen.

La inclinación artística de la nacida en Albacete nació durante su niñez, aunque sería a los catorce años que comenzaría a escribir sus propias canciones. A la fecha, en su andar ha producido dos álbumes (Con derecho a..., editado en 2013; y Quién me ha visto..., en 2015) y disfrutado de las palmas del público tanto en Europa como en América. “El arte es puro amor y del alma se alimenta”, declara la también actriz en “Los artistas”, una composición donde narra a ritmo veloz, con un swing de aire gitano, el periplo que deben atravesar quienes eligen dedicar su vida a la danza, el teatro, la pintura o la música. 
Tras contar la ocasión en que Alejandro Sanz le dio a probar chile verde, homenajear a uno de sus ídolos más venerados, Luis Eduardo Aute, e invitar a Carreyó y Carlos Rivera a escena, la de la flor roja en el pelo indaga entre sus costillas para quejarse; “se me corta la respiración”, avisa, para que Bea Romero apriete los puños y golpee su pecho con rostro afligido. Luego, la cantante abunda sobre su malestar antes de acabar con el concierto: “Duele dentro / Tengo frío y no caliento ni los dedos de mis pies / Ni la lengua ni mis labios, ni las huellas de mis manos”. Entonces, los asistentes desatan una ovación capaz de calentar no sólo el cuerpo de la que ofrece reverencias, sino a las más gélidas tierras del planeta.

Programa
Ahora / Photocall / Será mejor / Berlín / Para los dos / Mi fe / Las hadas existen / La belleza / Alivio / Con Carreyó: No te tengo, miedo / Con Carlos Rivera: Cómo pagarte / Me arrepiento / Los artistas / Tonta / Bajar del mundo / Somos / 80 veces / Vuelves / Comiéndote a besos / Saltan chispas / Volver.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.