lunes, 18 de julio de 2016

Modern Garden: A la sombra del impresionismo en flor



Exhibition on Screen. Painting the Modern Garden: Monet to Matisse. Proyección digital con subtítulos en español / 
18 de julio, 2016 / Función única / 1:30 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Pintando el jardín moderno: de Monet a Matisse es un exquisito documental de la serie Exhibition on Screen, que esta noche provoca asombro por la altísima calidad técnica y de contenido. Y apenas es el primer banquete, porque el Lunario ya tiene en su programación Goya: Desde la National Gallery de Londres y Renoir: Desde la Fundación Barnes en Filadelfia, para el 8 y 29 de agosto próximos, respectivamente.
Painting the Modern Garden: Monet to Matisse fue el título de la exposición que se presentó, del 30 de enero al 20 de abril del año en curso, en la Royal Academy of Arts de Londres, que mostraba ciento veinte cuadros en los que el jardín jugó un papel central; había firmas de cincuenta pintores, pero el eje era Claude Monet (treinta y cinco piezas).
En el video se analiza el trabajo de Camille Pissarro, Paul Cézanne, Joaquín Sorolla, Max Liebermann, Henri Matisse, Henri Le Sidaner (muy admirado por Proust), Emil Nolde y Vasili Kandinski; predominan el impresionismo y el postimpresionismo, pero la ola llega hasta el fauvismo y la abstracción. Las obras fueron creadas en la segunda mitad del siglo XIX y las primeras tres décadas del XX.
El realizador británico Phil Grabsky muestra los sitios donde algunos de esos creadores laboraron, pero destaca el jardín de Monet en Giverny, Francia, que en la actualidad forma parte de un museo en honor al artista. Se entrevista a horticultores, críticos de arte y curadores, quienes hacen un retrato hablado del genio que primero creó los espacios y luego maravillas como Señora en el jardín (1867), Puente sobre los nenúfares (1899) y, por supuesto, la serie de lirios acuáticos en mediano y gran formato. Ann Dumas, una de las curadoras de la exposición, dice: “Monet es el pintor-jardinero por excelencia en la historia del arte”.
Claude Monet nació en París, en 1840. A partir de un cuadro suyo, Impresión, sol naciente (1872), un crítico de la época creó el término impresionismo. En los inicios de su carrera rentaba pequeñas casas y acondicionaba el jardín a manera de estudio, tal como lo plasmó Renoir en el cuadro Monet pintando en su jardín de Argenteuil (1873). Cuando tuvo más recursos compró la casa de Giverny y acondicionó el terreno a su gusto; sembraba flores de la región y de sitios remotos.
Se le considera un artista completo, capaz de crear “esculturas naturales” (jardines) y cuadros que congelan para siempre plantas y flores incendiadas de color. Marcel Proust se inspiró hasta cierto punto en Monet para crear a Elstir de En busca del tiempo perdido; sobre todo en cuanto al talento, pues el personaje es un tipo solitario y apocado, mientras que el pintor de la vida real era de temperamento alegre, sociable y con una vida familiar muy intensa. Cuando la guerra llega a Francia, él dice que su deber patriótico no es tomar un fusil sino seguir pintando.
La cámara viaja a España para analizar el caso de Joaquín Sorolla (estupendo su Louis Comfort Tifanny de 1911), y en Alemania hurga en los espacios donde trabajaron Emil Nolde y Max Liebermann.
Phil Grabsky también es el realizador de los documentales dedicados a Goya y Renoir que podrán verse en las pantallas del Lunario, así que el máximo disfrute está garantizado y las citas son ineludibles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.