viernes, 15 de julio de 2016

Maestro Francisco Téllez: Con cariño y admiración



Tributo al jazz / 15 de julio, 2016 / Función única / 
3:30 hrs. de duración / Promotor: Represent-Art S.A. de C.V. 

David Cortés
El ambiente es de expectación. Aunque la noche se programa como un tributo al género de la síncopa, en realidad es una denominación que encubre el verdadero motivo de la convocatoria: homenajear al pianista Francisco Téllez, fundador del Cuarteto Mexicano de Jazz en 1974 y creador, en 1980, del Taller de Jazz de la Escuela Superior de Música, hoy convertido en licenciatura.
Alain Derbez, autor de El jazz en México lo presenta y describe como un gran pianista, generoso, “especie de caballero medieval que cercenó la cabeza de la burocracia, hombre modesto que se engaña, pero no nos engaña. Si hay alguien que quiera hacer un negocio fabuloso, cómprelo en lo que él cree que vale y véndalo en lo que verdaderamente vale”.
El homenajeado sube al escenario, se sienta frente a su piano y ataca las blancas y negras con suavidad, las tantea, las trata con delicadeza y poco a poco arrecia su trato para con ellas. A uno de los costados, el pintor Jazzamoart ⎯quien acompañara al maestro en una de sus primeras apariciones (“eso me lo recordó recientemente Héctor Infanzón, que fue mi alumno y me dice que él estuvo ahí, me vio tocar y lo vio pintar”, dice)⎯ comienza a trazar líneas que paulatinamente se transformarán en gigantescos instrumentistas, pero mudos testigos del acontecer.
El primer set está dedicado al Cuarteto Mexicano de Jazz en versión extendida. Cuando Téllez termina su interpretación de “Las beboperas”, una composición de su autoría, los músicos comienzan a subir para dar vida a una de las piezas emblemáticas de John Coltrane: “A Love Supreme”. Luri Molina y Marie Anne Greenham (contrabajos), Francisco Lelo de Larrea (guitarra), Armando Cruz (batería) y Remi Álvarez, Jacko González, Diego Maroto y Pablo Salas en los saxofones encaran el tema del músico estadounidense con ciertas reservas en su inicio, pero conforme avanzan, consiguen hacerla suya y al final hacen llegar una soberbia versión.
Esta primera tanda, en donde desfilan melodías de Miles Davis, Cecil Taylor, Ornette Coleman y Thelonius Monk, brilla por la interrelación entre los músicos. Luri y Greenham anclan, platican con Cruz en la batería y forman una sólida base rítmica sobre la cual piano y alientos transitan con seguridad y éstos alcanzan cuotas de virtuosismo.
El segundo set está a cargo de la Téllez Jazz Band. A la versión ampliada del grupo, se unen trombones y trompetas y el sonido es majestuoso. Fiel a su modestia, el pianista se esconde, pero no puede ocultar la fuerza de su instrumento que comanda la noche. De hecho, esa vocación docente aparece de manera intermitente porque en esas pocas veces que toma la palabra, lo hace rápido, deseoso por cumplir el programa al pie de la letra y preocupado porque éste se alarga más allá de lo previsto.
Los alientos imprimen toques de majestuosidad y cuando aparecen las voces, las mecen y acarician. Jennny Beaujean hace scat y otorga alegría contagiosa en “A Night in Tunisia”; Brunella Sosa es cálida y romántica en “I’ve Got You Under my Skin”; Bianca Alexander baña con mortecina luz y languidez “Love Me or Leave Me”. En su turno, Leika Mochán le pone un poco de experimentación con su loop de voces a “Don’t Explain”; la dosis de soul es cortesía de Sylvie Henry, seguida de una Ingrid Beaujean que le pone pasión a “How High the Moon”. Olson Joseph, con su trompeta y su actitud de crooner, pone candado a la noche, aunque todos habrán de regresar para un encore que culmina en festividad.
El maestro Téllez, como es conocido en la comunidad jazzística, nunca ha grabado un disco, aunque sí se han registrado algunas de sus composiciones en vinilo, CD o casete. “Admiro a muchos de mis compañeros que tienen sus discos, una carrera. Yo quise hacer una escuela y en el camino tuve que dejar otras cosas para lograrlo”, señaló a El Financiero recientemente. Fiel a su falta de protagonismo, probablemente nunca reconocerá que los resultados conseguidos con su actividad como educador, han sido fundamentales en la consolidación de discografías de muchos de sus alumnos.

Programa
Primer set: Cuarteto Mexicano de Jazz: Las beboperas / A Love Supreme (solistas: Diego Maroto, Remi Álvarez y Pablo Salas) / Selim Sivad / Lonely Woman / 52nd Street Theme / Anoche / Luyah! The Glorious Step.
Segundo set: Téllez Jazz Band: Quartal Phobia / A Night in Tunisia / Pithecanthropus Erectus / I’ve Got You Under my Skin / Caminando en la esfera / Love Me or Leave Me / Rythm-A-Ning / Don’t Explain / Boper’s de la calle / Willou Weep for Me / How High the Moon / Lover Come Back to Me.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.