miércoles, 27 de julio de 2016

Insoul + Funker: Una familia que baila y crece


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Concierta Independencia / 27 de julio, 2016 / Función única / 2:00 de duración /
 Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Julio Alejandro Quijano
Se llaman soulers y no dejan de moverse. Conozcan o no las letras de las canciones, los seguidores de Insoul se conectan a través del cuerpo. Esto no es una casualidad sino la intención principal de esta banda.
“El show se llama Keep on moving (Mantente en movimiento) porque queremos que la gente no deje de bailar y gozar, dejar de pensar un rato en sus preocupaciones y solamente disfrutar de nuestra música y espectáculo”, dice Fernanda Barrios, la vocalista, al tratar de explicar esta peculiar energía que brinca de sus cuerdas vocales a las caderas de quien la escucha, de los instrumentos de los músicos a los pies de sus seguidores. 
Tampoco es casual que el nombre del show esté en inglés (igual que el contenido de su página oficial) y que ahora busquen una nominación en los Independent Music Awards, que se entregan cada año en Nueva York. Insoul, sus propios integrantes lo han dicho, explora sonidos poco escuchados en México y transita mayormente en ese espacio que, a falta de mejor definición, se llama escena undeground.
Por eso llegan a la presentación en el Lunario como a un examen. Y más que público, lo que tienen enfrente es a su gran familia. “Hemos crecido juntos”, dice Fernanda una vez que han pasado las primeras tres canciones. “Sin ustedes nada de esto tendría sentido”. Aunque es una frase común, en ellos tiene un significado especial porque llevan diez años tocando y, en efecto, más que la maquinaria de la industria musical, los ha mantenido la interacción con quienes los siguen en Twitter, les dan “me gusta” en Facebook y que, obvio, son los que regularmente asisten a sus conciertos. Son ellos los que le dan alma a su carrera. 
Esta noche, sin embargo, hay algo diferente. Antes de despedirse, los músicos se reúnen y tienden la mirada hacia el foro. Aunque el contraste de los reflectores les impide ver bien los rostros, saben que más soulers han nacido. 
No es la única familia con miembros nuevos. También los funkers se multiplican. Se trata de los seguidores de Funker, grupo que comparte la velada con Insoul. 
Acostumbrado a interactuar, Pedro Martínez, el vocalista de Funker, hace constantes guiños para provocar gritos (cuando se quita los aparatosos lentes que porta), baile (cuando él mismo deja que su cuerpo se mueva en aparente descontrol) y piropos (al quitarse el chaleco blanco de piel y mostrar sus músculos, y entonces se escuchan voces de hombres y mujeres que le piden matrimonio e hijos).
Como la de Insoul, la energía de Funker se basa en el desafió a la ley de la fricción: una vez que el cuerpo ha comenzado a moverse, no hay quien lo detenga. Reciben además un empujoncito de Natalia Guerrero, cantante de funk que empata con Pedro en un dueto y que anuncia, por cierto, que es su cumpleaños. 
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Las bandas mexicanas Insoul y Funker llevan varios meses compartiendo shows y la complicidad es evidente, incluso a la hora de compartir seguidores: los que ahora son funkers, minutos más tarde son soulers, los que piropean a Pedro son lo que luego ovacionan a Fernanda. “Estamos contentos de estar aquí, ha crecido la familia”, dice Pedro al despedirse de quienes, sin conocerse, se han convertido en su alma y su funk.

Programa 
Funker: Luna / Más / Move It / Esta noche / Contigo / Control / Todo eso / Sphera. Insoul: Free Myself / Keep It Down Low / C'mon Make Me / Feel Like Makin’ Love / Take Off / If Ain't Got Love / I'm Gonna Go.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.