sábado, 2 de julio de 2016

Banda Sinaloense MS de Sergio Lizárraga: Aferrados, solteros y enamorados



Tour Qué bendición / 30 de junio, 1 y 2 de julio, 2016 / Tres funciones / 
3:10 hrs. de duración / Promotor: Sergio Lizárraga Lizárraga. 

Alejandro González Castillo
“Tus sentidos vivirán lo más impresionante que tu mente jamás haya imaginado”. Ahí la promesa de una voz anónima que se dirige a miles de pares de oídos que, sosteniendo alas de sombreros que van del fieltro a la palma, aguardan el momento en que los vientos comiencen a soplar. “Nos tiemblan las piernas de estar acá. Uno de nuestros más grandes sueños era tocar en el Auditorio Nacional. Estamos de fiesta, raza, es éste un gusto y un privilegio. Una bendición, México”. Quienes a continuación hablan son Alan Ramírez y Oswaldo Silvas, los que comandan, según señala el incógnito maestro de ceremonias, a “la banda más impresionante y taquillera del mundo”. 
“Yo no soy aferrado, yo soy lo que le sigue”, cantan Ramírez y Silvas en el “El terco”, acentuando así la tenacidad que les permitió hacer de lado los sitios donde antes se presentaban, “en restoranes, cantinas y fiestas de pueblos”, para protagonizar una cita como la de hoy, en la que se muestran eufóricos por tres sold out consecutivos en el Auditorio Nacional. “Porque los deseos se cumplen, sí señor”. Y es por eso que se explica que “El patrón” no siempre gozó de respeto ni disfrutó de bebidas finas; “cambié las chelas por el coñac, ahora prestigio tiene el viejón”, entonan los cantantes sin fingir modestia mientras en las pantallas del recinto pasan de divertirse en sórdidos sitios a degustar banquetes en residencias lujosas.  
Y es que si de algo se siente orgulloso el combo sinaloense es de jamás haberse conformado con poca cosa hasta hacerse de un patrimonio refinado, como el par de autos deportivos que se emparejan sobre el escenario para que sus dueños discutan al son de “Me gusta tu vieja”; una batalla verbal que gana el de mayor poder, aquel al que apodan “El 24”, quien, tras azotar la puerta de su bólido, arremete contra la que no supo valorarlo en la pobreza: “nunca pensó que el destino un día cambiara mi suerte; ahora soy hombre rico y me visto diferente”. Sin embargo, para los de los clarinetes y la tuba, la tambora y las tarolas, no todo en la vida es acumular riqueza entre tragos; de hecho, una preocupación machaca sus corazones: “México está viviendo un fenómeno terrible, un virus que viene del norte del país y que está afectando a muchas familias mexicanas. La infidelidad”. 
Con la deslealtad y la traición como ejes, entre pacas y magueyes, paliacates y camisas cuadriculadas, los intérpretes se defienden ante quienes los acusan de mentirosos. “Según tú que yo tengo una amante, quién te dijo tal cosa, hazme el favor de informarme. Ya deja tus celos y todas tus necias inseguridades”, sostienen los norteños en “Te equivocas” para luego resistirse ante el detector de mentiras en “Sin evidencias”: “se le acabó la pila al celular, por eso no te pude contestar. Espero y te sirva esta explicación, una llanta del carro se ponchó y al cambiarla un gato me saltó. Por eso es que en la espalda me arañó”. Y aunque parece que al final quedan acorralados, los de los micrófonos guardan un discurso para, irónicos, deshacerse de toda culpa: “Revisando los números del INEGI, uno descubre que hay más mujeres que hombres en México, pero de todas formas no hay pretextos: nosotros estamos en contra de la infidelidad”. 
Codiciados solteros, bien enamorados y diestros para las labores domésticas, así son presentados los catorce músicos que acompañan a Oswaldo y Alan, quienes, a pesar de anunciar que se irán hasta que los corran, preparan la despedida dedicando las dos últimas canciones “a aquellos que nos han dañado, a los que se les desea algo peor que la muerte: el olvido”. “Ni las moscas se te paran”, admiten entonces para seguir con un “Me vas a extrañar” dedicado a cierta “prietita linda” que, perdida entre butacas, le roba el sombrero a su pareja para decirle bien pegado al oído que cuenta con un “amor que se emperró en mi corazón”. Una confesión que orilla a la morena a no callar la magnitud de la flaqueza, antes de salir del foro, bien abrazada de su acompañante: “por Dios que estoy pecando, pero de buena gente”. 

Una historia de superación 
“Nuestra carrera comenzó en un restaurante, allá, en nuestra tierra natal, Mazatlán, cobrando por canción. Desde entonces todo ha cambiado, incluso nuestra música; ahora nos preocupamos por hacer canciones que le lleguen a las masas, porque en aquella época nuestra única preocupación era complacer a la gente que visitaba el local. En fin, somos una banda que de verdad viene desde abajo y que ha llegado hasta aquí sin la ayuda de nadie. Además, consideramos que la música de banda es como es y hay que serle fiel. Lo tenemos bien claro: nosotros somos así, ésta es nuestra esencia y es inamovible”.
“Al principio nos conocían en Jalisco, Zacatecas y Sinaloa, en la zona del Bajío, gracias a temas como “Mi mayor anhelo” y “Ayer la vi por la calle”, canciones que tuvieron mucho éxito antes de que existiera la de “El mechón”. Pero la verdad es que actualmente en todo México, e incluso Estados Unidos, muchos nos conocen. Temas como “Háblame de ti” o “Me vas a extrañar” han logrado que bastante más gente se haya enterado quiénes somos y escuchen lo  que tenemos detrás para así esperar lo que vendrá de nosotros después. Porque sí, siempre nos hemos sentido listos para superarnos a nosotros mismos”. (A.G.C.

Programa
Qué bendición / Sigue / Háblame de ti / Me vas a extrañar / El son de la vaquilla / No es invento mío / Sólo con verte / De ti enamorado / Pásame un bote / Pídeme perdón / A lo mejor / Mi olvido / Excepto a ti / Piénsalo / El patrón / Ayer la vi por la calle / Me gustas mucho / Hermosa experiencia / Por este amor / A mí me está doliendo / El ausente / No me pidas perdón / Mi razón de ser / El sinaloense / Arriba Tonichi / El mechón / Sin evidencias / Hoy vivo en el alcohol / Me gusta tu vieja / Águila blanca / El 24 / Tengo que colgar / Al despertar / Si te dejo de querer / El terco / Increíble / Tan bonita / Mi mayor anhelo / Amor exprés / Te equivocas / Háblame de ti / Mi gusto es / Se va muriendo mi alma / Dos mujeres / Ni las moscas se te paran / Me vas a extrañar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.