miércoles, 15 de junio de 2016

TU: Mastelotto – Gunn: El valor del silencio



Eyescream presenta… / 15 de junio, 2016 / Función única / 2:35 hrs. de duración /
 Promotor: Alejandro de la Cuesta.

David Cortés
La noche tiene aroma a King Crimson, flota en el ambiente. La inaugura O.R.K., proyecto del baterista Pat Mastelotto que completan Colin Edwin (bajo), Lorenzo Esposito (voces, teclados) y Carmelo Pipitone (guitarra), quienes cumplen su papel de calentar el ambiente para el arribo de TU.
TU: Mastelotto y Trey Gunn (warr guitar), cruzaron caminos en los noventa cuando se integraron a una gira con David Sylvian y Robert Fripp. Un año después, Fripp los invitó a unirse a una de las encarnaciones de King Crimson. Fue en las grabaciones del álbum The Power to Believe del Rey Carmesí que Pat y Trey alumbraron TU, un grupo que retoman cada vez que sus agendas lo permiten.
Tanto tiempo compartido en el escenario se advierte desde el principio. Loops y sampleos forman parte del entramado sonoro. Los primeros amplían la base sobre la cual despliegan sus talentos; los segundos aportan color o ubican geografías. Cuando sucede lo último, las composiciones toman un cariz de world music; sin embargo, lo más significativo son los silencios que aparecen en la música, mismos que generalmente marcan un giro en cada uno de los temas.
Hay, cierto, un dejo de espectacularidad cuando Mastelotto suspende el movimiento, detiene en el aire las manos con sus baquetas y mira expectante a Gunn… (silencio)… y lo que era una plácida atmósfera deviene tornado; pero la mayoría de las ocasiones el recurso añade un peso extra al todo. Una mirada rápida (silencio) basta para que los sonidos se transformen y revelan que allá arriba hay más de dos décadas de cruce de ideas que alimentan esta música, que por instantes incluso impele al baile.
Mastelotto de pronto suena a una orquesta de percusiones china, pero la noche está marcada por la negritud, por una raíz africana que en cada tema brota por la vía de una textura, de una atmósfera o de un ritmo salvaje, porque Gunn lo mismo se adentra en pasajes plácidos que ataca su instrumento con ferocidad.
Es entonces que acontece algo parecido a una visión. Cuando la guitarra comienza a tocar las notas de “Starless and Bible Black”, de la parte trasera del escenario surge una vestal ⎯Chrysta Bell, cantante, modelo, musa del cineasta David Lynch⎯ que, enfundada en negra vestimenta, camina pausadamente y más bien parece flotar sobre el escenario. Su voz es como de terciopelo e imprime a la canción un tono dramático que es difícil escuchar con frecuencia porque son pocas las ocasiones —por ahí están The Unthanks— en que una composición de King Crimson ha sido cantada por una voz femenina.
TU cierra con “21st Century Schizoid Man”; el energético comienzo toma a los presentes por las solapas y los sacude; pero es la voz de Bell la que pone un acento diferente a una canción miles de veces escuchada, pero que hoy recibe una nueva lectura. Cuando el tema concluye, no hay más que agregar. Hacerlo sería grosero.

Programa
Breakdown / No Need / Funfair / Dream / Jelly Fish / Bed of Stories / Vuoto / Funny Games / Pyre / Purga / Azon / Absinthe / Cano / Fandango / The Fifth Spin of the Sun / Con Chrysta Bell: Starless and Bible Black - Planet - 21st Century Schizoid Man.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.