viernes, 10 de junio de 2016

Sylvie Henry: Una retrospectiva



Travesías / 10 de junio, 2016 / Función única / 2:35 hrs. de duración / 
Promotor: Represent-Art S.A. de C.V.

David Cortés
El periplo se insinúa largo, emocionante. Sylvie Henry susurra unas palabras, pero se concentra en que su canto dé la bienvenida. Acompañada al piano por Carlos Cuevas, la nativa de Puerto Príncipe entrega una canción tradicional de Haití en la cual deja sentir una fuerte carga de añoranza. Suena a despedida en un muelle.

Justo eso sucede. La cantante suelta amarras y cual diestro timonel enfila la nave a las aguas del Caribe. Cuando ella se inició en la música a principios de los noventa, una de sus primeras agrupaciones fue Antidoping y esta noche la fiesta comienza con el respaldo de ese quinteto. Subtitulada Travesías, la apertura es un tercio caliente, alegre, contagioso, inclinado al reggae en donde evidentemente hay ecos de Bob Marley, resabios de Tracy Chapman y algunas influencias de Tiken Jah Fakoly y que ella aprovecha para mostrar una de sus facetas, porque la retrospectiva de hoy tiene como propósito mostrar sus distintos rostros.

Luego de la agitación llega una nueva banda y el turno de Belle Époque, un segmento dedicado al romance y a temas de, entre otros, Francis Cabrel, Billie Holliday, Álvaro Carrillo y Agustín Lara. Es un trayecto que atraviesa por el swing, hace escala en el bolero, sin olvidar un repaso por la chanson francaise en donde destaca la maleabilidad de su voz, que se solaza en los tonos dramáticos de “La Bohème” o se vuelve exultante en una rápida versión de “Ain’t She Sweet” que la lleva a decir: “Yo sé lo que sienten. ¿Saben lo que fueron los ensayos para este show? Disfrute, disfrute y disfrute”.
Hay un nuevo cambio de tercio y sobre la tarima aparece Konbit, una de las más recientes aventuras sonoras de la cantante, en donde fusiona la música tradicional de su país con el jazz, cadencias latinas y música africana, pero especialmente los sonidos propios del Caribe.
Voodoo jazz es un segmento candente, volcánico, con frecuentes guiños al funk y al afro beat. Es un momento de liberación, de soltar las ataduras; ella invita a los asistentes a seguirla, no con palabras, sino con sus movimientos, pero en donde también se cuela un remanso de paz cuando Henry, el baterista Luis Miguel Costero y las coristas arman una polifonía coral de ensueño en “Feyo”. Hay instantes en los cuales, efectivamente, se tiene la sensación de estar en una ceremonia voodoo y el frenético ritmo que se acelera sin cesar nos conduce al paroxismo, al abandono.
Es la guinda ideal para la celebración de la trayectoria de una mujer que llegó a México a estudiar ingeniería en agronomía, y en vez de ello cayó atrapada por el jazz, género que desde entonces ha cultivado amorosamente y con el cual sedujo a los presentes hasta rendirlos.

Programa
Travesías. Con Antidoping (Ángel Zambrano, guitarra; Manuel Apodaca y Juan Pablo Martínez, teclados; Adalid Andaluz, bajo; Pedro Apodaca, batería, más Pablo Salas, sax tenor): Minis azaka / Jamsvy / Sangre de fuego / Mandela / Sorry. Belle Époque. Con Javier Rodríguez, trompeta; Pablo Salas, sax tenor; Germán Aldama, trombón; Francisco Téllez, piano; Pilar Sánchez, contrabajo; Luis Miguel Costero, batería; Arístides Martínez, percusiones; Fernando Arias, guitarra; Fernanda Arámbula y Samanta Figueroa, coros: L’encre de tes yeux / La bohème / Non je ne regrette rien / Aint’t She Sweet / Them There Eyes / Lady Sings the Blues / Amor mío / Tu retrato / Humanidad / La llorona. Voodoo Jazz. Con Javier Rodríguez, trompeta; Pablo Salas, sax tenor; Germán Aldama, trombón; Luis Miguel Costero, batería; Arístides Martínez, percusiones; Baldomero Jiménez, piano; Djuvens Colas, guitarra; Jean David Charles, bajo; Fernanda Arámbula y Samanta Figueroa, coros: Yoyo / Mambo siya / Souvenir / Ilolo / Feyo / Papaloko / Kafu-a / Palmano / Gousiye / Panamam.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.