miércoles, 8 de junio de 2016

Fey: Subidón de adrenalina



9.0 American Tour / 8 de junio, 2016 / Función única / 2:15 hrs. de duración / 
Promotor: Entretenimiento y Cultura S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Hace veintiún años, Fey tumbó la puerta del pop en español e impuso su ley en buena parte de Latinoamérica con “Media naranja”, “La noche se mueve” y “Gatos en el balcón”, tres sencillos que esta noche suenan diferentes porque, desde entonces, ha pasado mucha agua bajo los puentes. Ya lo dijo Heráclito: “En los mismos ríos entramos y no entramos, pues somos y no somos los mismos”; Platón resumió la misma idea así: “No se puede entrar dos veces en el mismo río”.
Algunos días antes del concierto, Fey ofreció una conferencia de prensa en el vestíbulo del Auditorio Nacional, donde comentó que no se olvida de los grandes éxitos, “pero ahora los canto de otra manera porque no soy la misma persona ni la misma artista”. En 1995, esos temas eran interpretados por una jovencita con camisa a cuadros que se amarraba a la cintura una chamarra, y miles de adolescentes la imitaban con sus cantos y rutinas de baile. En junio de 2016, esas canciones tienen nuevos arreglos y son el divertimento de una mujer madura, sexy, que ofrece un espectáculo muy profesional.
En 1997, ya con su segundo álbum en el mercado (Tierna la noche), la intérprete impuso un récord femenino con once presentaciones consecutivas en el Auditorio Nacional. Ahora tiene una sola fecha con butacas llenas. Ha dicho que ya no le interesa ser la número uno de nada, prefiere disfrutar la vida y su trabajo. En otra cantante, tales planteamientos sonarían falsos, pero no en Fey porque ella decidió bajarse del barco de los triunfos (casi) garantizados.
Luego de su tercer disco, El color de los sueños (1998), abrió un largo paréntesis en su carrera; seis años después lanzó Vértigo, un material con composiciones propias y sonido electrónico que obtuvo buenos comentarios de la crítica especializada, aunque con menores ventas que los anteriores. Fue un golpe de timón que la cambió para siempre. A continuación, grabó un homenaje a Mecano (La fuerza del destino, 2004) y un disco con varios covers bailables (Faltan lunas, 2006). En 2009 realizó su primer álbum independiente, Dulce tentación, que incluye “Adicto a mi cuerpo” y “Provócame”, dos canciones que hoy, a las primeras de cambio, hacen explotar el concierto que es parte de su 9.0 American Tour.
“Ustedes y yo crecimos juntos, así que tenemos una historia compartida; hemos vivido transformaciones de cuerpo, mente y alma, que están reflejadas en estas canciones”, dice la capitalina a sus seguidores, muchos de los cuales no cesan de mover el esqueleto. Ella les pone la muestra porque es una gran bailarina que estudió danza en México y Estados Unidos. Aparece rodeada por un magnífico cuerpo de baile, integrado por profesionales y algunos amateurs que semanas atrás hicieron casting para poder pisar el escenario de Reforma.
Una banda poderosa da vida al pop y al pop rock, que luego se transforma en música electrónica gracias a un DJ que hace maravillas con su consola. Fey sube y baja de una torre que la muestra en plenitud, mientras un ventilador pone en movimiento la rubia y larga cabellera. Cientos o miles de focos enmarcan el periplo de la intérprete, quien luego de dos décadas de carrera tiene mucha tela de dónde cortar.
Un largo popurrí acústico lo inicia con “Mujer contra mujer” y comenta, a sabiendas de que una buena parte del público se identifica con sus palabras: “Todos sabemos que hay chicas que se sienten chicos, y chicos que se sienten chicas; lo importante es hacer las cosas con amor”. Eso provoca un “Subidón” de adrenalina que nunca decrece.
La lideresa de este show lanzó Primera fila en 2012, y al año siguiente Todo lo que soy, grabado en vivo en el Auditorio Nacional. A finales de 2015 subió a Internet la bachata “No me acostumbro”, que canta a dueto con el cubano Lenny de la Rosa, quien esta noche también la acompaña ante el júbilo del público que le grita piropos suaves y fuertecitos.
En la recta final destaca la celebérrima “Azúcar amargo”. La despedida llega con “Muévelo”, una sensual invitación al baile perpetuo, que es el sello de la casa: “No te pares, sigue / No te pares, no te pares, baila para mí / No te pares, baila / No te pares, no te pares, sigue siempre así”.


Música en la sangre

Cuenta Fey que su madre —Josefina, integrante de Las Hermanas Gil— dejó de trabajar hasta que cumplió ocho meses de su embarazo; así que María Fernanda (su nombre real) estuvo en los escenarios desde la gestación. Su padre, Fernando Blázquez, también se dedicaba a la música, como bajista.
Tanto el español Blázquez como la argentina Gil se oponían a que su hija se dedicara a la misma profesión que ellos. Por ese motivo, la tía Noemí se convirtió en la principal impulsora de Fey como cantante.
En la adolescencia, Fey hizo coros con Gloria y Noemí Gil, y su debut solista lo realizó en el El Patio con un palomazo: “Que me ame más”, éxito de Ednita Nazario, quien esa noche estaba presente en el centro nocturno y se acercó a felicitarla.
Noemí le patrocinó a María Fernanda clases de canto y baile, y la acompañó a tocar puertas en las compañías discográficas. Finalmente, Sony Music le dio un contrato y la puso en manos del compositor y productor José Ramón García Flórez, creador de “Media naranja”, tema que la catapultó a la fama. Lo demás es historia. (F.F.)


Programa

La noche se mueve / Frío / Adicto a mi cuerpo / Provócame / Barco a Venus / Me enamoro / Gatos en el balcón / Popurrí acústico / No me acostumbro (con Lenny de la Rosa) / Él / Díselo con flores / Vuelve / Popurrí electrónico / Azúcar amargo / Media naranja / Te pertenezco / Muévelo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.