viernes, 3 de junio de 2016

Ariel Rot y Coque Malla: Dos de corazones



3 de junio, 2016 / Función única / 2:20 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional. 

Alejandro González Castillo
Para ser rasguñadas salvajemente y también acariciadas con dulzura, para eso están aquí las dos. Las guitarras tienen definido su papel porque, desde la prueba de sonido que tuvo lugar esta tarde, descubrieron que, acompañadas de las voces de su par de ejecutantes, serían las protagonistas de la noche. Así que se afinaron como nunca y lucieron sus mejores cuerdas para colgarse de los hombros de sus respectivos dueños: Ariel Rot y Coque Malla.

“Nada de novelas de autor, ni de canciones de folk o rock”, confiesa Coque tras aceptar que planea quedarse en “Berlín” para ahí fincar su futuro. De esta manera el español abre la cita frente al micrófono, acompañado de su guitarra acústica, yendo de los temas de alma campestre (con Neil Young como inspiración) a los de aire citadino (con Bob Dylan como “Santo, santo”), presentándose como “El último hombre en la tierra” que disfruta de saberse extraviado, listo para “salir en cualquier dirección”.

“No puedo estar sin ti, no hay manera”, se lamenta el del sombrero al entonar una de sus más célebres composiciones y luego anunciar las razones de su felicidad: “Venir a México siempre es un placer, pero qué les digo de lo que significa para mí tocar en este templo maravilloso, el Lunario”.
Por su parte, Ariel prefiere enchufar su guitarra a un amplificador y recurrir a los favores satánicos de The Rolling Stones y a la charla casquivana de Chuck Berry. “Pero lo curioso es que estoy muy influenciado por la música de vuestra tierra —confiesa el del instrumento anaranjado ante el público—, no sé, quizá en una vida anterior nací en México. Tengo una conexión astral con este país”. Así, el argentino se debate “entre la emoción y el rubor” de saberse firmante de “la canción que cumple su condena por ser demasiado buena”, tal como le sucede a su amigo europeo; aunque cuando la partida de un amor se antoja inaplazable, ambos aceptan quedarse “sin saber qué decir”.
Tras contar detalles del día en que conoció a Joaquín Sabina en cierto bar y éste le entregó algunos “textos termonucleares” para que el bonaerense los transformara en canciones, un teclado que yacía entre penumbras de pronto es alumbrado por los reflectores. Entonces Rot toma asiento ante él para aceptar que “el tiempo ya no juega a mi favor” y conseguir que alguien en el público le grite, con ansia cruel, que sus planes de no llorar, al menos esta vez, fueron desbaratados por los modos del intérprete. Y mejor sería que el desilusionado le solicitase pañuelos a algún mesero, porque las teclas seguirán subiendo y bajando gracias a las manos del cantautor sureño en esta “noche de locura, plantado por el dos de corazones”.
“Los dos nacimos, musicalmente, de bandas de rock and roll”, admite la dupla una vez que los presentes les exigen que vuelvan a escena luego de intentar escapar. “Sea éste un homenaje a Tequila, Los Rodríguez y Los Ronaldos”, sentencian los músicos entonces, manifestando así que hace décadas ambos plasmaron sus huellas en el cemento fresco de esa avenida llamada Rock en Español. Y ahí están, como siempre, escudándoles los ombligos, las dos guitarras que quién sabe desde cuándo los han acompañado, recibiendo aplausos mientras sus ejecutantes se abrazan. “Soy el que lo piensa por los dos, hasta que salga el sol”, parece decir cada una de las rasguñadas y acariciadas por igual antes de que sus respectivos estuches las reciban y así pasen la noche, bajo llave, antes de volar a casa. 

Programa
Coque Malla: La señal / She’s my Baby / Lo hago por ti / El último hombre en la tierra / Berlín / La carta / Cachorro de león / Una moneda / No puedo vivir sin ti / Santo, santo. Ariel Rot: Debajo del puente / Lo siento Frank / Baile de ilusiones / Viridiana / Sin saber qué decir / Para escribir otro final / Dos de corazones / La mirada del adiós / Una casa con tres balcones / Bar soledad / Muñeca rota / Hace calor. Coque Malla y Ariel Rot: Guárdalo con amor / Hace tiempo / Dulce condena / Me estás atrapando otra vez / Milonga del marinero y el capitán. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.