sábado, 21 de mayo de 2016

Alberto Plaza: La máquina del tiempo



21 de mayo, 2016 / Función única / 2:05 hrs. de duración / 
Promotor: Ernesto Vargas Mancilla.

Fernando Figueroa
“La música es una máquina del tiempo que desencadena recuerdos, así que a lo largo de esta noche ustedes se van a conectar con antiguos amores. Si alguien no pasa por un buen momento sentimental, le voy a sugerir que desocupe ahora mismo la sala. Luego no digan que no les advertí”. Así inicia el show del chileno Alberto Plaza y, por supuesto, nadie abandona el recinto.
A la mayoría de la gente aquí reunida le gusta la nostalgia, y si se trata de echarle limón a las heridas del corazón hay quien pide doble o triple ración. Sin embargo, hay que decir que un buen número de canciones de Plaza están dedicadas al amor dichoso, a la unión de las almas y a la felicidad que provoca el contacto con otra piel. Claro, también tiene temas de reclamo, y cuando esa es la temática suele irse a la yugular de quien cometió el peor de los pecados: la traición.
A través de papelitos, o con gritos, muchos de los presentes insisten desde el principio en que el sudamericano interprete “Ahora”. Es el tema más solicitado y, cuando por fin le toca su turno, el coro de ardidos entra en acción con una letra que sirve de saludable catarsis: “Ahora dices que me amas / ahora que no queda nada / te mueres de amor por mí… / Ahora, por fin, sabrás lo que me hiciste vivir”. Por supuesto que se habla de venganza, ese plato que debe consumirse frío, cuando los ánimos del sufriente se han serenado.
“No me quites la ilusión” también habla de desamor, pero en este caso no se le desea mal a la otra parte; es una súplica similar al bolero “Miénteme”, de Armando Domínguez, pero en el terreno de la balada con aliento poético. La especialidad del cantautor es el pop a secas y el pop rock, apoyado en vivo por cuatro músicos de lujo: Ángel Chacón (guitarra), Pepe Morán (piano), Luis Huerta (batería) y Paolo Marcellini (bajo). El líder también toca la guitarra y lo hace a la altura de sus colegas.
Plaza es un compositor muy original, pero no podría negar la influencia de los principales integrantes de la Nueva Trova Cubana. La gente pide hits como “Sentencia”, “Aventurera” y “No seas cruel”; para este último tema invita a Rodolfo Muñiz y ofrecen un dueto que es muy celebrado. El anfitrión canta con Dulce López “El favor del viento”, otra oda a la ausencia del ser querido. Ella ofrece a solas un par de canciones en las que suelta toda la potencia de su voz.
El del micrófono dialoga mucho con sus fans y les transmite mensajes positivos. Sugiere que los grandes cambios sociales se inicien en el interior de cada persona, luego en la familia y en el barrio. No sólo le canta a la mujer amada, también a los hijos, esas personitas que lo impulsan a dejarles un mundo mejor.
Luego de varios encores, el verdadero final llega con “Que cante la vida”, composición que en 1985 obtuvo el tercer lugar en el Festival de Viña del Mar. Es un himno al optimismo que no ha perdido punch luego de tres décadas, y si en su momento encendió a la famosa Quinta Vergara, esta noche ilumina la mirada de quienes abandonan felices el Lunario.

Programa
Bandido / Ocurre / Sentencia / No me creas / Yo quiero ver la luna / Las cuatro estaciones / No me quites la ilusión / Milagro de abril / Tiempo / Voy a cambiar el mundo / Quizás / Con Dulce López: A través del viento / Dulce López: Cada noche – Con la bendición de Dios / Aventurera / Vuela una lágrima / Amiga del dolor / Ahora es Miguel / Ahora / Pa’lante / Yo te seguiré / Con Rodolfo Muñiz: No seas cruel / Polvo de estrellas / Que cante la vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.