sábado, 23 de abril de 2016

Ornelas Trío: Las flechas apasionadas del trovador

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional

23 de abril, 2016 / Función única / 2:30 hrs. de duración / 
Promotor: Eventos Encore México S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo
“Por cuestiones de orgullo me he quedado solo, aullándole a la luna como un lobo”, canta Raúl Ornelas, convencido de que en cuestiones de amor no hay medias tintas; o éste te conduce a las estrellas o de plano te lleva la tristeza.


No hay remedio, caer en sus redes conduce al insomnio y a la jaqueca, males que no se alivian rascándose las sienes. “Oigan, nada más no vayan a pensar que empecé el show con ‘Cuando muere el amor’ porque me está cargando el payaso. Abrí con ese tema porque fue el primero que me grabaron apenas llegué a México, lo hizo un grupo que se llamaba Ragazzi, ¿lo recuerdan?”. Luego utilizarían canciones suyas Alejandro Fernández, Mijares, Pandora y Thalía, entre otros cantantes populares. 

Cuando Ornelas habla de México, en realidad se refiere a la capital del país, pues el compositor nació en Chiapas. Y eso de que ningún payaso lo lleva en su regazo es cierto, porque el hombre ha llegado al Lunario para celebrar que le han dado de comer “Lagartijas voladoras”, un platillo que conforme digiere lo hace sentirse muy enamorado, lo suficiente como para maldecir su memoria y verse a sí mismo “Cosiéndome el corazón”. “Es que hay momentos donde no nos calienta ni el sol, en los que no queremos ver a la persona que nos hace más feliz. Así somos, a veces requerimos platicar con nosotros mismos para analizar errores y virtudes”, confiesa el autor al momento de solicitar “Un minuto” a solas, seguro de que no extrañará a su amada pues, dice, aprovechará esos segundos para  entretenerse pensando en ella. 
“Qué bonitas caras, hay varias que conozco”, avisa el de la guitarra mientras alza su copa y solicita un brindis con las luces del foro encendidas. “No te espantes”, le grita entonces a un rostro en especial para luego decirle: “eres tú mi alma gemela, la que la vida me asignó por compañera”. Escoltado por quinqués eléctricos, romántico y soñador, socarrón y dicharachero, Raúl Ornelas aprovecha el ambiente bohemio para enumerar orgulloso sus “Influencias”; desde Alberto Cortés, Pablo Milanés y Joaquín Sabina, hasta Juan Luis Guerra, Carlos Gardel y José Alfredo Jiménez. Porque “corre en mis venas la sangre del trovador, algo de compositor y un no sé qué de cantante”, entona al respecto. 
Tras recordar a una “Guapa” que es como “una cervecita de lata para esas crudas de amor” al lado de Jorge Guevara, y de eludir el auxilio de las que le quieren arrancar el saco (y “Hasta la camisa”), el dueño del “coraje de un cachorro labrador” se pone cómodo y detalla que se muere “de ganas por besarte en el ombligo, por vivir y por morir contigo”, orillando así a las parejas que atienden su temario a regalarse una caricia cómplice que precede el punto final del concierto.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
“Tengo la fortuna de cantar mi pensar y de mirarme en tus ojos”, anuncia el sureño para, ya con el público desbordado en aplausos, rematar a sus seguidores con la certificación de que el estandarte que hondea y el sitio hacia donde se dirigen sus dardos no han sufrido cambios: “Porque ustedes lo saben bien, ¿verdad? Como siempre, mi bandera es el amor y los blancos de mis flechas son las mujeres”. 

Programa
Cuando muere el amor / Kamikazes / Lagartijas voladoras / Cosiéndome el corazón / Ni pa’ ti ni pa’ nadie / Un minuto / No te espantes / Influencias / Présteme una bachata / Las cartas / A dónde voy / Cuando fuiste mía / Curita en el corazón / Manual prohibido / Con vocación / Capitán / Guapa (con Jorge Guevara) / Enséñame a amar / Hasta la camisa / Manías / El riesgo / Quién te dio permiso / Cómo agradecer.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.