domingo, 20 de marzo de 2016

Simply Red: Las bondades del soul

Foto: SErgio Bautista / Colección Auditorio Nacional


Big Love Tour 2016 / 20 de marzo, 2016 / Función única / 1:45 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

David Cortés
Una mirada, un apretón de manos bastan, pero si estos actos tienen de fondo una canción romántica, entonces no hay nubarrón que ensombrezca la esperanza, los visos de felicidad. Durante tres décadas, Mick Hucknall ha entonado melodías idóneas para el romance. Hoy no es la excepción y a su convocatoria han acudido asistentes de varias generaciones a refrendar o establecer votos de amor.
Simply Red (Hucknall, voz; Ian Kirkham, saxofones y flauta; Steve Lewinson, bajo; Kenji Suzuki, guitarra; Kevin Robinson, trompeta; Dave Clayton, teclados; y Roman Roth, batería) regresa siete años y nueve días después a la Ciudad de México y la espera se ve gratificada por un recital en donde no falta ninguno de sus principales éxitos.

El pelirrojo, quien fuera el cantante preferido de Lady Di, no ha perdido voz; su carisma y don de gentes también permanecen. Esta noche desde el inicio hace patente el porqué de su visita: “Buenas noches amigos mexicanos, celebramos treinta años de Simply Red”, dice en un entendible español y su esfuerzo es recibido con algarabía. 

La entrega del público es comprensible. En 2010 el grupo dijo adiós a los escenarios, pero las ganas de expresar, cantar y recorrer una panoplia de sentimientos, los hicieron regresar con un álbum nuevo titulado Big Love, del cual interpretan varios temas, aunque el grueso del programa lo forman composiciones de antaño y algunas versiones que hicieran famosas The Sylistics (“You Make Me Feel Brand New” o Harold Melvin and the Bluenotes (“If You Don’t Know Me By Now”) .
Sin embargo, es difícil discernir qué es lo que agrada más a los presentes, si la voz del Red, como lo llaman sus allegados, o la correcta combinación de soul, funk, jazz y reggae, con la cual lo respaldan sus compañeros, un colectivo en cuyas intervenciones se desgranan bellos solos, ora del teclado, ora del saxofón, dan color, se cuelan por la médula, abrillantan el todo. Suzuki, en la guitarra, es el más desbordado, por momentos sus dedos recorren las cuerdas con mayor intensidad; pero cada una de las canciones posee una estructura en la que la constante es el equilibrio. Aún así, a él le toca guiar la noche instrumentalmente, dotarla de rasgos incendiarios, servir de alfombra a la voz de Hucknall que ataca los registros altos sin desfallecer ni flaquear.
Es un sonido que se regodea en la negritud, que se adentra un poco en las aguas del funk; hay temas en donde predomina el reggae (“cuando grabamos con Sly & Robbie, había mucho humo, olía un poco a mariguana, pero se sentía bien”), aunque la sumatoria presenta una mezcla de jazz, soul y pop que lo vuelve más amable a los oídos y que habla de las influencias de las cuales abrevó la agrupación al momento de su fundación.
“Los chicos se saltan instintivamente una década y entonces comienzan a descubrir las nuevas cosas del pasado. Cuando Simply Red comenzó a principios de los años ochenta, yo estaba escuchando exclusivamente música de los sesenta, Motown y The Beatles”, dijo hace poco Hucknall y es a partir de esa fusión como se gestó su obra.
Fue en esa década y en los primeros años de los noventa cuando el grupo y algunos de sus contemporáneos (Sade, Level 42, Curiosity Killed The Cat) redescubrieron el trabajo de los afroamericanos, su propia herencia del northern soul y a partir de esos elementos construyeron sus composiciones para crear un fugaz movimiento en Gran Bretaña, del cual Simply Red es uno de los sobrevivientes.
No obstante el peso de esa historia y de las cincuenta millones de copias vendidas, la permanencia de Hucknall y compañía estriba en esa mirada que hacen a las relaciones amorosas y que les ha permitido acercarse a sus seguidores, sin que ello se conciba como un acto de nostalgia.
 
Foto: SErgio Bautista / Colección Auditorio Nacional
Cada uno de los aquí presentes ha enmarcado parte de su historia amorosa en las melodías de la banda y ello se percibe en todos los gestos y las demostraciones de afecto que expresan, pero especialmente se hace patente en ese gigantesco coro que el pelirrojo dirige cual si fuera director de orquesta. Las canciones más potentes y energéticas se quedan para el final, pero el cierre se hace con la marca distintiva de los ingleses, con un tema romántico y una foto panorámica del recinto que toma el propio vocalista “para el recuerdo” y que más tarde hará circular en sus redes sociales: “Ciudad de México: mis mejillas son dolor de sonreír! Una noche inolvidable. Gracias”.

La historia abreviada
En 1976, los Sex Pistols brindaron un concierto en Manchester. La asistencia fue escasa, pero varios de los concurrentes salieron directamente a formar sus propias bandas. Uno de ellos fue Mick Hucknall, que fundó The Frantic Elevators (“Holding Back The Years” data de esos años, aunque sin el arreglo soul que luego la definió). En 1985 sentó las bases de la primera encarnación de Simply Red y grabaron su disco debut.
El periodo comprendido entre 1989 y 1995 se considera su mejor época y en ella registraron discos como A New Flame, Stars (del que se desprendieron los éxitos “Something Got Me Started” y “Stars”) y Life. Los años posteriores (1996-2000) son de inestabilidad. Simply Red se convierte en una banda de un solo hombre (Hucknall) y sus álbumes son poco afortunados (Blue, Love and the Russian Winter). Luego de cambios, el grupo se estabiliza con la alineación actual, con excepción del baterista y en 2010 se despiden con un concierto en la Arena O2 de Londres. El vocalista decide reagrupar a sus compañeros en 2014, graban Big Love, su más reciente producción en 2015 e inician la gira de celebración por sus treinta años (D.C.).

Programa
Look At You Now / Come To My Aid / A New Flame / Never Never Love / Night Nurse / Enough / You Make Me Feel Brand New / For Your Babies / Holding Back The Years / It’s Only Love / Your Mirror / Stars / The Right Thing / Fake / Sunrise / Fairground / Ain’t That A Lot Of Love / Money’s Too Tight (To Mention) / Something Got Me Started / If You Don’t Know Me By Now.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Buena Reseña, Excelente Concierto, Pero ¡¡¡¡¡¡Faltan Las Fotos!!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.