miércoles, 9 de marzo de 2016

Patrick Watson: Sintomatología de las emociones

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional


Ordinary People presenta / 9 de marzo, 2015 / Función única / 1:30 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional. 

Alejandro González Castillo
Es un asunto involuntario, no hay manera de resistirse. Los vasos sanguíneos se contraen y dilatan mientras la frecuencia cardiaca se altera y se presenta salivación y sudoración excesiva. Es el sistema nervioso autónomo quien hace de las suyas y esta noche nadie puede revelarse a su control. Por eso las glándulas y músculos de la audiencia se encuentran a merced de un ente tan indomable como inaprensible que reacciona, sin embargo, a los estímulos que un hombre sentado al piano detona apenas presiona las yemas de sus dedos contra teclas blancas y negras. Su nombre: Patrick Watson.
Por su parte, quien genera tantas alteraciones fisiológicas en los que se atreven a escucharle, sonríe ligeramente tras dejar el piano para abrazar un ukulele y preguntarse por qué nadie contesta sus llamadas cuando tiene la urgencia de evitar el pánico de sentirse solo. Watson cuenta con seis álbumes en su haber, y en todos ellos pueden encontrarse historias así, donde las oquedades del ser humano son inspeccionadas minuciosamente con la ayuda de falsetes fantasmales. Sin embargo, pese a que su andar discográfico inició hace quince años, ésta es la primera vez que se presenta en México; “ustedes son fabulosos”, comenta emocionado a los presentes antes de darle un sorbo a su whisky y deshacerse de su gorra para así practicar jogging frente al micrófono con un shaker invisible entre manos.
Rodeado de nueve bombillas eléctricas, inmensas cual escafandras, cuyo brillo se acrecienta conforme el ímpetu de los músicos lo sugiere, el canadiense se envuelve en la humareda que dichos focos despiden para luego invitar a Joe Grass, Mishka Stein y Robbie Kuster a que abandonen guitarra, bajo y batería respectivamente y juntos hacer una expedición lejos del escenario, justo en medio de la audiencia. De esta forma, extraviado en la multitud, sin nada que lo separe de su público, el cuarteto ejecuta “Words of the Fire”, un frágil susurro amplificado por el coro de cientos de escuchas que, tal como los músicos, ansían echar la verborrea a la lumbre si el acto va a liberarlos del temor que soñar regularmente acarrea.
La aparición de dos trompetistas ataviados de charro delata el paseo que Grass, Stein, Kuster y el cantante dieron la noche previa por la plaza de Garibaldi. La incorporación de dicha pareja a la banda subraya el drama de un tema como “Adventures in Your Own Backyard”, sin embargo pocos se encuentran preparados para los espasmos musculares que “Turn into the Noise” está cerca de provocarle a los de oídos sensibles. 
 
Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional
Efectivamente, nadie hace la advertencia del pronto arribo de contracciones acompañadas de taquicardia y una especie de excitación difícil de narrar; pero no habrá alarma al respecto, la experiencia será gozada por el público sin recurrir al servicio médico del recinto. Después de todo, así se siente estar profundamente emocionado. Así de simple. Por eso todos aplaudirán antes de irse, porque finalmente su sistema nervioso los habrá llevado a la meta que buscaban al salir de casa. Y Patrick, el tipo del escenario, sentirá exactamente lo mismo que los que lo ovacionen; su mueca alborozada va a acusarlo.

Programa
Good Morning Mr. Wolf / Hearts / Bollywood / In Circles / Grace / Man like You / Words in the Fire / Wooden Arms / Into Giants / Adventures in your Own Backyard / Turn into the Noise / To Build a Home / Know that You Know.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.