viernes, 18 de marzo de 2016

La Gusana Ciega: Alegre cierre de un ciclo



Tour Monarca / 18 de marzo, 2016 / Función única / 2:25 hrs. de duración /
 Promotor: Grabadora de Audio e Imagen S.A de C.V. 

David Cortés
Daniel Gutiérrez se contonea, mueve las caderas sensualmente, cierra los ojos y transporta a todos, en especial a las chicas, a una especie de ensoñación. La noche vive uno de sus mejores momentos y uno se pregunta por qué el cantante de La Gusana Ciega (LGC) no apela con más frecuencia a esos eficaces recursos histriónicos.

Han pasado más de dos horas y la respuesta está allí, en los ciento veinte minutos previos. El trío (Gutiérrez, guitarra, voz, piano; Germán Arroyo, batería; y Luis Ernesto Lu Martínez, bajo), más las guitarras de Roger Dávila (Comisario Pantera) y Luis Yáñez, es un grupo que encara sus composiciones con un gozo que contagia, y no es posible dejar de amar esos gestos en los cuales se advierte que no obstante el paso de los años y luego de once discos, aún se divierten sobre el escenario.

Hace más de un año, al lado, en el Lunario, LGC arrancó la gira de promoción de Monarca, su más reciente disco; hoy cierran ese tour en un sitio ambicionado por muchos (“este concierto es un sueño hecho realidad”, dice el cantante), pero que pocos pueden alcanzar. 
La estrategia para seducir es clara: hacer una selección de los mejores temas extraídos de una discografía que el tiempo ha vuelto amplia, nuevos arreglos a esas composiciones en las cuales abunda “el amor, desamor, amigos y relaciones humanas en general”. El toque distintivo está en lo invisible, en la estamina desplegada. Si bien LGC nunca se ha caracterizado por tener un sonido estruendoso y más bien por asentar sus canciones en un fino bordado entre el rock y el pop, en directo no escatiman entrega. Debajo de esa sólida sección rítmica, los instrumentos de seis cuerdas se desgarran, se tornan armas de poder por instantes; en ocasiones tejen solos muy melódicos, pero incluso en ese brillo y protagonismo de las guitarras, la banda se muestra como lo que ha conseguido ser a lo largo del tiempo, una unidad y no un combo de apoyo para el trabajo de su principal compositor.
Después de dos décadas de existencia ⎯aunque habría que considerar tres años en los que formalmente no existieron como colectivo⎯ han cruzado caminos con muchos amigos y hoy algunos de ellos aparecen como invitados. Es una selección interesante, porque en ella están representadas diferentes generaciones del rock nacional.
LGC pertenece a una camada que creció bajo el influjo del Rock en tu idioma, a la que le tocó continuar ese movimiento. Así, la aparición en el escenario de Paco Huidobro (Fobia) es una especie de reconocimiento a quienes los precedieron, mientras que el paso de Luis Humberto Navejas (Enjambre), Vince (Rebel Cats) y Mon Laferte puede leerse como el cambio de estafeta.
Sin embargo, la presencia del bajista Alonso Arreola destaca por lo inesperado. Luego de unirse al quinteto para interpretar “Sálvame de mí”, él y Lu se quedan solos, comienzan a juguetear, a intercambiar pequeñas frases instrumentales. De pronto, Martínez canta un fragmento de “Merlina” y acto seguido la dupla inicia una conversación en la que hay algo de jazz, experimentación, funk y que, además de espectacular, brinda a los oídos de los presentes un regalo muy especial. Luego, como si lo que acabamos de ver y escuchar no estuviera fuera de este mundo, todos regresan y hacen una emotiva versión de “Vivir así, es morir de amor”, de Camino Blanes.
Emocionados, con un pedestal de micrófono convertido en un “árbol de sostenes y bras”, el grupo llega al final de su gira y es cuando todos se liberan del peso de más de un año de rodar y convierten el lugar en una fiesta que arranca con “Yes Sir, I Can Boogie” ⎯instante en el que intercalan un fragmento de “Billy Jean” de Michael Jackson, con pasos de moon walk a cargo de Gutiérrez incluidos⎯ y concluye con ese canto triste, desesperanzado: “Y su amor es en secreto la razón de tu dolor / Ella está cansada de tu conversación / Y prefiere seducirte que vender su corazón […] Y ella sabe dónde acariciarte / Y prefiere ser amante que víctima de amor”. 

Cronología discográfica
1996 Aparece Merlina, su álbum debut. Incluye el tema que le da título y que se convierte en uno de sus principales éxitos.
1997 Superbee, su segunda producción. Se desprende “Celofán” como sencillo.
1999 Graban Correspondencia interna, primera ocasión en que trabajan con un productor extranjero: Martin Bisi.
2000 Editan Lagusanaciega, grabación en directo.
2001 Se lanza al mercado Edición limitada, EP con nuevas versiones de temas editados con anterioridad.
2005 Luego de haberse separado temporalmente, el grupo regresa con Súper especial, un disco recopilatorio.
2006 Producido por Benny Faccone, La rueda del diablo se convierte en su cuarto disco en estudio.
2008 Jaibol, disco de covers, proporciona un nuevo impulso a la trayectoria de LGC.
2011 Ve la luz Conejo en el sombrero.
2014 El CD/DVD De Merlina a Conejo en el sombrero. Auditorio Nacional 2013, segundo disco en vivo de la banda, se pone en circulación. Ese mismo año sale Monarca, su mas reciente producción en estudio (D.C.).

Programa
Tornasol / Entra en el agua / Celofán / Me puedes / No me tientes / No puedo verte / Venus en la arena / Sálvame de mí - Vivir así, es morir de amor (con Alonso Arreola) / Te entregas / No te puedo olvidar / Conejo en el sombrero / San Miguel / Perder o jugar (con Luis Humberto Navejas) / Asimétrica (con Paco Huidobro) / Sobre final / Sin ti (con Vince) / Giroscopìo / En abril (con Mon Laferte) / Tiempos para amar / Más grandes / Justo lo que necesito / Domingo generacional / Califórnica / Yes Sir, I Can Boogie / Tú volverás / Ella estrella.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.