jueves, 17 de marzo de 2016

Francisco Céspedes: El amor en los tiempos de Pancho

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional


Todavía / 17 y 18 de marzo, 2016 / Dos funciones / 3:00 horas de duración /
 Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Julio Alejandro Quijano
Uno entra a la casa de Francisco Céspedes y el tiempo se olvida. No por otra cosa sino porque sus paredes están llenas de relojes que no marcan la hora… ni los minutos. “Me gusta coleccionarlos pero a todos les quito las manecillas”, le confiesa a sus amigos. ¿Por qué? “Porque para mí el tiempo es lineal”, dice contundente.


Algo similar ocurre cuando uno entra a su show en el Lunario. Empieza en el presente, en la Ciudad de México que vive su segundo día de contingencia ambiental y que obliga a Céspedes a interrumpirse para refrescar la garganta: “Es que estamos muy contaminados”, dice y provoca carcajadas. 

El comentario funciona para darle una primera vuelta a las manecillas hacia el pasado. “Hay que reírnos de las desgracias. Es algo que aprendí en Cuba, porque allá llevamos cincuentaiséis años haciéndolo”. Otra vez, risas. No es entonces coincidencia que el disco que presenta se llame Todavía, es decir, la continuación de algo comenzado. Aunque en este caso el asunto tiene que ver con mujeres. Romances que va arrastrando con placer. 
De modo que, una vez más, le da vuelta a las manecillas hacia atrás para llegar a la época del derrumbe de la Unión Soviética, cuando en La Habana era muy difícil conseguir gasolina y cuando Pancho (como le gusta que le digan) tuvo un noviazgo que le dejó una marca indeleble. “Lo que pasa es que hace veinticinco años tuve un amor en Cuba, una mujer con unas petacas interminables. Para ella comencé a escribir una canción en esa época”. Pero la letra no avanzó sino hasta que las manecillas de su peculiar reloj marcaron el año 1998. Llegó entonces otra mujer para inspirar los versos finales. “Terminó siendo un tema compartido, lo hice para dos mujeres y se llama ‘Se me antoja’”. 
Igual que con la hibernación, con cada salto en el tiempo consigue rejuvenecer o envejecer. Su cuerpo avanza o retrocede no por las fechas del calendario sino por órdenes de la memoria. “Ahora vamos a hacer una canción de hace cuatro años”, explica y empieza a bailar con juvenil desenfado. 
“Hace veinticuatro años —dice para viajar en tiempo y espacio— tuve mi último amor en Cuba. ¡Parece que he tenido muchas mujeres, pero sólo porque también he tenido mucha suerte!”, exclama adelantando una explicación para las anécdotas que hacen de su biografía no una sucesión de días sino de romances. 
Cada una de las historias que cuenta lo corrobora. “Éste es un homenaje que hice con Armando Manzanero para algunas novias que he tenido… sólo algunas”, comenta con sorna. 
“Y hubo otra época en que había muchas señoras en mi vida”, dice en tono de confesión para justificar “Señora”, con la cual se pasea entre las mesas y corrobora su capacidad de seducción. Una joven cruza el recinto para exigirle, no pedirle, una selfie. Él accede. Otra, que bien podría ser la inspiración de “Señora”, brinca de su silla y lo jala para lo mismo. Él, con humor, señala al hombre que está junto a ella. “¿No es ése su esposo?”, le pregunta. “Sí, pero no importa”. Y le arrima la cara. “Para salir mejor en la selfie”, argumenta. 
Ante la posibilidad de quedar atrapado entre sus ávidas seguidoras, huye con gracia. “Ya, rápido, que tenemos que seguir cantando”. Vuelve al escenario para presentar a Yahir. La intensidad lo lleva a describirlo como “uno de esos hombres cabales que uno busca en la vida”. 
 
Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional
Nadie se ha dado cuenta que ya es cerca de la medianoche. Nadie tampoco puede calcular la duración del show. El minutero dio tres vueltas, sí. Pero en la escala de Céspedes duró decenas de novias, una esposa y varios amores platónicos.

Programa
Dónde está la vida / Todavía / Todo es un misterio / Por un beso tuyo / Quédate más / Lo sabe Dios / Nunca más / Nadie como tú (Yahir) / Remolino (con Yahir) / Si no fuera por ti / A veces / Pensar en ti / Cuando te fuiste tú / Se me antoja / ¿Qué hago contigo? / Señora / You’re So Beautiful / Átame la mirada / Llorando por dentro / Vida loca / Bésame mucho / No puedo ser feliz / Solamente una vez / Contigo aprendí / Olvidarte será fácil.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.