martes, 22 de marzo de 2016

Décimo Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional: Buenos, bonitos y baratos

Colección Auditorio Nacional

Del 22 al 29 de marzo de 2016. 

Fernando Figueroa
Durante ocho días el Auditorio Nacional se convierte en el espacio ideal para una cita entre libros y lectores, pues sus instalaciones se abren literalmente de par en par: vestíbulo, escaleras, primer y segundo pisos. Además, a las 15:00 y 17:30 horas de cada jornada es posible ingresar a la sala para escuchar el Órgano Monumental.
De esa manera el Auditorio Nacional le hace sentir a los visitantes que están en su propia casa, un hogar cálido y acogedor donde hay múltiples actividades relacionadas con la lectura, y volúmenes de diversas disciplinas a precios accesibles. Algo parecido a un nirvana para quienes aman la cultura (dieciséis mil novecientos cincuenta y cinco personas ingresaron tan sólo el martes 22 de marzo de 2016).
Al inaugurar el Décimo Gran Remate de Libros del Auditorio Nacional, el doctor Gerardo Estrada, Coordinador Ejecutivo del recinto, se muestra complacido de que “un espacio común, tan emblemático como éste, pueda asociar al mundo del espectáculo con la lectura, porque realmente es muy divertido leer”.
La validez de tales palabras se hace patente pocos minutos después, cuando el doctor Estrada recorre el sitio acompañado de Eduardo Vázquez Martín (Secretario de Cultura de la Ciudad de México) y Carlos Anaya Rosique (Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana). Al pasar por el Centro de Lectura, ubicado en la planta alta, tanto los funcionarios como los reporteros que cubren el acto, escuchan las risas de varios niños que disfrutan de la lectura en voz alta de fábulas de Horacio Quiroga. Algo similar se percibe en la zona Inventores Culturales (descanso de la escalera poniente a segundo piso), donde algunos pequeñines disfrutan de un espectáculo con títeres, mientras otros hacen papirolas en un taller infantil.
Para el Secretario de Cultura de la Ciudad de México, el Remate “es una fiesta donde se reúnen los libros con lectores ávidos, inteligentes, curiosos y cultos”. Esos cuatro adjetivos califican a la perfección a niños, adolescentes y adultos que buscan un ejemplar en especial o que se dejan atrapar por alguna portada atractiva o por el nombre de un autor al que admiran sin reservas.
El nuevo presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) define al Remate como “una nueva oportunidad para que el libro encuentre a su lector, y viceversa, en un solo punto de venta”.
Resulta que el mencionado punto de venta es el mismo sitio donde Carolina suele ver y escuchar las óperas que se transmiten en vivo desde el Met de Nueva York. En esta ocasión, ella viene a buscar “libros buenos, bonitos y baratos”. En uno de los más de doscientos stands que hay en el Remate encuentra “todo a cincuenta pesos” y sale de ahí con obras firmadas por W. Somerset Maugham y James Ellroy.
Adrián nunca falta a un concierto de Joaquín Sabina o de Joan Manuel Serrata en el Auditorio Nacional, pero ahora está aquí con la intención de adquirir libros de Mario Vargas Llosa, quien tiene una isla propia en el stand del sello editorial que lo cobija. Javier anda tras “libros de arte a buen precio”. A las primeras de cambio, se topa con un volumen majestuoso del Museo del Louvre y no duda en comprarlo, sin importar que su presupuesto se agote de inmediato.
La gran variedad de libros proviene de quinientos fondos editoriales en los que se abordan temas de filosofía, historia, sociología, psicología, teatro, contabilidad, leyes, arquitectura, diseño, comics, antropología, fotografía y un largo etcétera. Por eso no es de extrañar que en el actual Remate se rebasará la cifra mágica de un millón de visitantes, si se suman las diez ediciones (la primera se llevó a cabo en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco y las restantes en el Auditorio Nacional).
 
Colección Auditorio Nacional
Con diversas actividades, la décima edición del Gran Remate rinde homenaje a Miguel de Cervantes (1547-1616), William Shakespeare (1564-1616), Elena Garro (1916-1988), Gonzalo Rojas (1916-2011), Rubén Darío (1867-1916) y Umberto Eco (1932-2016).
En el Décimo Gran Remate también participan un buen número de escritores y grupos musicales que hacen aún más atractiva la visita al Auditorio Nacional en la Semana Mayor.

Víctor Urbán y el OMAN
El día de la inauguración del Décimo Gran Remate, Víctor Urbán, instrumentista titular del Órgano Monumental del Auditorio Nacional, toca ante decenas de curiosos que llegaron al recinto para comprar libros y se enteraron que podían presenciar gratis varios espectáculos de calidad. Uno de ellos es éste.
Urbán deleita a los presentes durante cuarenta minutos y luego los invita a que suban al escenario para que platiquen con él y tomen fotos. Le preguntan dónde nació (“en Tultepec, Estado de México”), ¿dónde estudió? (“en el Conservatorio Nacional de Música de México y en Europa”), ¿cuántos años tiene el órgano? (“está aquí desde 1958”), ¿cuántas teclas tiene? (“sesenta y una”), ¿cuántos tubos? (“quince mil seiscientas treinta y tres flautas”), ¿nunca ha tocado en Córdova, Veracruz? (“sí, en la Catedral tienen un órgano electrónico muy bueno”), ¿dónde practica? (“en mi casa tengo un órgano portátil”), ¿por qué se convirtió en organista? (“es mi vida”).
La gente se toma fotos posando junto al músico, al lado del órgano o utilizando como fondo el impresionante telón tejido a mano en Japón, que reproduce el cuadro Sandías de Rufino Tamayo.
En este mismo espacio, en el marco de las actividades del Décimo Gran Remate, se proyectará La flauta mágica, ópera de Mozart que es parte del ciclo The Met Live in HD, el sábado 26 de marzo a las 12:00 horas (con descuentos en la compra verificable de más de cien pesos en libros). (F.F.)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.