jueves, 4 de febrero de 2016

Pere Soto: Alma de gitano



Pere Soto recuerda a Django / 4 de febrero, 2016 / Función única / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: Javier Isaac Sztrigler Grunstein. 

David Cortés
Pere Soto tiene el espíritu de un trotamundos y teje alianzas por doquier; pone un poco de flamenco en un recipiente, a veces algo de free jazz en otro, incluso algo de bebop cuando así se requiere. Es un maestro de los sabores y colores que se define a sí mismo como flexible; ha colaborado, entre otros, con Han Bennink, Dave Douglas, Jeff Ballard, Dave Liebman y grabado dieciséis discos como líder.
Hoy, el guitarrista catalán le rinde homenaje a Django Reinhardt, un alma que como él, pertenece al mundo entero y encuentra casa en donde haya una sonrisa. Se hace acompañar por Luri Molina (contrabajo), Gustavo Nandayapa (batería), Enrique Hülsz (guitarra) y Sylvie Henry (voz) para transportarnos a los cuarenta y cincuenta, época dorada de París, en donde la música del cofundador del Quintette du Hot Club de France, al lado de Stéphane Grappelli, fuera uno de los principales soundtracks.
“Cuando lo descubrí supe que teníamos una afinidad, no sé si en la parte creativa o en la autodidacta. Él nunca estudió en academia, como yo. Puede ser esa parte gitana de estar viajando y no pertenecer a ningún lugar; ser aventurero” (La Jornada, 20-01-2016).
Con esa vocación de buscar senderos y caminos poco usuales, Soto comanda su grupo y nos adentro por valses, boleros, jazz, canciones románticas. Su toque en la guitarra insufla libertad y cuando las notas se desgranan y acometen el flamenco, uno capta esa liga de la que habla y que lo une con el francés de orígenes rumanos.
En medio de esa aparente corrección que irradia la banda, Soto encuentra la chispa que hace la diferencia. A veces recurre a bromas (“soñé que Django y Bruce Lee se encontraban y el actor le pedía que le hiciera una canción, entonces el jazzista le compuso Blues Lee”), pero una vez pasado el efecto de las mismas se advierte esa expresividad y emoción que sale de sus cuerdas. Cuando toca, no son los dedos los que hablan, es el corazón abierto de un hombre que se ha empapado de diferentes rutas y en ellas ha encontrado sufrimiento, alegría, miedo y esperanza. De allí el continuo vibrar de su instrumento que lo mismo es expansivo cuando acompaña, en solitario, a Sylvie Henry y ella hace brotar lágrimas a los presentes, o cuando entabla un diálogo de connotaciones tristes con la guitarra de Hülsz.
Infatigable, Pere Soto explora. Si bien el trayecto al pasado ha sido emotivo por las imágenes que convoca (Edith Piaf, la Torre Eiffel, el Sena y sus puentes), el ansia por la aventura se enfatiza cuando invita al percusionista Luis Miguel Costero y se enzarzan en una fusión de jazz gitano y música hindú que atrabancadamente consigue salir a flote, para luego cerrar la noche con una rendida versión de “Bésame mucho”.

Programa
Catgaria / Swing Ping / La geta de la mongeta / Menor-k Blues / Notas de un amanecer / Non je ne regrette rien / La vie en rose / Walking Out For a Beer Swing / Vals Passion / Daisy in the Sky / A Little Love, A Little Kiss / Lulu / Blues Lee / C’est si bon / Sweet Sue / I Don’t Mean a Thing / Esta tarde vi llover / Minor Rumba / Bésame mucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.