sábado, 30 de enero de 2016

Carmen: Una tabaquera muy flamenca

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional


Décimo aniversario de la Compañía Tauro Flamenco / 30 de enero, 2016 / 
Función única / 1:50 hrs. de duración / Promotor: Ras Arte y Cultura S.A de C.V.

Fernando Figueroa
En los más de diez años de historia del Lunario, nunca se habían visto cigarreras ofreciendo tabaco, sonrisas y sensualidad. Esta noche es la excepción, pero en realidad no se pasean entre las mesas sino en el escenario, y son integrantes del cuerpo de baile de la Compañía Tauro Flamenco, que esta noche celebra diez años de existencia con un atractivo montaje de Carmen, versión libre de la ópera del mismo nombre.


En marzo del año pasado, aquí mismo se presentó Carmen, teatro y flamenco, espectáculo concebido por la dramaturga Ximena Escalante y el director Antonio Castro, con la participación de Sylvia Pantoja y Leticia Cosío en el papel principal; la primera como cantante y la segunda en el terreno del baile. Lo de esta noche es más flamenco y menos teatro, y pone de manifiesto que la genial obra de Georges Bizet (libreto de Ludovic Halévy y Henri Meilhac, a partir de la novela de Prosper Mérimée) es imperecedera. Cientos, miles de artistas se han acercado a ella desde su estreno en 1875, y lo han hecho desde la forma más tradicional hasta las propuestas de vanguardia. Escalante y Castro, por ejemplo, ubicaron la acción en un gimnasio de box. Asimismo, en el Auditorio Nacional se ha podido ver la ópera tanto en vivo como en transmisiones vía satélite desde el Met de Nueva York.

En el caso de la Compañía Tauro Flamenco se trata de una adaptación de Jorge Antonio Noriega y Rosa Elena Flores, quienes también son creadores de las sólidas coreografías y desempeñan con virtuosismo dancístico los papeles de Don José y Carmen. Entre ellos no hay diálogos, pero para eso existe una cantaora de lujo (Alejandra Castillo), que entona coplas alusivas a la pasión amorosa y los dramas que trae consigo. La acompañan en las guitarras Gerardo Amézquita El Carrizo y Ricardo Sánchez; las percusiones están a cargo Aleks Chapa.
La mezzosoprano Jacinta Barbachano ofrece una estupenda versión del aria “Habanera”, con apoyo orquestal grabado, mismo recurso que se utiliza cuando Escamillo (Jaime González) es vitoreado antes de entrar y al salir de una imaginaria plaza de toros de Sevilla, que en las pantallas sí aparece y se trata nada menos que de la mítica Maestranza, recinto sagrado de la fiesta brava que mira el paso de las aguas del río Manzanares.
Aunque “el amor es un pájaro rebelde a quien nadie puede enjaular”, Don José no acepta que su momento ha pasado. Habrá quien piense que Escamillo se interpone en esa historia de amor, pero si no aparece él hubiera sido cualquier otro el detonante de la tragedia. “Si te amo, ten cuidado”, advierte la tabaquera más famosa de la historia de la humanidad; no escucharla con atención equivale a ponerse la soga al cuello.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
Jorge Antonio Noriega y Rosa Elena Flores se miran y seducen. Con pasos de baile plasman el deseo, la consumación y lo que Don José interpreta como alta traición. Carmen ya había puesto en su lugar a una compañerita (“tiene un cuchillo pa’ quien se meta con ella”), pero su destino es morir a manos del hombre celoso que no acepta a la mujer independiente. O sea, lo que pasaba ayer y sucede ahora en cualquier lugar del mundo.

Programa
En la plaza de Sevilla / La tabacalera / En la cárcel / En la taberna de Lilas Pastia / Plaza de toros / Intermedio / En las montañas de Ronda con los contrabandistas / La pelea / La muerte / Al otro día.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.