viernes, 4 de diciembre de 2015

Los Tigres del Norte: Unos jefes que obedecen

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Gira Realidades 2015 / 4 y 5 de diciembre, 2015 / Dos funciones / 3:10 hrs. De duración / 
Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Hay quereres que ni cien candados contienen; eso recuerda la melodía que la Orquesta Sinfónica del Complejo Cultural Universitario de Puebla interpreta. Y el público canturrea plácido la tonada que habla de ésa, “La puerta negra” que sale sobrando, con la delicada ayuda de violines y violonchelos hasta que un rugido atronador hace que todos salten sorprendidos de su asiento. Entonces cinco tipos ataviados de negro toman el escenario mientras una voz anónima advierte que “los corridos cantan la pura verdad”.


Cuando dicho quinteto toma sus instrumentos, su personalidad felina reluce. El fuelle del acordeón presume colmillos afilados cual cuchillas, los tambores de la batería parecen forrados con el pelaje de un salvaje félido y el bajo presume las rayas que los tigres blancos asolean en la sabana. Jorge, Hernán, Eduardo y Luis Hernández, además de Óscar Lara, llegan, como cazadores antediluvianos, cubiertos con la piel de las bestias que más intimidan, pero también traen consigo un listado de aforismos que sus escuchas repiten como si de lecciones filosóficas se tratase. “Sin talento no busques grandeza, porque nunca la vas a tener”, advierte el “Jefe de jefes” apenas toma la palabra, mientras ofrece una reverencia al público.

La fórmula musical de los de Sinaloa fue patentada hace décadas. Y tal como ocurre con la receta de las sodas con cafeína, sería un error hacerle modificaciones, pues el paladar de la audiencia no espera sorpresas. Así que  ahí están las voces agudas forjadas en el monte, entre crestas de gallos y cuernos de chivo; y también los redobles de la tarola emparejados por el ritmo, incisivo y siempre firme, de un bajo sexto que jamás se sosiega ante la fuerza del tándem melódico que conforman acordeón y saxofón. La amalgama sonora carece de fisuras, es por eso que la música norteña ha encontrado en Los Tigres del Norte a su más diestro exponente; pero también gracias a dicho grupo se supo que ningún baile es más sabroso que aquél que se lleva a cabo mejilla contra mejilla, con los cuerpos bien apretujados, mientras se pide que el fusilamiento se concrete, que se dispare ya, directo al corazón una ráfaga de balas de traición.
Incapacitadas para quedarse sentadas, las parejas van tomando los pasillos del foro para echar taconazo al grito de “ajúa”, encogiendo los hombros entre pasos, como diciendo “yo no fui”. Imposible contenerse ante el catálogo de relatos de los norteños; desde la historia del gallo giro que un día llegó rengueando, hasta la anécdota de cierta hembra que soltaba promesas falsas que se sentían como puñetazos en el pecho. Todo esto sin dejar de lado los corridos donde las balas, el contrabando y la traición son cosa común, ni tampoco los temas donde se aplaude a las mujeres que se merecen el calificativo de forro, pues cuentan con un cuerpazo que bien podría equipararse con “un manjar y un agasajo”.
“No tenemos cómo pagarles tanto apoyo a través de los años. Siguen llenando nuestros corazones con sus aplausos y por eso venimos a cantarles sus canciones. Estamos aquí para hacerlos gozar, ustedes son nuestros jefes hoy y siempre, así que digan cuál quieren y nosotros la tocamos”. En las palabras de Jorge no hay falsedad; toda solicitud que llega al escenario es cumplida sin chistar, y lo mismo sucede con las peticiones de foto y los saludos a familias, municipios, estados de la República Mexicana y países de diversos continentes. Un grado de complacencia inusitado que explica a qué obedece el afecto que hoy se manifiesta.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
“Que Dios los bendiga y se quede con ustedes”, dice el del copete cano, intentando despedirse sin éxito, pues desde las butacas se pide más y más cuando la promesa de no eludir órdenes ya ha sido lanzada. “¿Todavía no se quieren ir?”, pregunta el del acordeón para luego quitarse el sombrero y darle a la que sigue, sin un gramo de enjundia diluida. Así, una y otra vez, la operación se repite hasta el final. “Sí, cómo no. Para eso estamos hoy aquí, para complacerlos. Con mucho gusto, pero ahora sí, de verdad ya nos vamos con ésta que dice más o menos así...”.

Palabra de Jorge
“Para nosotros, lo más importante es crear canciones que abarquen los sentimientos de nuestra gente, de los mexicanos. Amor, despecho, alegría; una gran cantidad de emociones condensadas. También nos gusta cantarle a cada mexicano que radica en otro país, e incluso aquél que viaja sólo por un tiempo a otra parte del mundo, para que cuando escuche canciones como las nuestras recuerde un pedazo de su tierra y otro tanto de las almas de la gente con la que convivió antes de partir”.
“Ha habido canciones de Los Tigres del Norte que de repente las cadenas radiofónicas se han negado a programar porque ha existido presión para que no sean expuestas en determinados estados, como en Sonora, Sinaloa o Chihuahua. Eso es cierto. Pero es algo que no nos importa demasiado porque la gente, a pesar de eso, se entera del mensaje: la realidad no puede ser borrada por nadie. De cualquier manera permanecemos presentes y creo que el público entiende que lo que pretendemos es crear conciencia de lo que ocurre. Y ese mensaje va para todos, desde las autoridades hasta nosotros mismos: hay que estar enterados”. (A.G.C.

Programa
Jefe de jefes / La reina del sur / Rosita de olivo / Directo al corazón / Ni parientes somos / La granja / Prisión de amor / La jaula de oro / La mesa del rincón / Golpes en el corazón / Pacas de a kilo / La manzanita / La bala / El rengo del gallo / Quiero volar contigo / Mi buena suerte / Lágrimas en el corazón / Pedro y Pablo / José Pérez / La puerta negra / Los dos plebes / La yaquecita / Ayúdame a querer / El avión de la muerte / La banda del carro rojo / Con qué derecho / La tumba falsa / Las flores de mi país / Morir matando / Me regalo contigo / Contrabando y traición / El niño y la boda / Muerte anunciada / Corazón de oro / La maestra / Qué tal si eres tú / Somos más americanos / La sala de espera / Al estilo mexicano / La camioneta gris / El ejemplo / Al mil por uno / El maestro / Mi fantasía.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.