martes, 10 de noviembre de 2015

Plácido Domingo: De Verdi a José Alfredo Jiménez

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


55 años de su debut escénico en México / Función única / 3:00 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Uno, dos, tres minutos de aplausos antes de que empiece a cantar son suficientes para que Plácido Domingo se conmueva de manera visible. Con los ojos vidriosos y las manos en el corazón, el más famoso intérprete de ópera contemporáneo agradece la entrega del público, que lo aclama de pie. Es el tributo a un buen ser humano y gran artista que celebra “cincuenta y cinco años de su debut escénico en México”, tal como apunta la portada del programa de mano.
La ovación también es el premio a una carrera que incluye millones de kilómetros recorridos por todo el mundo, para ofrecer tres mil ochocientas funciones como cantante y seiscientas apariciones en la dirección orquestal, según cifras pronunciadas por él mismo durante una videoconferencia celebrada cinco días antes de este concierto en el Auditorio Nacional, “donde yo empecé a hacer las cosas a lo grande, con una función de Così fan tutte”.
Esta presentación estaba programada para el 31 de octubre, pero el nacido en Madrid tuvo un problema de salud y debió posponerla diez días. El cálido recibimiento también es una forma de decirle que los aquí reunidos están felices de verlo sano y listo para complacerlos.
Lo acompañan la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM), bajo la alternada batuta de Eugene Kohn (director huésped) y José Areán (director asociado de la OSM), la soprano María Katzarava y Plácido Domingo hijo. El programa resume la carrera de quien ha recibido múltiples reconocimientos, incluso la Orden Mexicana del Águila Azteca en 1985: zarzuela, ópera, opereta, comedia musical y canciones populares.
La OSM había iniciado el espectáculo con la chispeante obertura de El barbero de Sevilla, mientras que Domingo arranca su participación con algo muy dramático: el aria “Perfidi!... Pietà, rispetto, amore”, de Macbeth (Verdi), un rol para barítono que el cantante incluyó recientemente en su repertorio; fue el 5 en febrero pasado, en la Staatsoper de Berlín, en la producción de Peter Mussbach, dirección de Daniel Barenboim, al lado de Liudmyla Monastyrska, René Pape y Rolando Villazón. El papel ciento cuarenta y cinco en su carrera habla del espíritu emprendedor de alguien que ya tiene setenta y cuatro años.
Le sigue María Katzavara, quien por minutos se apodera del papel principal de La Wally (“Ebben? Ne andrò lontana”) y demuestra de inmediato por qué ganó en 2008 el concurso Operalia. El dueto “Pura siccome un angelo”, de La Traviata, une la voz madura del anfitrión y la frescura de la joven soprano.
A partir de ahí la primera parte se desliza hacia la comedia musical estadounidense, que entusiasma sobremanera a la audiencia. Después de un receso, las operetas hacen acto de presencia —El país de las sonrisas y La viuda alegre—, lo mismo que las zarzuelas —Luisa Fernanda y Las hijas de Zebedeo—, que remiten a la época en que el ibérico trabajaba en escenarios mexicanos con Plácido Domingo Ferrer (su papá) y Pepita Embil (su mamá).
Un tercer Plácido Domingo, cuyo segundo apellido es Ornelas, debuta hoy en el Auditorio Nacional con el bolero “Sabor a mí”, de Álvaro Carrillo. Su progenitor lo presenta con orgullo: “Él apenas tiene cuatro años que canta y tiene un fraseo que me fascina”. El hijo bromea: “Es mi padre y algo bueno tiene que decir de mí; si no les gusta lo primero, me echan”. Es bien recibido y ofrece un segundo tema: “Aquellos ojos verdes”. Más adelante unen sus voces para ofrecer “Perhaps Love”, que el artista consagrado grabó en 1980 con John Denver.
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Una vez agotado el programa, Plácido Domingo Embil regala “Bésame mucho” y María Katzarava “O mio babbino caro”, acompañados de la OSM. El principio del fin llega junto con el Mariachi Gama 1000, que acompaña a Domingo con tres canciones de José Alfredo Jiménez que provocan ambiente cantinero de altura, con un coro multitudinario que también aporta su colaboración en el adiós definitivo del “Cielito lindo”, el papel picado tricolor que vuela por el aire y la emoción indescriptible porque el genio está en gran forma.

Como los pájaros
Ya recuperado de una operación de vesícula biliar, Plácido Domingo ofreció la mencionada videoconferencia desde Nueva York, en la que se mostró afable y sencillo, como es su costumbre. Dijo que no sería capaz de dar un concierto si acaso no se sintiera perfectamente. Incluso bromeó al decir que lo suyo “no es vejez sino juventud acumulada”.
Recordó su infancia en México, cuando cantaba “Granada” y “Ojos tapatíos” en la escuela. Dijo que nunca pensó llegar tan lejos “en una profesión tan hermosa que sirve para hacer feliz a la gente”. Agradeció a sus padres por haberle dado “dos vidas, una normal y otra musical”.
Una de sus mayores satisfacciones “es el cariño del público en cualquier parte del mundo, en especial de los mexicanos, ya sea en México o en Los Ángeles, donde soy director artístico. La gente me para en la calle, me saluda y me desea lo mejor”.
No se considera al borde del retiro, “pues mientras tenga bien la voz, seguiré cantando en los escenarios”. Habló de su gran don en estos términos: “No sé si la voz me la dio el destino, Dios, la naturaleza, mis padres; hoy la tengo, mañana no. En la vida todo es finito. También es bueno saber que nadie es indispensable”. Atribuyó su éxito “a la preparación, a la disciplina y al gusto por hacer bien las cosas”.
Recordó su debut en Bellas Artes, “con dieciocho años de edad, muy delgado, haciendo a Borsa, un pequeño papel en Rigoletto”. Finalmente, dijo que si no hubiera sido un intérprete profesional, “de cualquier modo me la pasaría cantando, como los pájaros”. (F.F.)

Programa
Primera parte: Orquesta Sinfónica de Minería (OSM): Obertura – El barbero de Sevilla (G. Rossini) / Plácido Domingo: Perfidi!... Pietà, rispetto, amore – Macbeth (G. Verdi) / María Katzarava: Ebben? Ne andrò lontana / La Wally (A. Catalani) / Plácido Domingo y María Katzarava: Pura siccome un angelo – La Traviata (G. Verdi) / OSM: Medley – The Sound of Music (R. Rodgers) / Plácido Domingo: La calle donde vives – My Fair Lady (F. Loewe) / María Katzarava: I Could Have Danced All Night – My Fair Lady / Plácido Domingo y María Katzarava: Tonight – West Side Story (L. Bernstein). Segunda parte: Plácido Domingo y María Katzavara: Dein ist mein ganzes Herz – Das Land des Lächelns (F. Lehár) / María Katzavara: Vilia – La viuda alegre (F. Lehár) / Plácido Domingo y María Katzavara: Calle el labio – La viuda alegre (F. Lehár) / OSM: Danzón No. 2 (A. Márquez) / Plácido Domingo: Solamente una vez (A. Lara) / María Katzarava: Despedida (M. Grever) / Plácido Domingo Ornelas: Aquellos ojos verdes (Utrera - Menéndez) - Sabor a mí (A. Carrillo) / Plácido Domingo y María Katzarava: En mi tierra extremeña – Luisa Fernanda (F. Moreno Torroba) / María Katzarava: Carceleras – Las hijas de Zebedeo (R. Chapí) / Plácido Domingo: Luché la fe – Luisa Fernanda (F. Moreno Torroba). Encore: Plácido Domingo: Bésame mucho (C. Velázquez) / María Katzarava: O mio babbino caro (G. Puccini) / Plácido Domingo Embil y Plácido Domingo Ornelas: Perhaps Love (J. Denver) / Plácido Domingo: Dime que sí (A. Esparza Oteo) / Mariachi Gama 1000: Son de la negra (R. Fuentes – S. Vargas) – El cascabel (A. Balderas – L. Barcelata) / Plácido Domingo y mariachi: Paloma querida – Ella – El rey (J. A. Jiménez) / Plácido Domingo, María Katzarava y mariachi: Cielito lindo (Q. Mendoza y Cortés).




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.