jueves, 26 de noviembre de 2015

Midge Ure: El final de la espera

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional

Ultravox’s Midge Ure / 26 de noviembre, 2015 / Función única/ 1:45 hrs. de duración /
 Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional

David Cortés
No hay plazo que no se cumpla, dice el refrán y la presencia del escocés Midge Ure, compositor, cantante y ex líder de la banda de synth pop Ultravox frente al público mexicano, finalmente llena una espera de largo tiempo.


Aunque se ha caracterizado por estar detrás de los teclados, en esta ocasión no se desprende de la guitarra y hace evidente que no sólo es muy solvente en el instrumento, sino que lo maneja a placer —por algo Phil Lynott, el fallecido fundador de Thin Lizzy, lo invitó alguna vez a formar parte de su agrupación— y por momentos borda expresivos y energéticos solos, algunos de ellos con pizcas latinas o toques sicodélicos con reminiscencias floydianas, acompañado por Dave Williamson (bajo), Charles Round (teclado) y Russell Field (batería).
Previo a su arribo había dicho que presentaría un set con “un espectro muy amplio” y hoy recoge en un breve lapso lo más representativo de una trayectoria de más de treintaicinco años. Desde canciones escritas para Visage, lo más emblemático de su trabajo con Ultravox, sus composiciones en solitario y hasta una versión a un tema de Tom Rush (“No Regrets”), de la que dice: “Me habría gustado ser el autor”.
No es sencillo transmitir esa sensación de electricidad que recorre el lugar en cuanto Ure sube al escenario, tampoco lo es señalar el flujo de energía que se apropia del lugar. Es como si los asistentes, cada uno con su propio lenguaje, transmitiera una a una las historias, las ligas que los unen con las canciones que el guitarrista ha escrito y que ahora, él mismo imantado por ese flujo invisible, entrega sin cortapisas. 
La consecuencia de esa entrega mutua es apreciar a un Midge Ure sólido, firme y expresivo en un canto nítido, perfectamente inteligible. Poco a poco su voz mella la piel, cada una de sus interpretaciones lacera las pocas resistencias aún existentes y el encuentro se convierte en una convivencia única, exultante, gozosa.
Las canciones de Ultravox se escuchan menos tecnificadas, más orgánicas, pero su esencia se mantiene intacta; en ese sentido la elección de temas es atinada pues bien le han informado que el periodo en el cual él fue líder de esa banda es uno de los más celebrados en este territorio. “Hice muchas entrevistas y siempre me preguntaron por qué no había venido antes. Bueno, porque nadie me lo había pedido”, dice emocionado y sin perder un ápice de estilo. Uno de los momentos climáticos llega con “Vienna”, composición que mira al futuro, pero tiene bien afianzadas sus raíces en el clasicismo europeo del siglo XIX.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
Hace falta tiempo para satisfacer una espera de años, pero el cierre con “Dancing With Tears in My Eyes” es el colofón idóneo. Una canción que, como la vida, engloba tristeza y alegría, y que redondea el todo. El plazo finalmente se cumplió.

Programa
I See Hope / Dear God / Call of the Wild / Fade to Grey / Passing Strangers / Live / No Regrets / New Europeans / Supernatural / Breathe / Brilliant / One Small Day (con Aleks Syntek) / All Stood Still / If I Was / Vienna / Love’s Great Adventure / Hymn / Dancing With Tears in My Eyes.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.