jueves, 12 de noviembre de 2015

Maldita Nerea: Una marea de optimismo

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional


Mira dentro / 12 de noviembre, 2015 / Función única / 1:40 hrs. de duración / 
Promotor: Sony Music Entertainment México, S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Basta que Jorge Ruiz se lleve una mano al oído, simulando padecer sordera, para que sus fans lo hagan irse de espaldas a gritos y tanto él como sus acompañantes sonrían. Apenas arranca el concierto, sin embargo la primera composición de la velada, “Nunca estarás sola”, define con certeza que hoy, tanto arriba como abajo del escenario, el descanso no será atendido y que si algo ha de caracterizar esta cita será el grado de confidencialidad que los músicos y la audiencia sostienen.
Con once años de trayectoria —Cuarto creciente, El secreto de las tortugas, Fácil, Mucho + fácil y Mira dentro son los títulos que conforman su discografía—, Maldita Nerea ha conseguido que no sólo las chicas de su natal España desfallezcan ante su temario, sino que las Tortugas (como son llamadas las seguidoras del combo) se reproduzcan más allá del Océano Atlántico. Curiosamente, a pesar de que hoy las muestras de afecto son todo menos sutiles, Ruiz se muestra modesto ante éstas al decir que “venir a México, para nosotros, es como volver a empezar”. Sin embargo, para las mexicanas el del micrófono es un viejo y querido conocido (en mayo pasado Maldita Nerea estuvo en aquí mismo), y por eso recibe un desaforado “¡te amo, guapo!” desde la negritud del anonimato, un piropo que lo orilla a llevarse la mano al pecho; “Hey, me voy a poner rojo si siguen así”, comenta al respecto.
Lo que el cantante y sus músicos manufacturan es un pop de ánimo elevado que a pesar de que líricamente roza, casi por accidente, el desasosiego, regularmente prefiere mirar sonriente hacia el futuro. El optimismo del autor de “Por eso” resulta evidente cuando confiesa que su principal cómplice, Tato Latorre, tiene problemas técnicos con su teclado, aunque eso poco le importa pues “los tengo a todos ustedes aquí delante y eso me basta para estar contento”. Y para certificar que el viento sopla a favor y que no hay marea maldita, recapacita las causas de “El error” con pandero en mano y a continuación declara “Tú eres la vida”, con la espontánea ayuda de las palmas de los presentes.
 
Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional
Cuando llega la hora de llevar a cabo “un ritual que ustedes conocen muy bien”, consistente en tumbarse al suelo con los primeros acordes de “El secreto de las tortugas” para luego levantarse y saltar cuando llega el momento del coro, Jorge se pone serio y explica que jamás creyó que una composición suya que “habla de filosofía, llegaría a ser cantada por todos. Pero me encanta que así sea porque su mensaje es muy claro: lo más importante está dentro de ti”. 
Antes de despedirse con la promesa firme de volver el año siguiente, el compositor comunica cómo es que le gusta decir adiós, con un enunciado que califica como inmenso: “Tu mirada me hace grande”. Entonces, entre globos y burbujas, el de Murcia se va señalando que “todo el mundo anclado ha sido”, cuando él, como fiable dueño del timón, sabe que hay “todo un mar para perderte”. Y vaya que la tripulación del Lunario confía en su brújula.  

Programa 
Nunca estarás sola / No podemos ser agua / Con lo que nos hemos dado / El error / Cosas que suenan a… / Perdona si te llamo amor / Tú eres la vida / Mi única verdad / No pide tanto idiota / Por eso / Con una estrella en cada mano / La respuesta no es la huida / Por el miedo a equivocarnos / Con trocitos / La canción que no termina / El secreto de las tortugas / Mira dentro / En el mundo genial de las cosas que dices / Tu mirada me hace grande.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.