domingo, 22 de noviembre de 2015

Gerardo Ortiz: La evolución del corrido

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

22 de noviembre, 2015 / Función única / 
3:05 hrs. de duración / Promotor: Efraín Cortés.

Fernando Figueroa
Luego de muchos años de imaginarse en el escenario del Auditorio Nacional, Gerardo Ortiz (Pasadena, California, 1989) cumple su sueño y de paso satisface el anhelo de miles de fans que aman sus corridos y las canciones de amor y desamor con acompañamiento de banda sinaloense. Casi cuarenta músicos se alternan para arropar a un líder que con apenas veintiséis años ya sabe lo que es la cumbre.


A pesar de tantos triunfos a tan corta edad, la principal virtud de Ortiz es una sencillez a toda prueba, pues no sólo canta más de medio centenar de temas durante tres horas, sino que también se da tiempo para posar cada vez que alguna admiradora se acerca lo suficiente para tomar una selfie. También recibe de buena gana muñecos de peluche, fotos y muchos mensajes por escrito, al mismo tiempo que saluda de mano o con un ligero roce con las yemas de los dedos.

En las letras que compone Gerardo Ortiz se habla de personajes anónimos o populares que tienen contacto directo con la plebada, algo similar a lo que sucede entre el artista y quienes lo vitorean. También se produce un fenómeno poco común en el recinto: la mayor parte de la gente permanece de pie a lo largo de todo el espectáculo, no se sientan ni cuando aparecen las baladas dulces, como es el caso de “Tal como eres”, que interpretan a dúo Gerardo y su hermano Kevin.
Desde que tuvo uso de razón, Gerardo Ortiz escuchó a su padre tocar la guitarra y cantar corridos de manera amateur, aunque uno de sus tíos si se dedicó a la música de manera profesional: El Canelo de Sinaloa, con quien grabó “El hijo abandonado”, un tema que le dio cierta fama a nivel local cuando apenas tenía nueve años. A los ocho ya había lanzado el disco Encuentro de amor.
A los trece, él y su papá dejaron Culiacán para radicar temporalmente en el Distrito Federal, pues la intención de ambos era que el muchacho ganara el concurso infantil de televisión Código Fama, algo que no sucedió, pero sí le ayudó a forjar un carácter recio para transformar las aparentes derrotas en enseñanzas de vida. Trece años después de aquella experiencia, está convertido en una estrella que ofrece shows masivos en diversas ciudades de Estados Unidos y México.
Resulta evidente que el debut del cantautor en este recinto es para él un acontecimiento de la mayor importancia, como si de su propia boda se tratara, pues tira la casa por la ventana. En la mayoría de las canciones lo acompaña un pequeño grupo compuesto de guitarra, bajo, acordeón y tuba, pero como apoyo hay una docena de instrumentos de viento-metal, más tambora, batería, percusiones y tres coristas. El verdadero lujo consiste en un piano que es utilizado de manera intermitente y diez violines que aguardan la llegada de unas cuantas baladas románticas. Por si todo eso fuera poco, en las pantallas se proyectan varios videos con excelente factura.
Ortiz ha dicho en entrevistas que Pedro Infante es uno de los mayores referentes en su vida, pues además de ser su paisano admira todo lo que el de Guamúchil consiguió, sobre todo el cariño de millones de mexicanos. También respeta la carrera de un personaje de fama internacional como Vicente Fernández, pero en su mente hay otras figuras que sólo son conocidas a nivel regional, del tipo de Chalino Sánchez y Juan Villareal, maestros del corrido.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Gerardo Ortiz conserva la esencia campirana de los corridos, pero les ha agregado nuevos tonos que lo distinguen como un revolucionario del género. En tres minutos describe la historia de tipos que viven a salto de mata, pero para conseguir eso antes se documenta en periódicos, libros, series de televisión y películas. La gente que casi abarrota el Auditorio Nacional conoce muchas de sus letras —algunas que se oyen casi como trabalenguas— y no duda en poner todo de su parte para que la primera vez de Ortiz aquí resulte un gran acontecimiento.

El Hijo de Sinaloa
Gerardito, El Hijo de Sinaloa —tal como fue conocido en su adolescencia—, grabó su primer disco con banda a los doce años (La pasadita). Como cantante del grupo Ántrax llamó la atención de una compañía discográfica trasnacional, con la cual ha grabado Ni hoy ni mañana (2010), que lo ubicó como Revelación del Momento en los premios Galardón a los Grandes; Morir y existir (2011), que lo colocó en el primer lugar en ventas de discos latinos, según la revista Billboard.
Entre Dios y el diablo (2011), le valió un Disco de Platino por más de cien mil copias vendidas, tan sólo en Estados Unidos; El primer ministro (2012), fue el álbum más exitoso de ese año en el rubro regional mexicano; Archivos de mi vida (2014) le sirvió para llevarse a casa tres premios Lo Nuestro, y Hoy más fuerte (2015), que conquistó el mercado de México, Estados Unidos y, algo inusual: Puerto Rico.
También ha grabado varios discos en vivo con buenos resultados comerciales, sobre todo el que se realizó en el Nokia Theatre, de Los Ángeles, California, que incluye veinticinco hits como “Cara a la muerte”, “Mañana voy a conquistarla”, “Sólo vine a despedirme” y “De parranda”, entre otros. (F.F.)

Programa
Fuiste mía / Quién se anima / El amigo / Perdóname / Mujer de piedra / Dámaso / La loba del mal / Me emociona / Los duros de Colombia / Líder de genocidio / El equipo del Mayo / Olvido / Eres una niña / Serafín / Mañana voy a conquistarla / El trokero lokochón / De parranda / Por qué terminamos / Hola corazón / Soy sinaloense / La moneda / Don Chalo / Cómo has cambiado / La última sombra / Amor confuso / Y me besa / El mundo es tuyo / A la moda / Las tundras / Increíble / El mono verde / Archivaldo / El chavo / Tal como eres (con Kevin) / Millones de besos / En preparación / Fuego cruzado / Soy más fuerte / Fiesta en El Dorado / Sangre azul / Ángeles o demonios / Que te llore el cielo / El general / Este amor / Aquiles afirmo / Cara a la muerte / Morir, existir / Leyenda Caro Quintero / Amado Carrillo / Manuelito / Ángel del imperio / Amor confuso / Escuela de rancho / Sólo vine a despedirme / Jerarquía / Sigo pensando en ti / La pasadita / Duele el corazón / A cada rato / El Jicote / Déjame / La ladrona / La oficina / La leona y el mandilón / Ni hoy ni mañana / Me voy / Quién se anima (bis) / El Cholo.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.