jueves, 19 de noviembre de 2015

Carlos Cuevas: Todo cabe en un bolero sabiéndolo acomodar

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional

19 de noviembre, 2015 / Función única / 1:40 hrs. de duración /
Promotor: Bolero Producciones S.C.

Alejandro González Castillo
Un maestro de ceremonias dice algunos chistes para luego cederle el terreno a Carlos Cuevas, quien aparece en escena acompañado de una tonada que define los alcances pasionales del género femenino: “una mujer debe ser soñadora, coqueta y ardiente”, pues toda aquélla “que no sabe querer, no merece llamarse mujer”. 


“Que esto, que lo otro, ¡salud y bienvenidos!”, dice el cantante mientras alza su copa y la audiencia responde chocando vidrios entre sombras. Entonces, los encantos de la “Verónica” que a Víctor Iturbe obnubilaron son enumerados con una duda atravesada, ¿cómo explicarle al corazón que todo se ha ido al despeñadero tras fallar como amante?; y ni hablar de lo inútiles que a veces resultan los atributos propios de saberse un deseo prohibido. Sin embargo, esta noche no hay amores que ocultar con tal de salvar la dignidad, sino un repertorio desbordado que va más allá del bolero para decantar en la balada pop, la canción ranchera y la música tropical.

“Caballeros, las damas son las mejores”, comenta el alguna vez ganador del Festival OTI para de inmediato corroborarlo con una antigua composición de “Roberto Cantoral que grabé con el requinto de Chamín Correa”; sin embargo, lo que Cuevas no comenta es que además de ese par de personajes, también ha compartido talento con Julio Iglesias, Plácido Domingo, Vicente y Alejandro Fernández a lo largo de más de treinta años de trayectoria, un historia que a nivel discográfico inició en 1981, con Gatita asustada. Y para dejar claro que hay camaradería con su gremio, tras reconocer que le encanta presentarse en el Lunario porque “aquí no te transan con las cuentas y uno canta lo que se le pega la gana; además de que acá el público sí sabe de música”, la llamada “Primera figura del bolero” solicita un brindis por la salud de la garganta de Luismi y anuncia que su nuevo álbum ya tiene fecha de salida, justo el día que los cupidos disparan flechas a mansalva. 
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
Con las palmas en el aire, gritando “que viva el América” y conscientes de que “sólo Veracruz y el DF son bellos”, los presentes tienen la oportunidad de jugar el rol protagónico con micrófono en mano, entonando sus versos preferidos al tiempo que disparan los flashes de sus teléfonos móviles, gracias a que el artífice de “El refrán” se acerca a ellos. Y es al fondo del recinto donde una dama sorprende con su voz al intérprete, quien tras escucharla no tiene más que pedir bulla; “¿cómo puede ser?, ésta es demasiada cantante para tan poco aplauso”, aclara antes de volver bajo los reflectores para asegurar que está cerca de despedirse, pero sin desearlo. “Qué triste fue decirnos adiós cuando nos adorábamos más”, canta finalmente “El triste”, saboreando su dolor, sin saber qué de su vida será.

Programa
Poquita fe / Verónica / Yo lo comprendo / Soy lo prohibido / Miénteme / Perdón / Frenesí / Piel canela / Tú ya sabes cómo / Te acordarás de mí / El refrán / Que te vaya bien / Nuestro juramento / Me prometo a mí mismo / Contigo aprendí / 100 años / El andariego / No me vuelvo a enamorar / Si nos dejan / Mucho corazón / Cuando se quiere de veras / Flores negras / Nosotros / Perfidia / Vamos a darnos un tiempo / El triste / Perfume de gardenias / Luces de Nueva York / La boa / Todo pasará / Se me olvidó otra vez / No volveré / El sinaloense / El viajero.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.