sábado, 17 de octubre de 2015

Otelo: El reino de los celos

Foto: The Metropolitan Opera



Transmisión de ópera en vivo desde el Met de Nueva York. HD. Temporada 2015-2016 /  17 de octubre, 2015 / 
Función única / 3:20 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
“El moro es de carácter noble y franco, cree que todo el que parece honrado lo es y buenamente dejará que lo lleven del hocico como a un burro”, dice Yago acerca de su jefe en uno de los parlamentos de Otelo, el drama de William Shakespeare que Giuseppe Verdi convirtió en una de sus obras maestras. Tal frase del hombre intrigoso por antonomasia resume lo que sucede en escena.
Yago es un simple alférez y está enojado porque Otelo, gobernador de Chipre, ha nombrado a Casio como capitán en vez de a él. Su plan es destruir al moro de Venecia y para lograrlo no duda en hacerle creer que su esposa Desdémona le es infiel.


El barítono serbio Željko Lučić es Yago en esta nueva producción de Bartlett Sher y hace su trabajo vocal e histriónico de manera impecable. Encarna la maldad con total desenvoltura y su voz “es cálida, de textura uniforme en todo su registro, con poder no forzado”, según el crítico de The New York Times, Anthony Tommasini.

En 2013, Lučić interpretó en el Met el papel principal de Rigoletto, donde su trabajo actoral lució un tanto disparejo. En esa ópera tenía que virar del tipo sarcástico al hombre que sufre las burlas de quienes lo rodean, sin ser del todo convincente en ningún caso. En cambio, como Yago luce perverso de principio a fin y el público se va a su casa con la idea de que realmente vio al difamador de Desdémona, sobre todo luego de presenciar el aria “Credo in un Dio crudel”.
Para interpretar a Otelo, Sher eligió al letonio Aleksandrs Antonenko, un poderoso tenor de tez blanca a quien no se maquilla para darle el aspecto moro. El productor consideró que el racismo es muy marcado en la obra de Shakespeare, pero no tanto en el libreto de Arrigo Boito, quien hace mayor hincapié en el conflicto interno que vive el León de Venecia.
En 2012, el Met presentó una producción de Otelo muy conservadora, a cargo de Elijah Moshinsky. Johan Botha apareció en el papel principal con la cara pintada de café oscuro, y la consentida del Lincoln Center, Renée Fleming, se vistió de Desdémona. Era una pareja de grandes virtudes vocales, pero dramáticamente artificiosa. En cambio, Antonenko y Yoncheva lucen mayor naturalidad, además de alcanzar altos niveles en el canto. A Tommasini le impresionó Antonenko en el monólogo del tercer acto, cuando Otelo le pregunta a Dios por qué le ha enviado una esposa (en apariencia) infiel. Asimismo, a manera de elogio para Yoncheva, el crítico pregunta: “¿Actualmente quién puede cantar mejor “La canción del sauce” y el “Ave María?”
La escenografía de Es Devlin luce muy moderna; utiliza enormes paneles de plástico translúcido, que funcionan como paredes móviles que entran y salen del escenario para crear espacios íntimos o abiertos con gran dinamismo. Mediante proyecciones de video se evocan las tormentas marítimas que afronta Otelo como líder militar, y metafóricamente cuando se enfrenta al oleaje de los celos.
El canadiense Yannick Nézet-Séguin aporta un aire fresco a la dirección musical, tal como lo señala en el intermedio Sonya Yoncheva. Asimismo, el coro del Met luce majestuoso desde la primera escena, cuando el pueblo chipriota observa con ansiedad la lucha entre la flota veneciana y los invasores turcos.
El tenor Dimitri Pittas como Casio destaca en sus breves participaciones, al igual que Jennifer Johnson Cano, quien en el papel de Emilia es incapaz de desenmascarar a Yago; ella sabe todo lo que trama su esposo y luego se sorprende cuando Otelo mata a Desdémona; en este caso no parece haber maldad sino una exasperante combinación de temor e ingenuidad.
En la tradicional charla introductoria, en el Lunario, el maestro Sergio Vela destacó la labor del libretista Arrigo Boito, quien superó la intensidad dramática del texto original. La capacidad de síntesis de Boito y el universo sonoro creado por Verdi se conjuntaron para crear “una ópera perfecta”, según Vela, tal como se comprueba en el Met y en la pantalla gigante del Auditorio Nacional.

Vestuario del Met en Reforma
• Antes de la charla previa en el Lunario, Francisco Serrano, director de ese recinto, anunció que antes de finalizar octubre se inaugurará, en el vestíbulo del Auditorio Nacional, una exposición con algunos vestuarios que han sido utilizados en óperas del Met de Nueva York. Será la primera vez que esas prendas salgan del Lincoln Center.
• El estreno mundial del Otelo de Verdi, se llevó a cabo en La Scala de Milán, en 1887. La compañía del Met la montó por vez primera en Chicago, durante una gira, en 1891. En 1816, Gioachino Rossini había creado su versión.
• Luego de dirigir alrededor de veinte obras de Shakespeare en el teatro, Bartlett Sher consideró que “ya era hora de montarlo con música”. Fue así que aceptó la invitación del Met para esta nueva producción de Otelo.
• Después de quince años sin componer, Verdi se consideraba un compositor retirado, pero su editor Giulio Ricordi lo convenció de volver para crear Otelo y, finalmente, Falstaff.
• Aleksandrs Antonenko interpretó a Otelo por vez primera en 2008. Es un papel tan difícil que pasó dos años ensayando con Riccardo Muti. En cambio, Sonya Yoncheva debuta como Desdémona en la actual temporada del Met.
• En las entrevistas del intermedio, Yannick Nézet-Séguin comentó que Otelo es “una obra de gran complejidad, en la que se deben resolver miles de pequeños detalles”. (F.F.)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.