viernes, 16 de octubre de 2015

Mon Laferte: Los funerales del amor

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional

Mon Laferte Vol. 1 / 16 de octubre, 2015 / Función única / 1:30 hrs. de duración / 
Promotor: Promotora Musical Los Manejadores S. de R.L. de C.V. 

Alejandro González Castillo
Dice que suele crear canciones cuando está triste y que tal vez por esa razón en su temario existe poco espacio para la felicidad, y reafirma el hecho en la portada de su disco más reciente (Mon Laferte Vol. 1), donde aparece llorando lágrimas negras acompañada de un ramo de flores, como si asistiera, ataviada cual “Ángel negro”, al funeral de un amor a quien le entregó todo y a cambio obtuvo desdén.


Es obvio que Monserrat ha sufrido en materia de quereres; sin embargo, se considera a sí misma una mujer feliz que, incluso, sonríe a la menor provocación. Esta noche, por ejemplo, apenas cabe de gozo, a pesar de que abre su concierto con un tema donde compara su situación con la de un náufrago en un barco de papel, a punto de hundirse en la negritud. 

“Se ven tan bonitos desde acá. Gracias a todos por venir. ¿Ya les dije que los quiero? Pues los quiero, los quiero mucho, ustedes son mis amores completos”; así es la bienvenida de la cantautora. Y a continuación son ellas, sus seguidoras, quienes llevan la voz de “Amor completo”, una canción que solicita arrullos, ahogos y aplastamientos a alguien que posee un sentimiento “inquieto y drogado”. Se trata del primer y exitoso sencillo del ya mencionado álbum de la chilena, una obra antecedida por dos discos (Desechable y Tornasol) que le han permitido hacerse de una fanaticada que vive su adolescencia leyendo mensajes que jamás sobrepasan los ciento cuarenta caracteres; chicas que agotaron el boletaje del Lunario y hoy arrojan rosas rojas a los pies de la nacida en Viña del Mar, quien sin reparos hace añicos la reputación de cierto “Malagradecido”.
Con la compañía de una decena de músicos entre los que se encuentra una sección de alientos y otra de cuerdas, Laferte presume una voz aterciopelada que por momentos roza la desgarradura, como si los extremos vocales de Denisse Guerrero (Belanova) y Björk le prensaran el cuello. Así, con un puñado de flores adornando su fleco, la de los tatuajes en los brazos anda firme, canción tras canción, incorporando elementos del folclore andino, el country, la ranchera, la música disco, el reggae y el ska antes de llegar al fondo de la grieta del despecho con “Tormento” y “Tornasol”; la última, interpretada al lado de Renee Moi.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
“La gente puede saber cómo me siento a través de mis canciones, y yo misma también me conozco gracias a éstas. A veces no me doy cuenta de lo mal que estaba en algún momento de mi vida hasta que escucho con atención mis temas”. Es así como queda claro que, para la cantante, acercarse a la guitarra es como mirarse frente al espejo del tiempo; por su parte, el público encuentra en “Tu falta de querer”, la última composición de la velada, las palabras que requería para deshacerse de los recuerdos tortuosos. “Te borro pa’ quitarme esta amargura”, indica la letra de dicha composición, y antes de que los músicos desaparezcan entre gritos, se puede ver a varias desoladas checando su red social preferida, dando clic en el botón que indica “eliminar” para así enterrar un pretérito infame. “Uf, sepultar desgracias nunca fue tan fácil”, piensan satisfechas, y luego sueltan unos cuantos aplausos. 

Programa
Vuelve por favor / Flor de amapola / Orgasmo para dos / Igual que yo / Amor completo / Salvador / El cristal / Malagradecido / La noche del día que llovió / Un alma en pena / Cielito de abril / La visita / Calma / Tornasol (con Renee Moi) / La mujer / Soy / Un solo hombre / Ángel negro / Si tú me quisieras / Lo que pido / Tormento / Tu falta de querer / El diablo.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.