viernes, 9 de octubre de 2015

Margie Bermejo: Una celebración de norte a sur

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Los matices del amor. 50 años / 9 de octubre, 2015 / Función única / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: Margarita Guadalupe Bermejo Suárez.

Alejandro González Castillo
Roberto D’Amico se abre paso en la penumbra para tomar el micrófono y presentar a Margie Bermejo, quien celebra esta noche cincuenta años de carrera: “ella es una cantante fuera de serie, una mujer aguerrida que se ha entregado de manera total. Su trayectoria es un ejemplo de búsqueda y anhelo, la suya es una historia de superación que conmueve y asombra”.


La festejada aparece, lista para cantarle a los amorosos que evaden la verdad de los cielos y las casualidades, pues la que estos protagonizan no es una relación ideal, sino una donde lo que importa es saber que “Lo cierto somos nosotros”. “Pásenla bien en este rato musical”, solicita la cantante apenas los versos del tema compuesto por Marcial Alejandro se lo permiten, para que así los primeros aplausos de la cita suenen.

Sus padres, Luz y Guillermo, fueron quienes le heredaron la pasión por la música, pues ambos se encargaron de acercarle a sus oídos no sólo los compases tradicionales de su natal Argentina, sino el cancionero popular mexicano. Pendiente de cada enseñanza, Margie encontró en su voz el instrumento ideal para proyectar emociones; aunque, a la par del canto, expuso sus aptitudes como actriz al presentarse en diversas puestas en escena. Amante del soul, el jazz, el blues y, muy especialmente, el tango y la música ranchera, a lo  largo de cinco décadas la bonaerense ha cantado lo mismo frente a una orquesta de cámara en Europa que desgajado su corazón acompañada apenas de un piano, tal como hace hoy con la ayuda de Dmitri Dudin, uno de sus más queridos cómplices. 
Sentada en un banquillo, sobando sus muslos mientras Dudin visita las teclas más agudas de su instrumento y una luz blanca acentúa sus facciones, la intérprete acomoda su cabellera en los hombros y elige a la luna como su confidente para maldecir puertos y caletas, calles y desiertos. “A mí no me asusta el viento ni me hacen las desveladas”, proclama decidida para luego dar un paseo por los arrabales cuchilleros del sur del continente con la ayuda de una “Milonga sentimental”. Frente a ella, una pareja baila, entrelazando piernas y miradas al ritmo de Carlos Gardel, aquél que alguna vez sufrió con lágrimas la traición de una mujer cuyo amor, sin aviso de por medio, de pronto se secó. 
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Sin dejar de lado citas de Agustín Lara, Lucha Reyes, Octavio Paz y Amado Nervo, el maestro de ceremonias se acomoda los puños del saco y, con elocuencia, describe los atributos de la garganta de la cumpleañera: “su voz es un canto teñido de bruma y soledad, el mejor vehículo para recorrer los caminos de nuestra más profunda intimidad. Ante todo esto, ¿quién podría resistirse a su canto?”. De pie, el público aplaude la triunfal escapada de D’Amico y entrevé la despedida de la adulada cuando ésta recuerda a Astor Piazzola con “Vuelvo al sur”, una apasionada declaración de amor a su tierra natal. Bermejo está a punto de irse, es cierto; pero antes acepta orgullosa que pese a haber gozado todos estos años de triunfo en México, es allá, en Argentina, donde se encuentra el destino de su corazón, tal como ocurre con los aires del bandoneón. 

Programa
Escolaso / Lo cierto somos nosotros / Mi equipaje / Gaviota / Angel Eyes / Hastío / Noche de ronda / Piensa en mí / Maldigo del alto cielo / Basta / Trago de luz / El gavilán / Deja que salga la luna / Milonga sentimental / Hambre / Tomo y obligo / Niebla de riachuelo / Canto mío / Vuelvo al sur.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.