martes, 6 de octubre de 2015

Jaime López: El amor a la palabra


Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional


En divo y enchufado / 6 de octubre, 2015 / Función única / 2: 25 hrs. de duración / 
Promotor: Pablo Fernando Ramírez Alcázar. 

David Cortés
Jaime López es imposible de encasillar. Un poliedro difícil de asir porque siempre está en movimiento. Así ha sido toda su vida trovadoresca y hoy no es la excepción, porque el cantautor propone un viaje, un periplo por la edad del rock and roll, que no es otra que la suya.


La travesía la emprende en un principio solo, apenas él con su guitarra, para soltar sus primeros versos, verbos y conjugaciones. Es una jornada en donde la palabra es la principal protagonista, una compañera a la que el tamaulipeco le hace la corte y ama fraternal, pasionalmente.

Como en toda andanza, aquí también hay escalas. Luego de ese ride en solitario, el compositor llama a Federico Robles (batería) y Jorge Lang (bajo) —su banda de soporte— para hincarle el diente al blues, tiempo que se redondea con la armónica de René Bluesboy García. Es el banderazo de salida para recibir a los invitados, para escuchar, con deleite y en ocasiones perplejidad, los arreglos, las nuevas versiones que a veces con colorete y otras sin él, se vuelven distintas, incluso lejanas a las originales. “Una cosa que te enseña el teatro es que hay que autodestruirse y tocar en el presente, con los músicos que tienes. Porque si no lo haces, eso se queda como nostalgia, como hacer un playback del pasado”, declaró a la revista Chilango.
El compositor hará continuas referencias a algunos iconos del rock: ahora The Who, más tarde Black Sabbath, un poco de Los Locos del Ritmo, guiños a los Stones. Sin embargo, lo mejor es la mirada que hace a su propio trabajo. Cuando invita a Cecilia Toussaint —sin duda su mejor intérprete—, además de emotivo dueto, ella aprovecha las cuerdas de equilibrio que le tiende su hermano Enrique desde el bajo para balancearse y entregar una memorable interpretación de “Cáete cadáver”.
Con Fernando Rivera Calderón prosiguen los acentos de heavy rock que iniciaran con el guitarrista Lino Nava; Alonso Arreola y su bajo dotan a “Chilanga suite” de una densidad impenetrable, un tejido de una musicalidad abigarrada que va del jazz al progresivo sin red de protección y la hace irreconocible en instantes. El Sr. González, con su djembé, colorea los versos (“el dinero echa a perder las manos / y en la nariz te planta su puñetazo”) de “Nocaut”.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
¿Dónde estabas la noche del 6 de octubre de 2015? La frase bien podrá ser un santo y seña en el futuro, el recuerdo del paso de un Jaime López contento, generoso, obsequioso con sus temas, pródigo con las frases y que compartió con amigos y fieles, melodías viejas e inéditas, composiciones que anidarán, o ya lo han hecho, en los presentes.

Programa
En toda la extensión de la palabra amor / Bonzo / Asunto nauseabundo / Castillos en el viento / No me presiones / Con Federico Robledo y Jorge Lang: Obertura / Aguas revueltas / Las mazmorras del blues / A la orilla de la carretera / ¿Cómo ves esa troka? / Junkie amor / Con René Bluesboy García: Nunca me dijo te amo / Sin deberla ni temerla / Tengo la edad del rock and roll / Con Lino Nava: Paranoico / Con Fernando Rivera Calderón: Demos gracias a la democracia / Con Cecilia Toussaint: Tres metros bajo tierra - 1ª Calle de la Soledad / Con Alonso Arreola: Chilanga suite / Con el Sr. González: Nocaut / Con Cecilia Toussaint: Sácalo / Con Cecilia y Enrique Toussaint: Cáete cadáver / Óyeme cabrón - Me siento bien pero me siento mal.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.