martes, 29 de septiembre de 2015

Tercera de forros: Filosofía barata y arrebatos escénicos


Un conjunto de raros peinados nuevos. Diálogo a partir de Charly García / Verónica Gerber Bicecci, Daniel Gutiérrez, Francisco Serrano (moderador) / Salón Blanco / 29 de septiembre, 2015 / 1:30 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Alejandro González Castillo
A su alrededor se aglutinan rumores y anécdotas que se han ido desfigurando hasta transformarse en leyendas. Se dice que alguna vez sentó un cadáver en una silla de ruedas para llevarlo de paseo, que increpó a Bruce Springsteen respecto a quién era “el verdadero jefe” y que Björk sufrió uno de sus desplantes, que los periodistas tiemblan cuando lo tienen enfrente, que se lanzó desde un décimo piso hacia una piscina y que las recepciones de los hoteles del mundo bien podrían tener una foto con su rostro, acompañada de un aviso: “bajo ninguna circunstancia permita que este tipo se hospede”.

Lo que nadie puede negar, porque los discos existen y en sus surcos no caben mentiras, es el atractivo catálogo de temas que el músico le ha heredado al rock en español, ya sea como solista o en los grupos Sui Géneris, Serú Girán o La Máquina de Hacer Pájaros. Sin embargo, más allá de las intrincadas rimas que escapan de su mente y de las múltiples fachadas estéticas que las acompañan, siguen siendo sus declaraciones públicas, los dimes y diretes mediáticos, y, claro, sus arrebatos escénicos, lo que más llama la atención. Charly García. “Quizá no sea un genio, pero es genial”, comenta Verónica Gerber Bicecci; “la verdad, yo creo que este cuate sí está loco”, advierte Daniel Gutiérrez; “vive en otro tiempo, en una realidad alterna, como en una vitrina”, tercia Francisco Serrano. El trío ha llegado al Salón Blanco con la intención de ahondar en ese personaje que hablaba de peinados raros, filosofía barata y pubis angelicales pero, aunque lo intenta, el calor de la plática termina por dejar al artífice de Clics modernos fuera de escena.
Ciertamente el nacido en Buenos Aires cuenta con un historial lo suficientemente robusto como para pasar horas analizándolo; sin embargo, la charla va torciendo su ruta hasta llegar al punto en que el cantante de La Gusana Ciega recuerda lo mucho que le gusta Grateful Dead y el momento en que compuso “Las manos de María la loca”, en medio de un viaje psicotrópico en cierta cabaña; por su parte, la autora de Mudanza abunda sobre los ruidos que rondan su casa —desde la maquinaria de un taller mecánico hasta la bulla de los grupos norteños que tocan “en la marisquería de abajo”— y la acompañan mientras escribe sin dejar de lado los puntos de encuentro que vislumbra entre las matemáticas y las relaciones amorosas. “Pero, a ver, ¿no se supone que íbamos a hablar de Charly García?”, pregunta el moderador entre risas.
“¡Pártela en dos!”, exige la escritora una vez que Daniel toma su guitarra y acerca el micrófono a su boca, porque la idea, a pesar de las divagaciones, sigue siendo homenajear al del bigote bicolor; “como no me sé ninguna de Charly, pues qué mejor que reverenciarlo así, valiéndome madre y cantando una mía”, remata Gutiérrez. De este modo, “En abril” es interpretada a modo de cierre mientras las fans del autor apoyan sus cabezas en los hombros de sus acompañantes, sin reprimir suspiros, esperando que todo acabe para acercarse al que canta y tomarse una foto a su lado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.