martes, 15 de septiembre de 2015

Fernando de la Mora: El país soñado

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


EnCanto por México. Homenaje a los grandes compositores mexicanos. Fernando de la Mora, Orquesta Sinfónica Mexicana (Rodrigo Macías, director), Quinteto del Maestro Gonzalo Romeu, Mariachi Gama 1000, Trío Los Panchos, Tlen-Huicani (Alberto de la Rosa, director) /
 15 de septiembre, 2015 / Función única / 2:30 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Fernando de la Mora está convencido de que México puede ser mejor si cada ciudadano cumple con su tarea. Él hace la suya a la perfección y, por lo visto, sus seguidores también. Gracias a esa feliz convergencia, en un abrir y cerrar de ojos el Auditorio Nacional se convierte en un lugar muy parecido a Utopía, la isla imaginaria de Tomás Moro en donde todo funciona como es debido.


La gente llega temprano, muy bien arreglada para la ocasión. En las mujeres proliferan los atuendos y adornos tricolores, mientras que algunos hombres portan indumentaria charra, campirana o cualquier prenda alusiva a la mexicanidad. Otros se limitan a usar traje o ropa casual, pero en todos se percibe el afán de mostrar la mejor cara para celebrar el 205 aniversario de la Independencia de México.

El vestíbulo del recinto semeja un pueblito idílico donde se lleva a cabo una verbena popular; destaca una fila de puestos adornados con papel maché, donde se expenden aguas frescas, atole, café de olla, buñuelos, pambazos, tamales, flautas, buñuelos. Como en una kermés, los asistentes compran boletos y con ellos adquieren los antojitos mexicanos de su preferencia, que luego consumen en largas mesas mientras escuchan el sonido armonioso de la Marimba Nandayapa. Parece la filmación de una cinta de la Época de Oro del cine nacional, pero en color.
En algún rincón, un pajarito de la suerte saca un papelito que dice: “Tendrás una aventura extraordinaria”. El augurio se cumple minutos después, cuando Fernando de la Mora se presenta acompañado de la Orquesta Sinfónica Mexicana (Rodrigo Macías, director), Quinteto del Maestro Gonzalo Romeu, Mariachi Gama 1000, Tlen-Huicani, Trío Los Panchos y un grupo de bailarines folclóricos comandados por Nieves Paniagua.
En diversas entrevistas previas, De la Mora dijo que el concierto arrancaría a las nueve en punto de la noche; el público tomó en cuenta la advertencia y por eso ocupa sus lugares con la debida antelación. A la hora señalada, el intérprete ofrece “Qué bonita es mi tierra” y de esa forma se abre una ventana al México de ayer, de hoy y de siempre.
El tenor, que ha conquistado las más importantes casas de ópera del mundo, inició su carrera como cantante popular. Él mismo ha dicho que está “muy orgulloso de que así se hayan dado las cosas, porque de ese modo tuve el privilegio de conocer todos los rincones de nuestro país, y por eso no me gusta que las canciones suenen a cantante de ópera”.
La voz de De la Mora suena muy afinada, con gran potencia y, sobre todo, convincente. Se desplaza con naturalidad por los temas rancheros, huapangos, boleros y baladas. Su intención es homenajear a los compositores, cuyos rostros se proyectan en las pantallas cuando suena alguna de sus composiciones; de esa manera desfilan imágenes de Rubén Fuentes, José Alfredo Jiménez, Cucho Sánchez, Tomás Méndez, Agustín Lara, Vicente Garrido, Roberto Cantoral, Gonzalo Curiel, Álvaro Carrillo y Consuelo Velázquez, entre muchos otros.
El programa combina canciones muy conocidas que el público desea escuchar, pero también se incrustan novedades como “México es”, que Guillermo Rocha escribió especialmente para Fernando de la Mora. Antes de ofrecer “Apóyate en mi alma”, de Luis Demetrio, el tenor dice: “Es un tema que casi nadie conoce, y quise incluirlo porque hay que sacarlo de la fila del olvido, además de que tiene un título glorioso”.
Resulta admirable la capacidad de adaptación del artista, quien se amolda al portentoso sonido de la orquesta, al bravío mariachi, a la sutileza del Quinteto, a la algarabía del arpa y la jarana, y a la nostalgia del trío.
A las once de la noche se abre un paréntesis para ver y oír en vivo la ceremonia del Grito desde el zócalo de la ciudad de México, encabezada por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.
El colofón del espectáculo llega con un emocionante popurrí de corridos de los estados, como Chihuahua, Sonora, Coahuila, Guanajuato y Veracruz. A petición popular, el encore incluye “México lindo y querido”, el tema con el que Chucho Monge le puso apellidos a nuestro país (Arturo Cruz Bárcenas dixit), y “¡Viva México!”, de Pedro Galindo, que es un bello himno a “esta hermosa tierra”.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
De la Mora se despide gritando a voz en cuello “¡Viva México!” La gente abandona la sala con el pecho henchido y el alma conmovida. La verbena en el vestíbulo continúa con música de mariachi y se reactivan las filas para acabar, de una vez por todas, con los antojitos y las bebidas.

Internet, Hidalgo y María Grever
Dos semanas antes del concierto, se llevó a cabo una conferencia de prensa en el vestíbulo del Auditorio Nacional, donde el doctor Gerardo Estrada, Coordinador Ejecutivo del Auditorio Nacional, anunció que, por vez primera, el concierto para conmemorar la Independencia sería transmitido en directo a través de Internet, tal como sucedió para beneplácito de quienes no pudieron estar presentes.
En la conferencia, Fernando de la Mora expresó una frase que sirvió para encabezados en los medios: “María Grever es tan importante como el cura Hidalgo”. Y otra que también cimbró a los reporteros: “Cuco Sánchez es tan importante como José Alfredo Jiménez”.
El cantante se definió como un Quijote, cuya principal tarea es preservar el legado musical de México. “No es justo que muchas canciones se pierdan sólo porque ya no son negocio”, dijo. Agregó que “todos los conciertos son de alguna manera homenajes a los compositores, pero en esta ocasión será más palpable porque vamos a hacer evidente quién está atrás de cada canción”.
El tenor comentó que, en 1992, alternó en este recinto con Lucha Villa durante la celebración del Grito; “fue un gran reto, como lo sigue siendo cada vez que me presento aquí, pues me tengo que superar a mí mismo y entusiasmar a la gente que paga un boleto”. De 2009 a 2011, De la Mora se presentó en el Auditorio Nacional el 15 de septiembre, y lo volvió a hacer en 2013, cuando ofreció el espectáculo Mi México lindo y querido. (F.F.)

Programa
Fernando de la Mora, Orquesta Sinfónica Mexicana, Mariachi Gama 1000: Qué bonita es mi tierra / Popurrí: Ella – Si nos dejan – El rey – La cama de piedra – Fallaste corazón – Cucurrucucú paloma – Paloma negra / Popurrí huapangos: Cielo rojo – El jinete – La malagueña / Orquesta Sinfónica Mexicana, Quinteto Romeu: Almendra / Fernando de la Mora, Orquesta Sinfónica Mexicana, Quinteto Romeu: Popurrí: Azul – Granada – Todo y nada – Quién será / Fernando de la Mora, Trío Los Panchos: Popurrí: Contigo – Sin un amor – Sin ti – La barca – Perfidia – Usted – Si tú me dices ven / Fernando de la Mora, Orquesta Sinfónica Mexicana, Quinteto Romeu: Vereda tropical – Apóyate en mi alma – Bonita – Sabor a mí / Fernando de la Mora, Tlen-Huicani: Popurrí: El siquisiri - La bamba – La bruja / Fernando de la Mora, Orquesta Sinfónica Mexicana, Tlen-Huicani: Júrame / Bésame mucho / Frenesí / El triste / Fernando de la Mora, Orquesta Sinfónica Mexicana: No / Popurrí: Si no te hubieras ido – Amor secreto – Hasta que te conocí / Fernando de la Mora, Mariachi Gama 1000, Tlen-Huicani: María Chuchena / El cascabel / México es / Popurrí de los estados / Todos: México lindo y querido / ¡Viva México!





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.