miércoles, 5 de agosto de 2015

Big Band Jazz de México: Madurez en plenitud

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Temporada 2015 / 5, 12, 19 y 26 de agosto, 2015 / Cuatro funciones /
2:20 hrs. de duración / Promotor: Ernesto Ramos.

Rodrigo Farías Bárcenas
Ernesto Ramos es un músico de treintaiocho años, relativamente joven en comparación a la pródiga experiencia que demuestra. Además de tocar el saxofón, funge a manera de gentil maestro de ceremonias, como pivote que motiva a sus compañeros con elocuencia corporal y, sobre todo, es el director que organiza lo que ocurre en el escenario, cual estratega que considera el desarrollo escénico tan importante como el musical. 


Esa visión da resultados: la Big Band Jazz de México (BBJM) es un referente de calidad. Sus dieciséis años de trayectoria hablan de un decidido esfuerzo por sostenerse. Es por eso que Ramos agradece efusivamente a quienes llama “mis músicos resilientes”, por su capacidad para vencer las adversidades, sobre todo las derivadas por escasez de presupuesto. La entrada previa a este reconocimiento, es el equivalente musical de esta disposición psicológica: suena vigorosa, refleja gran seguridad y es estimulante. Ideal para iniciar el espectáculo. 

La BBJM es un colectivo de músicos que ha transformado en una empresa su esfuerzo para atraer a un público diverso hacia el jazz. El centro de atención de ese trabajo es un concepto artístico basado en el formato de la big band, cuyo auge comenzó en los años treinta del siglo XX, hoy de reconocida importancia en la historia del género. Los instrumentistas mexicanos vinculan a los exponentes clásicos con las expresiones musicales actuales, acentuando la identidad de su trabajo con autores locales de distintas épocas. 
El puente entre pasado y presente genera un sonido contemporáneo. En palabras de Ernesto Ramos: “Siempre he tratado de reactivar la memoria auditiva del público. Históricamente, en México hemos tenido grandes orquestas, la de Luis Arcaraz, la de Pablo Beltrán Ruiz…” (El Financiero, agosto 6 de 2015).
Ernesto narra al público, con intervenciones breves y certeras, pasajes importantes en la vida de la agrupación. Como es el caso del origen familiar, producto de una iniciativa de su tío Martín Ramos —actual coordinador general— en un barrio de Xochimilco, al sur de la ciudad de México, en 1999. 
Hace una descripción de la banda como una organización incluyente: amalgama géneros en lugar de separarlos. La selección de temas corrobora sus palabras: entrelaza el jazz de New Orleans con el swing, el rhythm & blues y la música funk, con pasajes de folklor andino y atractivo pop. 
Además de la congruencia artística, destaca la cohesión colectiva. La BBJM cuenta con más de veinte integrantes, agrupados por secciones, con los instrumentos típicos estos combos: trompetas, trombones, flautas, tuba, saxofones, batería, percusiones, teclado, bajo y guitarra. En conjunto producen una sonoridad magnífica, sólida y sugerente.
Es comprensible que con un marco tan atractivo resulte difícil rechazar una invitación a participar. El líder involucra a otros artistas, garantizándoles una experiencia de crecimiento personal y profesional. Así es como detecta y expone talentos desconocidos, o propicia que los ya establecidos se arriesguen a explorar terrenos distintos. Consigue a cambio que el espectáculo se enriquezca. 
Con esa pauta de por medio, la del mutuo beneficio, en el primer set participan la cantante argentina Mariel Trimaglio, el baterista tapatío Iván Núñez y el dúo pop Ha*Ash. Las integrantes de este último muestran una faceta sorprendente al cantar soul y blues, con su interpretación de “At Last”, conocida en la voz de Etta James. En el segundo set, los invitados son Cris Lobo, en la guitarra; Karely Esparza y Óscar Benavides, ambos en el canto. La compenetración entre el elenco de invitados y la banda es total. 
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
El final llega con una versión de “Higher Ground”, de Stevie Wonder, ejecutada con trepidante ímpetu. Los bateristas Iván Núñez y el titular Mario García, entran en un duelo con sus instrumentos, mientras Ernesto Ramos los mira muy atento y con un gesto de satisfacción en su rostro. Se da cuenta que ha sido un éxito la primera fecha, de las cuatro programadas para la doceava temporada consecutiva en el Lunario. 
La Big Band Jazz de México es la misma de siempre, pero mejor: se encuentra en una etapa de madurez plena. 

Programa
Introducción / Urban Contours / Con Mariel Trimaglio (voz): Something New – Tu amor me hace bien – Granada / Con Iván Núñez (batería): Life of the Party / Con Ha*Ash (voces): Ex de verdad - ¿Qué hago yo? – Perdón, perdón / At Last / Con Cris Lobo (guitarra): Limehouse Blues / All of a Sudden / Con Karely Esparza (voz): Cry Me a River / Over the Rainbow / Piensa en mí / Con Óscar Benavides (voz): Feeling Good / Come By Me / Mía / Con Mariel, Karely e Iván: Higher Ground.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.