viernes, 31 de julio de 2015

CD9: El código del idilio juvenil


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

The Party World Tour / 31 de julio y 1 de agosto, 2015 / Dos funciones / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: Westwood Entertainment S.A. de C.V.

Rodrigo Farías Bárcenas 
¿Qué significa el acrónimo CD9, que cinco jóvenes mexicanos usan como nombre de su grupo musical? Según la versión de ellos mismos, se trata de una forma abreviada de Código 9, que utilizan en sus conversaciones telefónicas para indicar un cambio de tema, cuando no desean compartirlas con alguien más. Quiere decir lo mismo que “hay pájaros en el alambre”. 


Estamos hablando, en sentido estricto, de una clave que se refiere a su comunicación intergrupal; pero desde una perspectiva amplia, es decir, como se manifiesta públicamente, apunta hacia una visión idílica de la vida juvenil, que tiene en la fiesta su expresión metafórica. 

La idea del festejo rige la concepción del espectáculo. El principal motivo para celebrar es haber llenado el Auditorio Nacional con sólo tres años de andadura en la industria de la música. También es el inicio de The Party World Tour, que llevará a los cantantes más allá de las fronteras nacionales. 
Cuando formaron el grupo, los integrantes de CD9 eran casi niños. Ahora son jóvenes cuyas edades fluctúan entre los diecinueve y veintiún años. Sus nombres son: Freddy Leyva, Jos Canela, Alonso Villalpando, Bryan Mouque y Alan Navarro. El quinteto surge en 2013, cuando el nicho de las boys bands carecía de exponentes en México, y luego de que fuera reactivado en Inglaterra por One Direction, tres años antes.
Los grupos invitados, Jetlag y Collins, preparan el ambiente festivo con breves, pero estimulantes intervenciones. Trascurren algunos minutos antes de que arribe la banda titular. Mientras tanto, la proyección de una serie de videos con los éxitos actuales del pop anglosajón, ubica al público en un contexto internacional. 
La producción comprende una compleja relación de elementos que dirige la incesante participación del público. Un reloj da la señal para que entren los cantantes al escenario, después de una cuenta regresiva. Son objeto de una cálida recepción, jubilosa en extremo. En lo sucesivo, tanto el estado de ánimo alegre y optimista, como el ambiente bullicioso, se mantienen al circular pelotas, lanzando confeti o creando atmósferas con humo artificial. Es una fiesta en la que parece haber puros conocidos, estrechamente relacionados.
Mención especial merecen el diseño de luces y la instalación de una docena de pantallas, de distintos tamaños. Estas últimas sirven para compartir testimonios de las seguidoras, mostrar a los intérpretes en situaciones distintas al escenario y para que la audiencia vea reflejadas sus reacciones; a veces para indicar qué hacer, o bien como karaoke gigante.
El repertorio comprende las canciones más identificadas con el público, baladas energizadas con una dosis de rock. Cantantes y público interpretan “Aprenderé a vivir” en medio de un firmamento de celulares encendidos. Es el momento más intenso de participación. 
También escuchamos covers procedentes de la música pop (Miguel Bosé, Enrique Iglesias, Ricky Martin), del ala más accesible del rock en español (Miguel Mateos, Rostros Ocultos), y de algunas boys bands representativas (NSync, West Life, Back Street Boys). Estas versiones muestran que el gusto por cierto tipo de música juvenil se ha trasmitido de una generación a otra. Es posible que las seguidoras de CD9 tengan padres de treinta y tantos años o más jóvenes, que a su vez fueron infantes seguidores de Menudo y similares. 
La asistencia está compuesta en su gran mayoría por niñas y jovencitas que no pasan de los quince años, son las llamadas coders. Van en grupo, acompañadas de personas mayores, o como parte de los clubes que marcan su presencia con pancartas o porras que suenan una y otra vez. 
CD9 se desempeña con soltura y capacidad para interactuar entre ellos y con el público. Sus integrantes lucen atractivos, cantan y bailan, pero no componen ni tocan instrumentos. Realizan las  coreografías con una pauta general, gozando al mismo tiempo de libertad para improvisar movimientos. Proyectan intimidad y confianza. 
Antes de que regresen para el encore, las pantallas cobran un papel aún más protagónico como acicate de la participación. Estando tras bambalinas, los cantantes interactúan con sus seguidoras a través de aquélla, dirigiéndoles mensajes que dicen: “¿Quieren otra?”, “¡No las escuchamos!”, o formulando indicaciones: “¡Griten y aplaudan!”. 
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Cuando leemos “¡Celulares listos!”, los muchachos reaparecen al tiempo que la luz de los teléfonos vuelve a iluminar el foro. Cantan “Eres”, en un tono soñador y romántico, acompañándose sólo de un piano. Y concluyen con “The Party”, la canción que les abrió las puertas de la industria musical. Como código, CD9 es sinónimo de actuación interactiva, reflejo del productivo intercambio que el juvenil quinteto ha mantenido en las redes sociales, donde se dio su vertiginoso ascenso. 

Lo divertido de la vida
2013 El grupo CD9 se forma en la ciudad de México. En agosto publica en forma independiente el sencillo “The Party”, compuesto y producido por Mike Zanetti. El video correspondiente se viraliza en corto tiempo en YouTube (cien mil vistas en una semana según testimonio del grupo) y otras redes sociales. A raíz del éxito en Internet, un alto ejecutivo de Sony Music lo contacta, llevando a cabo la contratación en octubre. 
2014 Publica dos EPs durante el primer semestre. En septiembre da a conocer CD9, su primer álbum de estudio, producido por Mike Zanetti y Armando Ávila, con temas de, entre otros, Alex Syntek. “Nuestra propuesta quiere mostrar un rostro divertido de la vida”, comentó Freddy Leyva, uno de los integrantes, en conferencia de prensa. La AMPROFON concedió disco de oro por haber rebasado la cifra de treinta mil ejemplares vendidos. El 10 de octubre en un foro mediano de de la ciudad de México, inician su primera gira, The Party Tour. 
2015 Relanza su álbum debut con el título CD9: Love & Live Edition, con material adicional. En febrero se presenta en un recinto del Distrito Federal de grandes proporciones. El 31 de julio y el 1 de agosto tienen sus primeras presentaciones en el Auditorio Nacional, con localidades agotadas, dando inicio a la gira internacional The Party World Tour, que incluye países de América Latina y España. Entre los reconocimientos que CD9 ha recibido se encuentran: Kids’ Choice Awards, MTV Millenial Awards y Nickelodeon's Kids' Choice Awards. (R.F.B.)

Programa
Preludio 9 - Nuestro secreto / Terminó / Lo que yo te pedí / Bella / Química en común / Muy bien / Popurrí en español / Me equivoqué / Ven dime que no / Aprenderé a vivir / Popurrí boy bands / Para siempre / Eternamente / El final / Ángel cruel / Eres / The Party.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.