viernes, 3 de julio de 2015

Akais Chindos: México baila así



Festival México Muy Flamenco 2015 / 3 de julio, 2015 / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: Ras Arte & Cultura S.A. De C.V.

Alejandro González Castillo
Juan Silva Campallo y Anwar Miranda toman asiento acompañados de sus guitarras para ser seguidos por Cristian Guerrero, Iván Carpio y Chachito Díaz, quienes calientan manos y gargantas con la ayuda de los rasgueos que los guitarristas producen.

El quinteto arranca discreto, musitando acordes y frases, sin embargo el volumen se incrementa una vez que, a paso lento, una docena de bailaores ocupa su lugar en escena. Entonces comienza el fandango; cuando el cante, el baile y el toque se hacen uno con cada olé que la audiencia pronuncia.

Patricia Ibarra y Bárbara Bretón son quienes primero demuestran que un abanico sirve para algo más que manipular el viento, pues se encargan de disfrazarlo de estoque o baqueta. Dueñas de diestras muñecas, ambas giran entre chasquidos, con la mirada fija en las nubes y las piernas marcando el ritmo contra el suelo toda vez que las guitarras callan. A continuación, Carolina Galván, María Cecilia Gómez y Lorena Ortega se provocan entre sí para ver quién se atreve a lucir más brava, como si en lugar de ondulantes holanes sus vestidos presumieran filosos colmillos.
El siguiente trío, compuesto por Patricia Portillo, Cecilia Domínguez y Mariela Thomas, cambia la fiereza del acto predecesor por la coquetería. Labios rojos, pasadores dorados y vestidos violetas son las armas seductoras; un atardecer eléctrico, dibujado con los reflectores del foro bajo las órdenes de Adriana David, es el marco ideal para concretar la obra de persuasión. Y los presentes que gozan del espectáculo en las mesas del Lunario caen rendidos, porque, además, el canto de Díaz, Carpio y Guerrero no hace más que acentuar el encanto de las bailarinas, quienes usan sus abanicos como velos que cubren labios o miradas, dependiendo del ritmo de las palmas de los músicos y de la hondura de los acordes de las guitarras.
Cuando llega el turno de Gisela Martín y Lizette Barrón, queda claro que el desempeño de las dueñas de los tacones, así como la destreza de los del micrófono y las cuerdas, alcanzan su punto más alto. Mientras unos aprovechan las cajas acústicas de sus instrumentos para usarlos como percusiones, las otras apoyan el entramado rítmico con los talones y así, sin armonías de por medio, Rosa Elena Flores y Jorge Antonio Noriega se integran al aquelarre usando muslos y pecho como tambores al tiempo que protagonizan una escena de cortejo donde el garbo de una se confronta con el aplomo del otro. 
Vienen entonces lo olés finales, las piruetas de despedida; los doce bailaores improvisan movimientos en semicírculo mientras los espectadores se ponen de pie, jubilosos. Entre asientos, no falta quien, esforzándose al máximo, hace un zapateado de caótico corte; tampoco las que revisan el grosor de sus tacones para verificar que aguanten unos cuantos palos. Mientras tanto, los integrantes de la Compañía Akais Chindos se abrazan entre reverencias, seguros de que han inyectado algo del espíritu flamenco en la sangre de los asistentes.  

Programa
Taranto: toda la compañía / Solo de músicos: Cristian Guerrero, Iván Carpio, Chachito Díaz, Juan Silva Campallo y Anwar Miranda / Bamberas: Patricia Ibarra y Bárbara Bretón / Jaleos: Carolina Galván, María Cecilia Gómez y Lorena Ortega / Guajira: Patricia Portillo, Cecilia Domínguez y Mariela Thomas / Martinete: Gisela Martín y Lizette Barrón / Alegría: Rosa Elena Flores y Jorge Antonio Noriega / Final de fiesta: toda la compañía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.