viernes, 29 de mayo de 2015

Sasha, Benny y Erik: Los ochenta y algo más



Tour Vuelta al sol / 29 y 30 de mayo, 2015 / Dos funciones / 
2:35 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Tres cantantes surgidos de un grupo de los ochenta y que, siendo adolescentes, vendieron millones de copias de sus discos. A eso hay que sumarle canciones de la misma década que fueron número uno en estaciones de radio de la mayoría de los países latinoamericanos. Y todo se multiplica por diez mil fans que, en su momento, compraron algunos de esos álbumes y escucharon los temas en el cuadrante.

Si la música fuera una ecuación, el resultado sería predecible y el concierto de esta noche estaría lleno de nostalgia al cuadrado. Pero no. Sasha, Benny y Erik no quieren vivir de las viejas glorias de Timbiriche. En lugar de empezar con “El baile del sapo” (aquel éxito infantil en el que aparecían disfrazados de brujas y magos) o “Corro, vuelo, me acelero” (aquella proeza de coreografía juvenil que equivalía a una clase de aerobics), el trío abre con dos títulos que se leen como su declaración de principios: “Punto de partida” y “Nada es para siempre (Esta noche)”. 

“El mundo gira y todo se mueve en espiral”, dice el verso que le corresponde a Erik. En efecto, los tres fueron fundadores de la banda que le puso pop a toda una década, pero saben que tanto sus vidas como sus carreras avanzan en círculos que se alejan cada vez más de ese centro. Sasha lo deja claro cuando interpreta lo que fue su mayor huella en Timbiriche: “Rueda mi mente”. Lo hace de manera acústica, acompañada por una guitarra, concentrada en la limpieza de su voz y alejada del arreglo con sintetizadores que tenía la versión original. Sabe que 1987 está muy lejos, que ya no es esa Sasha con coletas que, según se contaba en el videoclip, estaba enamoraba de su profesor de literatura. 
Benny lo recalca con una metáfora que alude al título del disco que presentan, Vuelta al sol, y que invita hacia el pasado pero no en un típico viaje nostálgico, sino para verlo como un espejo que refleja cuánto han cambiado. “Tenemos una colección de canciones que nos van a reconectar. Son canciones de cuando éramos chiquitos, otros de (el álbum) Primera fila y de éste nuevo. Queremos que esta noche ustedes den una vuelta al sol con nosotros”. 
Ya ha pasado una hora de concierto y la melancolía no aparece. Tampoco se le extraña. Benny ya interpreta lo que fue su mayor golpe solista (“Cielo”), demostrando que él y sus compañeros son algo más que la generación Timbiriche. Es evidente que disfrutan de mandar señales al público y lo hacen de nuevo con “Cómo hemos cambiado”, cover de Presuntos Implicados con arreglos de Benny y fotografías de ellos cuando eran niños y aparecían como los consentidos del programa musical Siempre en domingo. 
Además de la confianza en su presente, destaca su disposición a la democracia. Sin egos ni vanidades (que se sabe fue una hoguera en Timbiriche), se reparten los turnos en el escenario con equidad, Benny y Erik bailan con gracia detrás de Sasha y ella les acompaña en los coros.
Resulta natural que en lugar de auto homenajearse con un popurrí de sus propios temas, lo hagan con los de Soda Stereo, grupo al que, explica Erik, admiran desde que eran pequeños. 
Para cuando llega la nostalgia, los fans ya la reciben como una vuelta más a la espiral de la historia que comparten. Y sí, realizan la coreografía de “El baile del sapo”; y las fans se imaginan que son las princesas tibetanas de aquel Erik Rubín con cabellera larga y china cayendo sobre su espalda; y corren, vuelan, se aceleran como cuando eran jóvenes. Pero saben que no es el centro de su viaje en este show. 
“¿Cómo olvidar los ochenta?”, pregunta Erik. Pero enseguida agrega: “¿Y cómo olvidar los noventa y los dos mil?”. Resume la frase con tres temas emblemáticos (“Matador”, de Los Fabulosos Cadillacs; “Sin documentos” de Los Rodríguez; “Don Diablo”, de Miguel Bosé) y otra vez un argumento irrebatible en forma de canción: “Así es la vida”, de Elefante.
Antes de terminar y en un ejercicio de perfecta paridad, cada uno se despide. “Gracias a quienes nos reciben por primera vez”, grita Erik, y saltan entonces cientos de espectadores que habían pasado desapercibidos: niños que demuestran que la generación Timbiriche no tiene edad. “Gracias a los que jugaron a ser nosotros cuando estábamos chiquitos”, comenta Sasha provocando, ahora sí, un suspiro de nostalgia colectiva. “Gracias por estar con nosotros en esta vuelta al sol”, grita Benny
Luego, una selfie para la memoria, para compartirla en ese cerebro global que es la red social, y para que dentro de muchos años los cantantes y sus fans recuerden que “nada es para siempre”.

Tres nuevas historias
“Somos fans uno del otro”. Lo ha dicho Benny de Sasha, ella de Erik, Erik de Benny… en fin, todas las combinaciones posibles de admiración tripartita. Desde que se reunieron, por iniciativa de una compañía discográfica, hablaron de abrir un nuevo capítulo en su carrera y pocas veces mencionan el legado Timbiriche. Ésta es la recapitulación del nuevo trío. 
29 de junio de 2012. Graban Primera fila, álbum en una sesión en vivo. “Nuestra naturaleza es evolucionar, movernos, no podemos detenernos”, dijo Sasha al presentarlo al público.
20 de octubre de 2012. Comienzan una gira por México, Estados Unidos y Centroamérica. “Queremos seguir juntos porque nos gusta”, comentó Erik cuando se anunció el tour. 
11 y 12 de abril de 2013. Graban los conciertos que ofrecen en el Auditorio Nacional. “Este trío ha funcionado porque nuestras personalidades han compaginado”, recalcó Erik durante el show.
Agosto de 2014. Lanzan “Esta noche”, el primer sencillo del nuevo álbum, Vuelta al sol. “Tenemos una gran necesidad de seguir creciendo, de buscar reconocimiento”, aseguró Benny en la presentación oficial.
13 de noviembre de 2014. Estrenan Vuelta al sol. “Este álbum es nuestra presentación como grupo”, contó Sasha en el Bosque de Chapultepec, donde lanzaron el disco.
21 de febrero de 2015. Anuncian su nueva gira. La primera parada, el Auditorio Nacional. “Es un tour con canciones nuevas para conectarnos con un público diferente”, señaló Sasha.
29 de mayo de 2015. Primer show del tour Vuelta al sol, en el Auditorio Nacional. “Con nadie he tenido la oportunidad de dar tantas vueltas al sol como con el maestro Erik y la maestra Sasha”, comentó Benny. (J.A.Q.)

Programa
Punto de partida / Esta noche / Todo tiene su lugar / Cada beso / Si no es ahora / Rueda de mi mente / No para de llover / Cielo / Sin ti / Cómo hemos cambiado / Persiana americana / Juegos de seducción / Temblor / Música ligera / Contigo / Siento / Inspiración / El baile del sapo / Princesa tibetana / Corro, vuelo, me acelero / Tú y yo somos uno mismo / Vivimos siempre juntos / Será el aire / Con todos menos conmigo / Sin documentos / Don Diablo / Matador / Así es la vida / Japi. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.