sábado, 9 de mayo de 2015

Mexicanto: Treinta años no son nada

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Estás aquí / 9 de mayo, 2015 / Función única / 2:35 hrs. de duración / 
Promotor: Juan Francisco Roque García.

Fernando Figueroa
Aunque se presentan juntos “desde hace un chorro de años”, David Filio y Sergio Félix no pierden la frescura ni el entusiasmo al cantar, además de que cada día son mejores guitarristas, tal vez los más destacados en el género al que se ha dado en llamar trova contemporánea.

Podría decirse que cada show de Mexicanto es una oda a las herramientas musicales que pulsan, y por eso no puede faltar en su repertorio “Una guitarra”, tema de Gerardo Peña que dice: “Mi pan de cada día, / arca de la rebeldía, / canción, cuerdas, casa de madera, / ventana, consejera”.

Como un símbolo, a los pies de los cantautores se observa el esqueleto de una guitarra carente de tapa, cuerdas y clavijero. Además, tienen como invitado a Félix Serrat (hijo de Sergio Félix), quien toca la guitarra eléctrica con una habilidad portentosa que hace pensar en un futuro muy prometedor para él, tal vez en el mundo del rock o del jazz, pues tales son las vertientes que fluyen de su accionar. En el piano se alternan otros dos elementos de gran valía, César Iván Filio y Gil Chávez.
Esta noche Mexicanto muestra Estás aquí (2015), álbum que inicia los festejos de tres décadas de unión artística, aunque en realidad hubo un paréntesis de casi cinco años, cuando cada uno de ellos bregó por su cuenta sin dejar de ser amigos íntimos. Debutaron como dueto el 13 de diciembre de 1985, durante un homenaje a José Ángel Espinoza Ferrusquilla, en Culiacán. 
El destino de David Filio se selló desde la cuna, pues su padre fue Tilín, El Fotógrafo de la Voz, y su madre una concertista de piano, sobrina del Chino Herrera. Aún adolescente, Filio se convirtió en guitarrista de Chava Flores y fue escudero del gran cronista durante dos años y medio.
Filio era admirador del dueto Nuevo Amanecer, conformado por Sergio Félix y Martha Isabel, a quienes servía en sus giras como ingeniero de sonido y telonero. La base de operaciones de los tres era El Sapo Cancionero, célebre espacio de Ciudad Satélite por donde han pasado Guadalupe Pineda, Virulo, Amaury Pérez, Édgar Oceransky, Fernando Delgadillo y, por supuesto, el ya mencionado Chava Flores.
El éxito de Mexicanto se basa en la justa combinación de temas propios (“Me basta”, “Claro que”) y ajenos: “Coincidir” (Alberto Escobar), “No te salves” (Benedetti-Márquez), “Andrómeda” (Alejandro Santiago). Este último compositor sube al escenario como invitado para participar con su voz en “Agua de mar” y el público se enardece.
La influencia en ellos de la Nueva Trova Cubana es evidente, sobre todo de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez (este último gran guitarrista también); los motiva tanto la mujer amada como la que los desdeña, pero también externan su posición contra la injusticia. 
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Antes de despedirse, agradecen la presencia de Margarita Zavala, quien ha estado varias veces en este recinto para disfrutarlos. Le dedican “Sólo le pido a Dios” (León Gieco) y el piso se cimbra con la reacción de los fans, quienes se convierten en “los niños cantores del Lunario”, tal como los define el bromista Sergio Félix.

Programa
Vida / Nuestro edén / Andrómeda / Agua de mar (con Alejandro Santiago) / Estás aquí / Por los mares de cupido / Torció camino al mar / Todo vale hoy / Días de guardar / Fogata / Me basta / Que a su padre se parezca / Te vi llegar / Coincidir / Otra vez / Claro que / Buscando anhelos / No te salves / Una guitarra / Cada día / Sólo le pido a Dios.
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.