jueves, 28 de mayo de 2015

Javier Camarena: Una voz marca Stradivarius


Javier Camarena. “Príncipe entre tenores”. Con la Orquesta Sinfónica de Minería (José Areán, director asociado), Coro EnHarmonia Vocalis (Fernando Menéndez, director); Rebeca Olvera, Stefano De Peppo, Carsten Wittmoser, Guadalupe Paz, Josué Cerón, Karen Gardeazabal, Juan Enrique Guzmán, Angélica Matta
28 de mayo, 2015 / Función única / 2:20 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
El 21, 25 y 28 de abril de 2014, en el Met de Nueva York, Javier Camarena participó en La Cenicienta, de Gioachino Rossini, y en dos de esas funciones repitió el aria “Si, ritrovarla io giuro”. De esa manera se unió al selecto grupo de cantantes a quienes se ha dado tal distinción en el Lincoln Center durante los últimos setenta años: Luciano Pavarotti (1994) y Juan Diego Flórez (2008, 2012 y 2014). Nadie más.
En una de esas actuaciones de Camarena, estuvo presente como espectadora la flautista y productora Marisa Canales, quien recordó así aquel momento: “Era más que pirotecnia vocal, era el arte; eso fue lo que nos cautivó, lo que nos hizo llorar. Porque una pirotecnia vocal te emociona, pero un gran artista te toca unas fibras que van más allá de ver algo peligroso, porque es como ver a un equilibrista en un alambre, sin red abajo” (El Universal, 04-08-2014).


Anthony Tommasini, crítico de The New York Times, escribió acerca del estreno de La Cenicienta (donde no hubo bis): “Sólo recientemente las audiencias del Met se han dado cuenta de que el señor Camarena está convertido en un príncipe entre tenores. Él tiene buena técnica, un montón de energía, vitalidad rítmica y capacidad para el bel canto. A lo largo de su registro, su voz es cálida, melosa y penetrante, ya sea en frases suaves o en ráfagas de intensidad. También posee una encantadora presencia juvenil”.

Desafortunadamente, esas presentaciones del veracruzano no formaron parte de las transmisiones en vivo que presenta el Auditorio Nacional desde el Met, pero unos cuantos días después, durante el intermedio de Cosi fan tute, se proyectó el video del bis en la pantalla gigante. La reacción de público fue entusiasta.
Trece meses después, Camarena está aquí en vivo y acomete la misma aria de Rossini con un poderío que deja estupefactos a quienes antes enfrentaron la lluvia para venir a admirarlo. En efecto, tal como señaló Canales, el tenor parece caminar sobre el alambre, pero no puede decirse que esté sin protección porque a unos cuantos metros de él tiene a José Areán dirigiendo con firmeza y seguridad a la Orquesta Sinfónica de Minería.
“Sí, encontrarla yo juro”, dice a solas el camuflado príncipe Ramiro (Camarena), luego de que Angelina (Guadalupe Paz) le ha comentado que, si realmente tiene interés por ella, la hallará. El Coro EnHarmonia Vocalis arropa el discurso del enamorado, quien remata con unas notas agudas que parecían inalcanzables.
A continuación, en las pantallas puede verse al tenor Francisco Araiza, quien opina acerca de su alumno: “Desde que Javier Camarena ganó el concurso Carlo Morelli, mostró un talento excepcional como para triunfar a nivel internacional. Aquella sospecha se ha convertido en una hermosa realidad. Tiene un legato impecable y un registro agudo floreciente. Al dominar el repertorio mozartiano pertenece al privilegiado grupo de los Stradivarius de los cantantes, y por eso ha alcanzado pináculos jamás imaginados”.
Otro momento cumbre de la gala se produce con “Ah! Mes amis”, de La hija del regimiento (Donizetti), aria que exige nueve notas de do sobreagudo. En noviembre de 2014, el público del Teatro Real de Madrid pidió a Camarena un bis de ese fragmento en dos funciones consecutivas. El Auditorio Nacional también se cimbra y la piel de los espectadores se eriza porque el virtuosismo del intérprete parece no tener límites.
A lo largo del programa no sólo luce Camarena como solista, pues sus acompañantes crecen a su lado y le dan buena réplica: Rebeca Olvera (soprano), Stefano De Peppo (bajo-barítono), Guadalupe Paz (mezzosoprano), Josué Cerón (barítono), Karen Gardeazabal (soprano), Juan Enrique Guzmán (tenor) y Angélica Matta (mezzosprano). Como recurso escenográfico, en la pantalla del fondo se proyectan bellas imágenes que ilustran lo que acontece en el escenario, generadas por el videoasta Rafael Blásquez.
Al tomar la palabra, el tenor principal agradece la presencia del público y expresa su gran emoción por estar en este recinto, luego de una gira por varias ciudades de la República Mexicana. Hace un exhorto para que el país salga adelante de los momentos difíciles con ayuda de la cultura, y pide que “no nos sintamos mexicanos sólo durante el Mundial”. En el encore, todo el elenco ofrece “Va pensiero”; pero ante la exigencia generalizada, Camarena cierra con “La donna e mobile”. La última ovación aún resuena en las paredes y los alrededores de Reforma y Campo Marte.

De Xalapa a Zúrich
Aunque Javier Camarena (Xalapa, 1976) quería ser pianista de conservatorio, el destino lo envió primero a la Universidad Veracruzana y luego a la Universidad de Guanajuato para que se graduara con honores en la licenciatura en música. En esas instituciones sus maestros lo convencieron de que tenía un buen futuro como tenor.
En 2004 ganó el Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli y eso le abrió las puertas para debutar, el mismo año, en el Palacio de Bellas Artes. Lo hizo como Tonio en La hija del regimiento, el mismo papel que lo consagraría diez años después en Madrid.
En 2005 obtuvo el premio Juan Oncinas del Concurso Franciso Viñas, de Barcelona. Al año siguiente viajó a Suiza para estudiar en el International Opernstudio y ahí fue contratado por la Casa de Ópera de Zúrich, donde es solista principal de repertorio belcantista.
Especialista en Mozart, Rossini y Donizetti, ha sido aclamado en importantes recintos del mundo como la Ópera Estatal de Viena, la Ópera de París y el Wigmore Hall de Londres. Lo han dirigido grandes figuras como Fabio Luisi en el Met, y Claudio Abbado y Zubin Mehta en el Festival de Salzburgo.
Ha compartido el escenario con cantantes de la talla de Joyce DiDonato, Cecilia Bartoli, Natalie Dessay, Diana Damrau e Isabel Leonard, entre otras.
Su álbum Recitales (2013) incluye canciones italianas y mexicanas, grabadas en vivo con el pianista Ángel Rodríguez. Serenata (2015), contiene temas de autores mexicanos y lo acompañan en el teclado tanto Rodríguez como el maestro Armando Manzanero. (F.F.)

Programa
El barbero de Sevilla (Gioachino Rossini): Obertura - Ecco ridente in cielo - Mi par d’esser con la testa… / La Cenicienta (Gioachino Rossini): Obertura - Tutto è deserto… un soave no so che - Si, ritrovarla io giuro / La sonámbula (Vicenzo Bellini): Prendi l’anel ti dono / Intermedio / El rapto en el serrallo (Wolfang Amadeus Mozart): Obertura, Ich baue ganz - Welch ein Geschick… - Nie werd’ ich deine Huld verkennen… / Lucía de Lammermoor (Gaetano Donizetti): Chi mi frena in tal momento / La hija del regimiento (Gaetano Donizetti): Obertura, Rataplán - Ah! Mes amis / Encore: Va pensiero / La donna è mobile. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.