viernes, 17 de abril de 2015

Monocordio Trío: La reinvención del vuelo



Pájaros y cuchillos / 17 de abril, 2015 / Función única /
2:00 hrs. de duración / Promotor: María Araceli Bribiesca Dávila.

Alejandro González Castillo
Nunca antes la dotación instrumental había sido tan reducida para Monocordio, el concepto donde Fernando Rivera Calderón ha impreso sus composiciones a lo largo de catorce años. Con cinco discos grabados en estudio, ayudado de cuerdas, coros, metales, sampleos, sintetizadores y percusiones, el cuerpo de canciones del autor se encuentra cubierto de matices del más variado pelaje; pero esta noche la austeridad impera y acompañado exclusivamente de bajo y batería, el guitarrista y cantante redescubre sus alcances.


“Decidí invitar a mis queridos amigos Alonso y Chema Arreola para llevar a cabo la locura de reinventar a Monocordio”, expresa el compositor mientras a sus espaldas un pajarraco extravía plumas y carne conforme la tonalidad de las luces del recinto muta.

El vuelo que aquel ser alado lleva a cabo bajo los reflectores cruza fronteras distantes; de Macondo y Zapotlán El Grande, y de las palabras de Gabriel García Márquez y Jaime Sabines a los fantasmas de Juan José Arreola. Planea sobre los paisajes más contrastantes de México, “un país donde la muerte y la vida se llevan tan bien”, y hace paradas en sitios inexplorados; “traigo canciones nuevas, a lo mejor más frívolas, quizás sean la muestra de que estoy envejeciendo”, comenta Fernando antes de ejecutar “Chicas en bici” y proseguir con “Triste pero feliz”, porque “no todo es felicidad y finalmente no pudimos evitar ciertos sentimientos”. Sin embargo, el aleteo del ave va más allá de la atmósfera terrestre, alcanza lo etéreo una vez que sobrevuela los parajes sónicos de compositores que han influenciado a Rivera Calderón cuando éste homenajea explícitamente a Jorge Drexler, Charly García y David Aguilar; mientras, entre líneas, las huellas de Jaime López, Fito Páez y José Manuel Aguilera resultan evidentes.
Por su parte, los hermanos Arreola no sólo trabajan en la edificación de la base rítmica. A pesar de que el temario de la velada luce rico en melodías, el bajista aprovecha los templetes armónicos que el guitarrista construye para lucir su destreza en las cuatro cuerdas con intrincadas figuras; asimismo, el baterista no se ocupa exclusivamente de tundir los tambores con rabia, sino de dotar a sus baquetas de la sutileza necesaria para escalonar las emociones que el cantante proyecta. Es decir, el trío no sólo se dedica a tonificar la musculatura de temas como “Yofo” y “La hora del tiempo”, también se encarga de expandir las posibilidades de su cancionero con la unión de las voces de Jazmín Solar y Denise Gutiérrez a lo largo de “Beso de tres”, o con la aparición del MC Mardonio Carballo en “Escalera”.
Antes de inclinarse ante quienes aplauden a modo de adiós, el menor de los Arreola aprovecha la introducción de “Un día de esos” para darle un beso a su hermano, un gesto que retrata con fidelidad que el trato que esos tres firmaron para presentarse en el Lunario va más allá de las partituras. Luego, el abrazo final que se conceden, entre risas que anticipan la fiesta que se avecina más allá de los camerinos, no oculta el grado de camaradería que se profesan. Ahí, a la orilla del escenario, entre gritos que exigen un encore más, tiene lugar el verdadero “Beso de tres”, aquél que le permite a los músicos, cuales aves que surcan las nubes, abandonar la tierra por unos cuantos minutos. 

Programa
Tratando / Tú / Me haces existir / Chicas en bici / Triste pero feliz / La vida de un beso / Sabines / Escalera / Amar es combatir / La verdad es una mentira / Dos extraños / Inoportuna / Eco / Ella brilla / La hora del tiempo / Función / A veces / Fin del mundo / Beso de tres / Yofo / No existe más / Un día de esos / Siento / Siempre te busqué. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.