jueves, 16 de abril de 2015

Cumbia Benavides: Colombia en México

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Llévame / 16 de abril, 2015 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: Javier Tomás Castro Flores.

Fernando Figueroa
Héctor Benavides, ex bajista del Grupo Niche, siempre tuvo la ilusión de crear un conjunto con sello y nombre propios. En 2010 dijo “manos a la obra” y esta noche presenta en sociedad el primer álbum de Cumbia Benavides, Llévame, que es la muestra fehaciente de que aquel sueño infantil se cumplió.

Llévame es un disco con una decena de temas, nueve de ellos inéditos, y un cover, “Estúpida”, que hace un lustro popularizó la puertorriqueña India, La Princesa de la Salsa. Las canciones nuevas del redondo son de Jhon William Upegui, quien ha compuesto para Maelo Ruiz, Ismael Miranda y Willy González, entre otras figuras.

Héctor Benavides ha dicho que su intención al presentarse en vivo es transmitir alegría a partir de una fusión de la música de su país con la de México, especialmente la norteña, “gruperona”. En el repertorio hay composiciones de Marco Antonio Solís (“Más que tu amigo”) y Fato (“Terrenal”, “Directo al corazón”, éxitos de Julión Álvarez y Pepe Aguilar, respectivamente); pero también de Ana Gabriel (“Quién como tú”, “Simplemente amigos”), y aquel hit inolvidable de Sonia López con la Sonora Santanera: “El ladrón” (“pero ven y ven a robarme a mí”).

Cumbia Benavides es un combo formado por excelentes músicos que nacieron en Venezuela, Cuba, México y, por supuesto, Colombia, la cuna del ritmo que es capaz de poner a bailar a un moribundo. Por supuesto, en el Lunario hay una pista y varios de los asistentes le sacan brillo al piso con estudiados pasos o producto de la improvisación; lo importante es mover el cuerpo y así sacarle tarjeta roja a las tensiones. Aquí nadie se acompleja por el hecho de que en el escenario haya dos parejas de bailarines profesionales que son un buen condimento del espectáculo.
William Muñoz y Osman Ocoró son los cantantes principales y se muestran a la altura de los virtuosos instrumentistas (teclado, metales, acordeón, timbales, congas, bajo, güiro). Leidy Gutiérrez y Juliana Ovalle cantan cuando las letras así lo exigen, sobre todo en los asuntos del duro y contra ellos. La exacta combinación de covers y temas inéditos mantiene un creciente interés en las mesas y en la pista. Cumbia Benavides hace honor a su nombre en cuanto a género musical, pero además coquetea con la rumba, la guaracha y hasta el pop (“Te amo”, de Franco de Vita). 
El final llega con la aparición de un tambor alegre y una tambora, que remiten a las raíces negras de la cumbia; también surgen tres nuevas parejas de baile folclórico, con indumentaria de origen colonial; ellos con sombreros de campo y ellas con cirios que, hace siglos, servían para alumbrar la noche y como defensa contra arrumacos varoniles no deseados.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Ante la petición unánime de una canción más, Cumbia Benavides repite “Tan color de rosa”, un tema muy alegre que aborda la infidelidad de una manera juguetona. Aquí no hay lugar para la tristeza, todo es motivo de jolgorio y euforia. 

Programa
Quiero llenarte / Como la flor / Más que tu amigo / Fui la engañada / Ven tú / Estúpida / Te amo / Ladrón / En los brazos de la noche / Terrenal / Llévame / Quién como tú / No queda nada / Eres mi droga / Mi todo tú / Me muero / Tan color de rosa / Simplemente amigos / Tirano corazón / Directo al corazón / Amarte en secreto / Mix colombiano / Tan color de rosa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.