jueves, 26 de marzo de 2015

Julión Álvarez: El de siempre, sencillo y trabajador



Julión Álvarez y su Norteño Banda / 26, 27 y 28 de marzo, 2015 / Tres funciones / 
3:00 hrs. de duración / Promotor: ZZOOM Access, S.A. de C.V.

Rodrigo Farías Bárcenas
Durante los recorridos que Julión Álvarez hace de un lado a otro por el frente del escenario, hay segundos en los que se detiene para recibir obsequios de sus seguidoras. Por acá unas flores o un rosario, por allá un sostén que atrapa en pleno vuelo. También posa para las selfies, no importa si por un instante deja de cantar, y corresponde a los saludos de mano. Parece no haber límites que lo separen de la gente. 

En cierto momento, permite que una joven madre le acerque a su hijita, de unos tres años, a la que saluda poniéndose en cuclillas. La señora regresa feliz a su lugar, aunque la niña se ve algo asustada por el fugaz encuentro con aquel extraño, y porque súbitamente se ve rodeada de celulares que la captaron. La actitud del cantante es generosa, complaciente y, como en el caso de la criatura, paternal. 

Esa imagen, la de la niña y el artista, nos habla acerca de lo variado que es el público reunido: mujeres, hombres, jóvenes y adultos. El cantante se encuentra en un momento decisivo, debido a que está llegando a nuevos públicos, pasando de los sectores populares a otros con mayor poder adquisitivo. Así contribuye a la expansión de la llamada música regional mexicana. 
“Gracias a Dios —comentó el intérprete— la música que hacemos está ganando mercado, llega a gente de un sector económico más alto” (El Mercurio, diario de Tamaulipas, 28 de marzo de 2015). 
La popularidad de Julión Álvarez crece de manera acelerada. Inicia su carrera en Sinaloa antes de cumplir veinte años, aunque es originario de un pequeño pueblo de Chiapas. Motivado por un firme deseo de trascender y guiado por una incansable disposición, en doce años pasa de sus actuaciones en cantinas y marisquerías, a los foros más importantes del país. En este fenómeno de expansión también tienen que ver los apoyos de la radio y de la televisión. Su exitoso paso como coach por el programa de concurso La Voz México, provocó una mayor demanda de su trabajo.
Es visible la emoción que siente cuando se dirige al público para agradecerle que haya agotado el boletaje de tres presentaciones en este recinto. Gracias a esta demanda, hay dos conciertos más para el 13 y 14 de noviembre próximo. Él ha dicho que no es famoso. Conocido, sí: “Tenemos más compromisos, pero seguimos siendo los mismos de siempre, sencillos y trabajadores” (El Universal, 26 de marzo de 2015). 
La importancia que le concede al hecho de haber llegado al Auditorio Nacional no se queda en la palabras, se advierte sobre todo en los recursos empleados para producir el evento, en cuanto a iluminación, audio y pantallas de video que cubren los costados y la parte trasera del escenario. En éste se distribuyen veinte músicos, su trío de bajo sexto, tuba y acordeón, más banda que lo acompaña. 
Se trata de una producción de primer nivel, planeada y ejecutada de manera eficaz, coordinada. Por eso extraña que horas antes del concierto, Julión Álvarez haya mencionado en conferencia de prensa: “Somos un grupo que no planea, presentamos sobre la marcha los temas de acuerdo al ambiente del público” (Zócalo, diario de Coahuila, 26 de marzo de 2015). Para entendernos: el cantante sí se desempeña con espontaneidad, pero el espectáculo no es improvisado. 
¿Cómo se elaboró el programa? En vista de que la información difundida omite este aspecto, uno se imagina al sureño que conquistó el norte consultando a sus músicos y a su equipo de management, con el apuro de hacer la selección de temas y cómo secuenciarlos. Trance difícil, por la abundancia de repertorio. 
Para no provocar percepciones equivocadas, además, se deslinda de temas controvertidos, como el narcocorrido. Al respecto, a través de la agencia Efe dirige un mensaje a quienes lo asocian con este subgénero: “Si ponen un poco de atención a mi música o escuchan lo que hemos grabado, entenderán que no es así” (citado por el portal 7/24, 26 de marzo de 2015). 
Se da cuenta de que lo mejor es incluir el mayor número de canciones, para complacer al máximo a la gente, prolongando el concierto a tres horas. Y también de que le gustaría, para ver qué pasa, llevar la música norteña hacia el pop, terreno en el que ha estado trabajando con Jorge D'Alessio. Es lo que hace: explorar. Pero eso no es todo, agrega un segmento de música ranchera. Con un trazo general, la secuencia transcurre así: una sección concentrada en su discografía, otra intermedia con mariachi, y para terminar un popurrí.
La vestimenta de Julión, típicamente norteña, combina sobriedad y elegancia. Pantalón, camisa y saco en color negro. Sombrero texano y botas puntiagudas. Conserva el porte durante la jornada pese a que el trajín es intenso y lo llena de sudor. 
Le canta a las relaciones amorosas, por un lado a los vínculos personales malogrados por la infidelidad, el abandono y la traición. Por el otro, a la parte gozosa en la que aparece el sexo como impulso del cuerpo, es el deseo satisfecho. Y en menor proporción, ofrece alegres imágenes campiranas. El público lo acompaña con la misma pasión que la suya, siguiéndolo con ademanes, gestos y pasos de baile que acentúan la empatía. La sucesión de canciones es vertiginosa, parece interminable, hasta que el reloj hace valer su autoridad. Qué difícil le resulta decir adiós.
Ahí queda, como un momento clave del concierto, el “atrevimiento” (como así le llama J.A.) de invocar, acompañado de un mariachi, la memoria de grandes autores e intérpretes de la música popular mexicana, como: Tomás Méndez, Lola Beltrán, Joan Sebastian, Marco Antonio Solís, Vicente Fernández o José Alfredo Jiménez. Tributo que representa un nivel de aspiración. 

De Chiapas para México
1983 Julio César Álvarez Montelongo es el nombre real de Julión Álvarez, cantante y productor. Nace el 11 de abril en el seno de una familia dedicada a la agricultura y a la ganadería, radicada en Benito Juárez, un pueblo del municipio de La Concordia, en el estado de Chiapas, México. Su vocación por el canto es patente desde la niñez. 
2002 A los diecinueve años se traslada a Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, para estudiar la preparatoria y la carrera de ingeniería mecánica, que deja trunca. En un baile conoce a Poncho Lizárraga —de la Banda El Recodo, que estaba de gira por el estado—, quien a su vez le presenta a su sobrino, Alberto Lizárraga. Por su conducto ingresa a la Banda Mr. Lobo, ya radicado en Mazatlán, Sinaloa. Una vez fuera de esta agrupación, empieza a cantar en cantinas y restaurantes. 
2003 Ingresa a la Banda MS, de Sergio Lizárraga, donde permanece por más de tres años con un trabajo destacado.
2007 Corazón mágico es su primer disco como solista (Machete Music, subsidiaria de Universal Latino), con el nombre artístico de Julión Álvarez y su Norteño Banda. Ahora es parte de una agencia que lo impulsa en el circuito de presentaciones. 
2008 Aumentan sus giras por la República Mexicana y da a conocer tres compactos: Desde Mazatlán a mover el cu… (Machete Music), Cumbia del río (Disa) y Corridos (Disa / ASL). 
2009 Con “Y tú” y “Eres todo, todo”, dos sencillos del álbum Con banda (Disa / ASL), irrumpe con mayor fuerza en la radio. 
2010 Publica El rey del carnaval (Disa) y Ni lo intentes (Disa). Su punch radial empieza a generar un público masivo en sus conciertos. 
2011 Su nueva producción se titula Márchate y olvídame (Disa). Llena los palenques, con presentaciones de hasta cuatro horas. Obtiene ocho nominaciones a los Premios Billboard de la Música Regional Mexicana. A fines de año, recibe dos nominaciones para los premios Lo Nuestro.
2012 El sencillo “Márchate” es difundido con éxito en la radio de Estados Unidos. En agosto da a conocer En vivo (Disa). Llena el teatro Nokia, de Los Ángeles.
2013 Tu amigo nada más es el primer disco para Disa/Fonovisa. Sigue creciendo el éxito comercial de sus grabaciones y presentaciones. Con la cantante Marisoul graba una versión de “Sólo le pido a Dios”, del rockero argentino León Gieco.
2014 Pone en circulación Soy lo que quiero: Indispensable (Fonovisa). Participa como coach en el programa La Voz México. Gana su pupilo Guido Rochín.
2015 A principios de año empieza a promover El aferrado (Fonovisa). En marzo, unos días antes de inaugurar sus presentaciones en el Auditorio Nacional, el presidente Enrique Peña Nieto lo reconoce, declarando que es un ejemplo para la juventud mexicana. (R.F.B.)

Programa
Con banda: Y así fue / El envase / Soy lo que quiero / El jarioso / El toro viejo / Y tú / Dime / A donde quiera que vaya / El bombón – Lupita / Te hubieras ido antes / Olvídame / Y me da vergüenza / Ojos verdes / Corazón mágico / Conozco una negra / María – Take On Me (cita) / Las mulas de Moreno / Dime / Mi mayor anhelo / Terrenal / Manos arriba / Devuélveme a mi chica / El amor de su vida / Con mariachi: Cucurrucucú Paloma / Tatuaje / Sentimental / La ley del monte / No me sé rajar / El rey / Ella / México lindo y querido / Con banda: Tragos de amargo licor / Disculpe usted / Me va a extrañar / Popurrí: Mi eterno amor secreto – Si no te hubieras ido – Márchate – Veinticinco de diciembre – El sinaloense – El pávido návido – La loba del mal – Ni lo intentes – Lágrimas – Eres todo, todo – Y así fue. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.