jueves, 5 de febrero de 2015

Su majestad, el bolero: Del éxtasis a la congoja

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Angélica Aragón, Roberto D’Amico, Doris, Salomé, Fernando Cravioto, Hebert Clavel, Francisco López y Rodrigo Guitérrez / Del 5 al 8 de febrero, 2015 / 
Cinco funciones / 2:30 hrs. de duración / Promotora: Angélica Aragón.



Fernando Figueroa

Su majestad, el bolero llega a la tercera temporada en el Lunario porque es un espectáculo con cimientos sólidos y acabados de lujo; consta de una treintena de geniales composiciones, interpretadas con pasión por cantantes e instrumentistas, más un par de actores que recrean algunas atmósferas que dieron lugar al nacimiento de esos temas.
En el elenco, Angélica Aragón cumple a cabalidad el doble papel de actriz y cantante (inolvidable su versión en francés de “Échame a mí la culpa”, escrita por su padre, Ferrusquilla). La acompañan el histrión Roberto D’Amico, las voces de Doris, Salomé y Fernando Cravioto (hijo de don Humberto), y los músicos Hebert Clavel (piano), Francisco López (bajo) y Rodrigo Gutiérrez (saxofones y flauta).
Su majestad, el bolero es una especie de sesión espiritista en la que Angélica Aragón y Roberto D’Amico fungen como enlace entre los creadores de las canciones y el público. De pronto, ella es Consuelo Velázquez al explicar que nunca había tenido novio cuando compuso “Bésame mucho”, y al rato es una María Grever entristecida porque tiene que vender su piano por apremios económicos. También se transforma en alguna musa non sancta de Agustín Lara, mientras que D’Amico hace las veces del Flaco de Oro y de otros personajes.
Al fondo del escenario, en el costado izquierdo, hay un artista con lentes oscuros que desempeña un papel fundamental; se trata de Hebert Clavel, quien además de tocar el piano es el arreglista y director musical del show. Las yemas de sus dedos no sólo se deslizan por el teclado sino también, con discreción, sobre el libreto que siguen los actores (en su caso mediante el sistema de lectura Braille). De ese modo, su ceguera no es obstáculo para que sepa el momento preciso en que termina un diálogo y entra la música, y así lo hace saber a los colegas que siguen sus directrices.
Hebert Clavel se siente en el Lunario como en casa (“es un lugar muy bien equipado, confortable para el público y los artistas”). Ha participado aquí en las diez funciones previas de Su majestad, el bolero y está programado para las cinco de este fin de semana, más las que se acumulen en el futuro. Antes acompañó en este recinto a D’Amico y Aragón en el homenaje a José Ángel Espinoza Ferrusquilla (Échame a mí la culpa), y al mismo actor con Raquel Olmedo en el espectáculo El Rey, en honor a José Alfredo Jiménez. También tocó el acordeón en este espacio para Lila Downs.
En la discografía de Clavel destaca el álbum Un bolero, un recuerdo, en el que toca teclados, bajo, batería y percusiones. Estudió acordeón en la Escuela Nacional de Música y se declara ferviente admirador de Gonzalo Curiel, quien es autor “no sólo de canciones populares sino de suites y hasta sinfonías”. 
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Quiere el destino que doña Concepción Torres del Toro, viuda de Gonzalo Curiel, ocupe una mesa de primera fila en el Lunario y escuche “Vereda tropical”, “Temor” e “Incertidumbre”, de la inspiración de su esposo, quien pertenece al olimpo de los compositores que esta noche avivan el fuego del amor y el desamor: Álvaro Carrillo, Roberto Cantoral, Armando Manzanero, Rafael Hernández y César Portillo de la Luz, entre otros artífices de la educación sentimental de millones de personas.

Programa
Primer acto
Angélica Aragón, Doris, Fernando Cravioto, Salomé: Bésame mucho / Salomé: Corazón / Doris: Rojo tango / Fernando Cravioto: Un cigarrillo, la lluvia y tú / Angélica Aragón: Sabor a mí / Salomé: Acércate más / Doris: Toda un vida / Salomé y Fernando Cravioto: Vereda tropical / Salomé: Temor / Doris: Incertidumbre / Fernando Cravioto: Regálame esta noche / Doris: Qué sabes tú / Fernando Cravioto y Salomé: Júrame / Angélica Aragón: Alma mía / Doris: Hambre / Fernando Cravioto: Pecado / Salomé: Angelitos negros.
Segundo acto
Doris: Veracruz / Angélica Aragón y Doris: Señora tentación / Angélica Aragón, Doris, Salomé y Fernando Cravioto: Silencio / Doris y Salomé: No / Fernando Cravioto: Esta tarde vi llover / Angélica Aragón: Yesterday I Heard the Rain / Doris: El tiempo que te quede libre / Angélica Aragón: C’est ma faute (Échame a mí la culpa) / Angélica Aragón, Doris y Salomé: Oración Caribe / Doris y Salomé: Como golondrinas / Doris y Fernando Cravioto: Somos / Angélica Aragón: Usted / Salomé y Fernando Cravioto: Contigo en la distancia / Angélica Aragón, Doris, Salomé y Fernando Cravioto: Un poco más.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.