viernes, 27 de febrero de 2015

Los Folkloristas: Sonidos de raíz profunda

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Cantando con la muerte / 27 de febrero, 2015 / Función única / 
1:55 hrs. de duración / Promotor: Ernesto Vargas Mancilla.

Fernando Figueroa
Los Folkloristas son como el agua: imprescindibles. Desde hace casi medio siglo están activos y vigentes; su más reciente álbum es Cantando con la muerte (2014), de donde surgen varios temas del programa de esta noche.


La huesuda aparece en la portada de ese disco y en las letras de canciones latinoamericanas que abordan el fin de la vida y los ritos funerarios que le siguen. Hay pregones panameños y cubanos con raíces africanas, sorna huasteca para recibir la llegada de la parca y evocación poética de altos vuelos, como en el caso de “Vasija de barro”, pieza ecuatoriana en la que se dice: “Yo quiero que a mí me entierren como a mis antepasados, en el vientre oscuro y fresco de una vasija de barro”.

Aunque resulta obvio que hay un líder moral en el escenario —José Ávila, fundador de la agrupación en 1966—, en Los Folkloristas se percibe un entrañable trabajo de conjunto, carente del más mínimo estrellismo. Se rotan en la presentación de los temas, explican su origen y género musical al que pertenecen, y ocasionalmente hacen un comentario chusco (“hace mucho que no nos presentábamos ante diez mil quinientas personas; diez mil aquí al lado —Luis Miguel en el Auditorio Nacional— y quinientas aquí”).
Al fondo del escenario se observa lo que parece una exposición de instrumentos musicales de cuerda, aliento y percusión. Son más de medio centenar y están ahí a la espera de que alguno de los siete folkloristas tome uno y lo haga sonar con maestría, dando vida a las raíces profundas de un subcontinente rico en tradiciones.
Rumba, son, cueca, joropo, bullerengue, valona, tonada, huapango, pirecua, son algunos de los géneros que desfilan a manera de muestrario, al igual que tambores, cajones, flautas, ocarinas, guitarras, arpa, violín, bajo, quenas, zampoñas, charangos, maracas, caracoles y hasta una quijada de burro.
José Ávila, Valeria Rojas, Olga Alanís, Enrique Hernández, Omar Valdez, Sergio Ordóñez y Diego Ávila son los herederos de una agrupación por la que han pasado cincuenta músicos del calibre de René Villanueva, Salvador Negro Ojeda, Gerardo Támez y Ernesto Anaya.
Investigar, conservar y difundir la música folclórica son las tareas que estos artistas han desarrollado con amor y pasión. Todo comenzó en el café cantante Chez Negro, de Salvador Ojeda, y siguió en La Peña de Los Folkloristas, donde se presentaban ellos mismos con regularidad, además de figuras como Óscar Chávez, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Chava Flores, Mercedes Sosa y Víctor Jara, entre muchos otros.
Enrique Hernández comenta que El Lunario le hace recordar la época de las peñas, y se alegra de que él y sus compañeros debuten hoy en este espacio. El público escucha con atención y respeto los temas del nuevo álbum, pero también solicita las canciones que no pueden faltar, como “Tierra mestiza” (Gerardo Támez) y “La paloma” (Quilapayún).
El acento político llega con “El necio” (Silvio Rodríguez) y, sobre todo, “La maldición de Malinche” (Gabino Palomares), cuya letra, a decir del presentador, “desgraciadamente conserva su vigencia”.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Al final del concierto vuelan los compactos de Cantando con la muerte que se venden en el vestíbulo. Ya en la calle, no falta quien ofrece discos de vinil cuyas portadas remiten a una época en la que no había teléfonos inteligentes que capturan actos memorables como el de hoy.

Programa
La sanlorencina / Refalosa del adiós / Canto de la mañana / Tondero y resbalosa / Flor de tirinkini / El huerfanito / Tamborito y tuna / Tierra mestiza / Canto funerario / La maldición de Malinche / Sobre una tumba, una rumba / Vasija de barro / El muerto murió / Somos, somos, somos / Chimbililí / La renca / Malhaya la cocina / El necio / El coco / La paloma.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.