viernes, 16 de enero de 2015

The Risin’ Sun / Big Big Love: Al compás del pasado


Con-cierta Independencia / 16 de enero, 2015 / Función única / 3:00 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Alejandro González Castillo
Alexx Weber, Jerry Capone y Desentis sin duda heredaron la colección discográfica de sus abuelos. Definitorio fue el momento en que desempolvaron la vieja consola familiar para hacer girar unos cuantos álbumes, porque a raíz de tal acto definieron los alcances sonoros que hoy presumen.

Pendiente de emular los trucos patentados por The Jimi Hendrix Experience y Cream, el trío mexicano sacude la cabellera con los ojos cerrados, hundido en un trance psicodélico que finalmente consigue su objetivo: hacer que por unos cuantos minutos el Lunario se confunda con el mítico Fillmore de San Francisco.

Y es que a espaldas de los músicos se proyectan imágenes que van de la colorida maleabilidad de los líquidos a la silueta de una chica con flores y estrellas enredadas en el cabello. Por su parte, el guitarrista del combo alza pacífica y amorosamente los dedos índice y medio como gesto de gratitud una vez que pisotea su wah. Y aunque los tributos a sus ídolos son continuos (incluso hace suya “I’m So Glad”, de Cream, y recuerda a Santana con “Soul Sacrifice”), el grupo luce seguro de sí mismo y goza cada uno de sus movimientos. Así, mientras “Ramblin’ Rose” pasa lista, queda claro que Desentis, Jerry y Alexx bien podrían telonear con solvencia los shows de Tame Impala.
Antes de abandonar el escenario, The Risin’ Sun anuncia al siguiente acto de la noche como “el mejor grupo del DF”. Entonces aparece Big Big Love, un trio que aumenta su dimensión gracias a los diversos invitados que acompañan a Santiago Mijares, Marco Carrión y Patricio Mijares con percusiones, coros, teclados y flautas. Al igual que sucedió con el grupo abridor, los originarios del sur de la capital mexicana presumen orgullosos sus influencias musicales, aunque en su caso se trata de tótems del indie actual como Arcade Fire, Vampire Weekend y Grizzly Bear. Sostenido por una nutrida base rítmica y una madeja de voces de aspiraciones épicas, el grupo repasa algunos de los temas que formarán parte de su álbum debut (precedido por un EP editado en 2012) cuyo lanzamiento está planeado para mediados de este año.
El momento más significativo de la noche tiene lugar una vez que “Everybody’s Got Something to Hide Except Me and my Monkey”, una oscura canción firmada por The Beatles, es ejecutada en medio de la euforia colectiva. Resulta curioso entonces aquilatar que las raíces del par de actos que esta vez reciben los aplausos del público se encuentran muy distantes de la fecha de nacimiento de sus ejecutantes, cuyo afán por rastrear compases en el pasado para así plantearse el presente y cimbrar un futuro luce, por decir lo menos, osado. 
Porque hoy día lo común es recurrir al temario de Joy Division y la camada post punk para así desarrollar un lenguaje propio; hundirse en los años sesenta con el objetivo de hacerse de una identidad parece tan pasado de moda como comprar discos compactos. Sin embargo ahí están, a la salida del recinto, listos para ser comprados, los respectivos platos de cada agrupación. Y la gente se arremolina ante ellos, esos objetos que giran al ser cruzados por un rayo láser. Porque para bien de la música, aún se preservan ciertas costumbres; poco importa si éstas son llevadas a cabo por tipos de pelo cano o por adolescentes con acné en las mejillas.

Programa
The Risin’ Sun: Hey / Jam / Pretty Little Thing / Into the Sun and Funk / Queen of the Ball / Melting Walls / She Went Away / I Love You / I’m So Glad / Maybe She / Ramblin’ Rose / It’s All About You.
Big Big Love: Hirst / Tender Men / Already / Graveyard / Family Flag / Pellinore / Blood / Eva / Euridice / Everybody’s Got Something to Hide Except Me and my Monkey / Immortality.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.