sábado, 6 de diciembre de 2014

Pastora Galván: La tradición reconstruida


Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

México muy flamenco: ¡Pastora baila! / 6 de diciembre, 2014 / Función única / 
1:25 hrs. de duración / Promotor: RAS Arte & Cultura S.A. de C.V.

Gina Velázquez
¿Qué es el flamenco? Podría decirse que una mezcla de pasión, danza, cante, técnica, tradición, energía, taconeo, belleza; sin embargo, ninguna descripción está a la altura de la experiencia de este arte. Tiene que habitarse. Esta noche la oportunidad para vivirlo es única. Tras once años de no pisar tablaos mexicanos, Pastora Galván regresa para hechizar con su baile.

Pastora (1980) nació con el flamenco en la sangre. Su papá, José Galván, y su madre, Eugenia de los Reyes, figuraron en la escena andaluza a partir de los años sesenta. Ella y su hermano Israel (1973) —un bailaor y coreógrafo que ha sido calificado como revolucionario— crecieron entre los tablaos y la academia de baile de su padre. A pesar de provenir del mismo núcleo, cada uno fraguó su propio estilo hasta consolidar un carácter individual que, sin negar sus raíces, los ha colocado en un peldaño especial dentro de la escena profesional. Un ejemplo de ello es que ambos ganaron, en distintas emisiones, el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba.

¡Pastora baila! es un espectáculo basado “en los bailes más primitivos, de cuando la mujer bailaba en los patios de vecinos de las casas, con zapatillas o descalza, y en el baile más sevillano”, afirmó la bailaora (La Vanguardia, 02/12/2014). Acompañada por Ramón Amador (guitarra), Cristian Guerrero y Jesús Corbacho (cante), Pastora hace gala de su garbo dancístico desde los primeros movimientos. Su presencia es intensa y la energía enorme. Se alternan los bailes y los cantes solos. En todo momento refleja el dominio que tiene sobre su cuerpo, conoce lo que es capaz de transmitir; no obstante, hay instantes en los que se deja llevar por su propio frenesí y las emociones afloran con ímpetu.
Nombrada así en honor a Pastora Imperio —una de las figuras más representativas del flamenco de todos los tiempos—, cursó la carrera de Danza Española en el Conservatorio de Sevilla. Su talento nato se combina con una técnica acrisolada; por ello, no es raro que desde muy joven haya recorrido el mundo dando clases y actuado con varias compañías y como bailaora solista. Esta noche da cuenta de su maestría al rescatar movimientos primigenios, en donde el método no es tan fundamental como la expresión visceral. Al respecto, su hermano Israel ha declarado que "ella tiene la esencia, el aire de las bailaoras antiguas, pero con más técnica; tiene una flamencura que no se aprende". (El País, 15/01/2011).
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Los movimientos son contundentes; la danza transita entre la alegría, la sensualidad y el lamento. La plasticidad de Pastora hipnotiza y arranca apasionados “¡olé!”, “¡guapa!”, “¡venga!”, entre muchos otros elogios que, al final, redundan en un aplauso entusiasta de un público que no la deja ir sin un baile más. Es irrefutable: Pastora insufla flamenco a quien le vea, tiene el don de meterse en la piel del que sabe mirarla.

Programa
Bulerías / Triana (Bulerías de Triana) / Solo de cante y guitarra / Marianas / Solo de cante (soleá) / Pregones – seguiriya / Malagueñas y abandolaos / Alegrías / Mineras y tarantas / Tangos / Bulerías de Jerez y alboreá por bulerías / Pastora.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.