lunes, 27 de octubre de 2014

Skylight: Noche de pasión y rencor social

Foto: National Theatre

National Theatre de Londres presenta / 27 y 28 de octubre, 2014 / Dos funciones / 
2:40 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C. – Embajada Británica en México

Fernando Figueroa
Tom (Bill Nighy) es un próspero y maduro empresario, y Kyra (Carey Mulligan) una joven maestra de escuela en un barrio marginal de Londres; fueron amantes años atrás y se reencuentran durante una congelante noche en el paupérrimo departamento de ella. Entonces se produce una refriega entre dos cosmovisiones distintas, de donde salen chispas de pasión, sarcasmo y rencor.

Hay otros dos personajes de menor importancia: Edward (Matthew Beard), hijo de Tom, quien desea que Kyra regrese con su padre antes de que éste se vuelva loco. Alice nunca aparece en escena, pero juega un rol crucial porque se le menciona constantemente como la esposa de Tom, una dulce y noble mujer que fue engañada por quienes ahora buscan la reanudación de su aventura.

Alice ya ha muerto, de cáncer. Durante su convalecencia, Tom le construyó una habitación especial desde donde ella podía ver el campo a cielo abierto (de ahí el título de la obra). Al igual que su hijo, Tom finge que pasaba por el rumbo de Kyra y le ha parecido conveniente pasar a saludarla con algunas horas de diferencia.
Tom sigue siendo el burgués de siempre, pero ella ha cambiado de forma radical. Él se pasea por el departamento como león enjaulado y suelta su mejor repertorio de ironías para convencer a Kyra de que regrese al mundo de los exitosos; es incapaz de entender que alguien desarrolle una labor social por un sueldo miserable.
Entre ellos aún existe el deseo, y por eso en la discusión se abre un paréntesis para ir a la cama. Sin embargo, las diferencias ideológicas son abismales y ninguno de los dos está dispuesto a ceder; a final de cuentas, descubren que no son una pareja sino un par de desconocidos.
David Hare, el autor inglés de la obra, es un intelectual de izquierda y por eso resulta obvia su predilección por la postura de la joven; pero como se trata de un gran artista evade el maniqueísmo y muestra el lado simpático del empresario, cuyos planteamientos no siempre suenan descabellados (cuando Kyra se molesta porque el chofer tiene varias horas esperando a su patrón en la fría calle, Tom le recuerda que se trata de un empleado bien remunerado, a bordo de un auto de lujo con clima artificial).
Michael Billington, crítico de The Guardian, considera que Skylight pertenece al tipo de obras que, paradójicamente, ganan actualidad con el paso del tiempo (se estrenó en 1995), y lo atribuye a que “la observación de los valores opuestos es cada día más pertinente en una sociedad basada en la desigualdad grotesca. La obra de Hare te golpea directamente con su mezcla de dolor privado y rabia pública”.
Durante el intermedio, el dramaturgo es entrevistado frente al público y señala que la realidad de su país no es muy distinta casi dos décadas después de que escribió Skylight. También se muestra muy satisfecho con la dirección de Stephen Daldry y con el hecho de que la representación no sólo sea vista por setecientas personas en el Wyndham’s Theatre sino por decenas de miles a través del video.
La presencia escénica de Bill Nighy es cautivadora y necesariamente opaca a Carey Mulligan, quien no está nada mal, pero eso de alternar con los monstruos de la actuación tiene sus riesgos. Y lo mismo sucede con el joven Beard.
Pocas veces una escenografía es perfecta gracias a la sencillez, como en este caso. El espectador siempre tiene la impresión de estar en un departamento de una unidad habitacional, donde es posible ver las ventanas del edificio de enfrente y la copa de un árbol sin hojas a causa del avanzado invierno (el frío se percibe afuera y adentro porque el calefactor de Kyra parece de juguete, tal como lo hace notar el humor negro de Tom).
Al término de la función, el público abandona el Lunario (que festeja diez años de existencia) y se enfrenta a un viento tan helado como el de la ficción que acaba de atestiguar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.