jueves, 16 de octubre de 2014

Gian Marco: Niño con juguete nuevo

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Entre tú y yo / 16 y 17 de octubre, 2014 / Dos funciones / 3:10 hrs. de duración / 
Promotor: The Town Management, S. de R. L. de C. V.

Fernando Figueroa
Gian Marco se alegra de “llegar otra vez a esta casa tan querida”. Se refiere al Lunario (que cumple diez años), donde antes estuvo once veces en el espectáculo Autor3s, al lado de Amaury Gutiérrez y Luis Enrique, seis más con Gutiérrez y Álex Cuba, y cuatro con su propio show Entre tú y yo, que ahora repite en dos noches consecutivas.

El peruano cuenta, medio en broma, que desde bebé le llenaron la cuna de juguetes, al punto de que apenas tenía espacio para acostarse. Añade que, entre esos objetos, había una armónica que hoy utiliza cuando ofrece “Resucitar” (su padre fue compositor y cantante, y su madre actriz).

Durante casi toda la sesión toca la guitarra, y el charango a ratos. Además, utiliza una loop station que se convierte en el gran juguete de la noche; no sólo graba y reproduce en el momento pasajes musicales, también capta los coros del público y los utiliza cuando se le antoja. Parece un niño que se ha escapado de su cama con barrotes y que ahora juega con quinientos amiguitos que lo quieren y ovacionan. En el piano está Pedro Luis Pacora, quien lo acompaña en esta velada pop con pinceladas de rock, rumba y son cubano.
Luego de dos décadas de carrera, Gian Marco es muy conocido en el nicho de los trovadores; el gran público tal vez no lo identifica del todo pero ha oído sus canciones con otros intérpretes: “Canta corazón” (Alejandro Fernández), “Hasta que vuelvas conmigo” (Marc Anthony), “Mientras tanto” (Gloria Estefan y Pandora), “Si me tenías” (Mijares y Edith Márquez), sólo por mencionar algunos temas que están incluidos en el programa y que la gente no se cansa de pedir.
Hace muchos años, este artista abandonó la zona de confort que había conseguido en Perú y salió a buscar suerte primero en Miami y luego en México, según narra entre canciones. Parece increíble que hoy no haya sillas vacías si en el escenario está un cantautor que tocaba en los pasillos de una plaza comercial al sur del Distrito Federal, “afuera de las hamburguesas”, y luego en el extinto antro La Planta de Luz, cuando su carrera progresó.
Aunque hoy vive en Los Ángeles con su familia, se comunica con sus fans como un chilango consumado. Es un completísimo entretenedor que bromea a cada momento e imita a quien sea; impresiona en especial cuando se refiere a su ídolo José José y explica con manzanitas lo que es el fiato en un fragmento de “El triste” (canta largas frases sin respirar).
A la dama que le pide a gritos “algo más alegre”, la complace socarronamente con un fragmento de “Aserejé”, y al que toda la noche le exige cierta canción le sugiere calma porque “ésa viene por ahí del final”. También se burla de su propia calvicie y del contenido de muchas de sus letras, sobre todo de aquellas que exaltan “las estupideces que hacemos cuando estamos enamorados”.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Pasada la medianoche le entra la nostalgia y ofrece composiciones en honor a los Andes, para cerrar con una larga y emotiva interpretación de “Sentirme vivo”, que fue un hit en la voz de Emmanuel. 

Programa
Tú y yo / Lamento / Desde hace un mes / Más allá / De paseo / Cuéntame / Resucitar / Invisible / Me cansé de ti / Días nuevos / Amores imperfectos / Mientras tanto / En otra vida / Aunque ya no vuelva a verte / Vida de mi vida / Hasta que vuelvas conmigo / Tu fotografía / Se me olvidó / Si me tenías / Canta corazón / Almohada / Roxane / Lejos de ti / Hoy / Sentirme vivo.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.