sábado, 29 de noviembre de 2014

Daniela Romo: Celebración de la vida

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Gira Para soñar / 1 de octubre y 29 de noviembre, 2014 / Dos funciones / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V. 

Rodrigo Farías Bárcenas
Durante el concierto, Daniela Romo repite un gesto que consiste en llevar la mano derecha a la altura de su corazón; lo hace cada vez que hace llegar a la gente un mensaje especial: el de su reconocimiento por haberla acompañado a lo largo de los años.

Cuando llega el momento de la despedida, levanta los brazos hacia el cielo y guarda silencio unos segundos, como si estuviera en un trance que le permite revitalizarse con la energía que capta de su gente, y luego vuelve a posar su palma en el pecho. En su rostro se nota una gran emoción. “Ha sido una noche preciosa e indescriptible”, dice con la voz trémula, casi a punto del llanto.
La jornada empieza con una introducción coral que paulatinamente se convierte en un marco sonoro que destaca la presencia de la intérprete. Es cuando inicia la cadena de agradecimientos. Mientras recibe una cálida ovación, permanece erguida en el proscenio, contemplando a las personas que tiene frente a sí. Expresa a este público variado, en el que se mezclan distintas generaciones: “Gracias por darme tanta vida”.
Dos piezas bailables acaban por impregnar el ambiente con una total alegría, “Te quiero mi amor” y “Coco loco”. Luego se produce un giro hacia el romanticismo con un bloque formado por, entre otras, “Quiero amanecer con alguien”, interpretada con sensual elegancia. Tal es la tónica dominante en el resto del espectáculo, una alternancia de estados de ánimo con segmentos definidos: de los energéticos a los tranquilos; de los agitados a los íntimos y apasionados. Con algún toque dramático por aquí y por allá. Toda la experiencia que tiene como actriz entra en juego cuando canta, sin que pierda naturalidad, una de sus principales cualidades. 
Romo hace un elogio de la amistad cuando funge como anfitriona de Fela Domínguez, una de sus coristas, y de otros dos de sus grandes amigos: Manuel Mijares y Francisco Céspedes, quienes la acompañan en “Mentiras”, “Celos” y “Para soñar”, respectivamente. Con estos últimos ejecuta sendos bailes que conmueven por su ternura y coquetería.
Si la nostalgia es la recuperación mediante la memoria de los momentos más gratificantes de la vida, la mayor de sus manifestaciones durante el show llega cuando, después de una versión instrumental de “A veces”, a cargo de la sección de cuerdas, la artista comenta que algunas canciones han adquirido un significado distinto. “Ya me entienden”, dice apelando a la complicidad del público, que explota con aplauso afirmativo, enterado de que a la cantante se le diagnosticó cáncer de mama en 2011, y que gracias a una detección oportuna pudo superarlo luego de tratamiento de varios meses. “Dueña de mi corazón” rubrica esta escena. El espectáculo Para soñar (título de una canción de Céspedes) representa esa vuelta a la vida. 
No ha de ser fácil estructurar una presentación que sintetice, con una treintena de canciones, una carrera que abarca casi trecientos temas. Daniela optó por consultar a su equipo de trabajo para semejante tarea, siendo el criterio de selección el ofrecer un alto nivel de calidad musical y variedad de géneros, con la balada como eje principal. 
El programa incluye un manojo de éxitos, cierto, pero va más allá. Se nota un equilibrio entre los compositores implicados. Por una parte, los que aportan un toque pop, como Gian Pietro Felisatti y Danilo Vaona; y por otra, los que forman parte de la tradición musical de México y otros países de Latinoamérica, como Myrta Silva (Puerto Rico, autora de “Qué sabes tú”), Eladia Blázquez (Argentina, “Que vengan los bomberos”), y los mexicanos Manuel Esperón (“Mía”), Armando Manzanero (“Me vuelves loca”) y Juan Gabriel. Diez mil voces se unen para cantar, de este último, “De mí enamórate”, parámetro de la potencia vocal de Daniela. 
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Antes de que cierre con el tema que más la representa, “Yo no te pido la luna”, ligada con “Cadenas”, retorna a los agradecimientos. Esta vez dedicados al equipo de trabajo que concibió y ejecutó la producción; a todos los instrumentistas que la acompañaron; a Memo Gil, director musical; a los arreglistas, Francisco Rosas y Francisco Ruiz; a Benito Santos, diseñador del vestuario; a Tina Galindo, su representante. Y lo hace con tal vehemencia, que una sencilla enumeración de nombres acaba por representar a un equipo de trabajo unido por la solidaridad. Daniela Romo prometió una celebración de la vida y lo cumplió con creces. 

De la crisis a la resurrección
Con una trayectoria de más de cuarenta años, Daniela Romo es una de las principales figuras del espectáculo mexicano como cantante, actriz, productora, bailarina y conductora. Empieza a trabajar en 1970, a los once años, cuando ingresa al coro de Los Hermanos Zavala. Desde entonces, ha participado como actriz en diez obras de teatro —donde también ha intervenido como productora—, ocho películas, un rol estelar en la serie Mujeres asesinas y quince telenovelas, en las que se inició en 1978.
También ha sido conductora en algunos de los programas de variedades con más audiencia en la televisión mexicana, como Noche a noche, gracias al cual empezó a ganar popularidad cuando apenas tenía veinte años, entre 1980 y 1981. Su carrera discográfica dio principio en 1983, con temas que hasta la fecha son populares (“Mentiras”, “Celos”, entre mucho otros). Comprende más de quince discos, con créditos como autora o coautora. Varias de esas grabaciones han sido reconocidas por la revista Billboard por sus altas ventas.
En 2011 deja los escenarios y resurge en 2012 con el álbum doble Para soñar —antología de sus mejores canciones, con arreglos renovados— y con un protagónico en la telenovela La tempestad (2013). Su carrera experimenta una resurrección. Teresa Presmanes Corona, nombre real de Daniela Romo, nació el 27 de agosto de 1959, en la ciudad de México. Es admiradora de Pita Amor, Juan José Arreola y Milan Kundera. (R.F.B.

Programa
Introducción / Te quiero mi amor – Coco loco / Ave Fénix – Enamorada de ti / Mátame / Quiero amanecer con alguien / Pobre secretaria – Prometes / Con Fela Domínguez: Mentiras / La ocasión para amarnos / Con Mijares: Celos / Qué sabes tú / Me vuelves loca – Ese momento / Con Francisco Céspedes: Para soñar / A veces / Dueña de mi corazón / Dímelo – Es mejor perdonar / De mí enamórate / Mía / Abuso / Todo, todo, todo / Que vengan los bomberos / Sentir así / Adelante corazón / Yo no te pido la luna / Cadenas.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.