viernes, 10 de octubre de 2014

Camila: Prueba superada

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Elypse / 9 y 10 de octubre, 2014 / Dos funciones / 1:40 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Jorge R. Soto
Después de cuatro años de silencio discográfico y dos de ausencia en el Auditorio Nacional, Camila se presenta con grandes expectativas respecto del recibimiento que tendrá esta noche, ya convertido en dueto, y con el álbum Elypse como muestra palpable de continuidad.

La multitud que llena el inmueble —integrada mayoritariamente por mujeres de todas las edades— se desgañita al apagarse las luces del recinto pensando que Mario Domm y Pablo Hurtado iniciarán el concierto; sin embargo, aparece el trío Matisse integrado por Pablo, Román y Melissa, quienes interpretan un tema de corte rockabilly, con guitarras electroacústicas y un teclado electrónico. También ofrecen “Mi peor error”, canción de su autoría que hizo famosa Alejandra Guzmán; la hija de Silvia Pinal se une a estos jóvenes al final del tema. Para despedirse, entregan “La misma luna”, primer sencillo que dan a conocer. El público, a diferencia de lo que suele ocurrir con los teloneros, aplaude con fuerza al despedirlos.

Lentamente, tres coristas, un ejecutante del bajo y otro de la batería, además de un cuarteto de cuerdas eléctrico, toman sus posiciones y aguardan. Domm y Hurtado se desplazan para encontrarse en el centro y, como hacen los toreros al tomar la alternativa, se dan un abrazo deseándose suerte. Pero no la necesitan, pues el público se entrega antes de que ellos emitan un solo acorde desde el piano de cola y la guitarra eléctrica.
A partir de este momento, el viaje por el repertorio de Camila fluye entre ovaciones sólo interrumpidas cuando alguno de esos dos músicos toma la palabra. “Es conmovedor para Pablo y para mí verlos en el Auditorio Nacional”, afirma Domm, y continúa: “No sabíamos si volveríamos a tocar en este lugar, si la inspiración nos iba a dar para escribir canciones nuevas. Fueron dos largos años pero estamos de regreso en este lugar”.
El estilo de canto de Mario Domm es intimista, desliza las palabras con susurros, con timidez, como cuando se está cerca del oído de la persona amada, aunque a veces su voz se eleva emocionada para matizar una frase, al tiempo que sus manos recorren el teclado. Por su parte, Pablo Hurtado pasa los dedos por la guitarra para extraerle sonidos limpios, delicados o fuertes y distorsionados, según la exigencia de la composición.
La iluminación —a cargo de un equipo belga que ha participado en Juegos Olímpicos y Mundiales de Fútbol— está integrada por una pantalla led que, una vez cada tanto, proyecta las imágenes de Domm y Hurtado como si fueran figuras de arena tridimensionales, que contrastan con seis estructuras tubulares del fondo del escenario y tres líneas de luz que se mueven de arriba abajo, para al final emitir rayos láser de color verde, como los que Led Zeppelin mostró en su gira de 1977, con los que creaba una pirámide de humo y fulgor.
La música de Camila navega por las aguas del pop puro y duro (“Aléjate de mí”, “Tú”), la balada (“Mientes”); las power ballads, con todo y su solo de requinto aquí y allá (“Bésame”, “Decidiste dejarme”) y hasta el funk pop sincopado (“Tu tiempo ya se fue”). La letra de las canciones se refiere al amor, la pérdida del ser querido, la rabia por el abandono, el deseo de revancha y el desamor.
“Ser compositor es el oficio más bonito que conozco. Hay dos tipos de canciones: las que uno busca y las que llegan solas”, dice Domm refiriéndose a “Aléjate de mí”, y prosigue: “La compuse en siete minutos a las tres de la mañana. Y esta que sigue fue igual”. Así introduce “La vida entera”, en donde el cuarteto de cuerdas adopta un papel protagónico. Lo mismo sucede con “Este momento”, tema en el que los violines y el chelo realizan un trabajo similar al que ha distinguido al grupo Bond o al violinista David Garret: unir acordes de música clásica con los del pop o el rock.
Es ahora Pablo Hurtado quien se dirige a la multitud: “Es inexplicable la emoción que siento. El Auditorio Nacional tiene una vibra muy especial. En el 2007 fue nuestra primera vez aquí y estaba tan nervioso que me tomé unos tequilas, por eso tengo recuerdos borrosos de ese momento”.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Si los integrantes de Camila albergaban dudas acerca del recibimiento que tendrían como dueto, esta noche han quedado sepultadas bajo la gritería de la gente que llena el inmueble. La prueba de fuego ha sido superada.

Romanticismo inagotable
En 2005, el multiinstrumentista Mario Domínguez (Domm) Zarzar, el cantante Samuel (Samo) Parra Cruz y el guitarrista Pablo Hurtado Abaunza, decidieron crear un trío de pop-rock al que bautizaron como Camila. Al año siguiente lanzaron Todo cambió, álbum debut con el que se dieron a conocer en Latinoamérica; obtuvieron nominaciones a reconocimientos como el Billboard Latino y se embarcaron en una gira de dos años, además de darse tiempo para componer éxitos para artistas como Paulina Rubio y Thalía, entre otros.
Dejarte de amar (2010) hizo trizas el llamado síndrome del segundo álbum, que supone un fracaso posterior al exitoso inicio. Temas como el que da título a esta producción, “Me voy” y “De qué sirve la vida” consolidaron al trío como generador de populares canciones románticas. El público se identificó con el grupo y llevó al disco a obtener certificaciones de platino en Estados Unidos y México. Esta producción —la más vendida en la República Mexicana en 2010— recibió diversos trofeos, entre ellos dos premios Grammy Latino en las categorías Mejor Canción y Grabación del Año por la composición “Mientes”. 
Después de una extensa gira promocional de casi dos años, Camila se presentó en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar y consiguió antorchas de oro y plata, y Gaviota de plata, con lo que el trío solidificó su prestigio internacional. De regreso a casa, Samo se retiró del grupo y así se abrió la puerta para el surgimiento de un dueto cuyo romanticismo musical no mengua, tal como se demuestra en Elypse. (J.R.S.)

Programa
Intro / Perdón / Todo cambió / Quédate / Me da igual / De Venus / Abrázame / Decidiste dejarme / En este momento / Bésame / Tu tiempo ya se fue / Yo quiero / Adicto al dolor / Aléjate de mí / La vida entera / Coleccionista de canciones / Tú / Mientes / Sólo para ti / Todo cambió.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.