jueves, 25 de septiembre de 2014

Wisin & Prince Royce: Fuego y sentimiento

Winsin. Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

The Power and Love Tour / 25 de septiembre, 2014 / Función única / 
2:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA Presenta, S.A de C.V.

Marcela Rodríguez
Es moreno de treintaiséis años, robusto, tatuado, la gorra calada y gruesas cadenas doradas al cuello. Flexiona las piernas, mete y saca las caderas, empuja: “Pam pam... ¡Muévelo! Rakatan, rakatan... ¡El perrito! ¡Brincando, brincando! ¿Dónde está la gente que le gusta el perreo?”.

La gente está abajo del escenario, reggaetoneando, gritando. No es gente a secas, es la fuerza laboral más joven, los estudiantes, los que no son lo uno ni lo otro y sólo cuentan con su carita sin arrugas, la risa fácil, las ganas de bailar, cantar, estar con los amigos. Chacotear y “Qué viva la vida”, la canción que Wisin, el hombre en cuestión, escoge para abrir el concierto. 

¡Pobre Elvis!, regañado y censurado por las madres porque el tipo tenía ritmo y movía las piernas desde la cadera. Si aquél sugería algo, Wisin es explícito. Hoy es “Noche de sexo”. Las letras y coreografías de sus canciones están cargadas de sensualidad y sudor que, sumadas a un público bullente de hormonas, casi disparan la alerta de fuego.
Con ese reggaetón recuerda que hace dos años se separó de Yandel: “Canten fuerte, que se escuche hasta Puerto Rico”, donde vive quien fuera su compañero de canto. “¡Jaime!”, grita imperativo, y Jaime, que maneja la tornamesa, esa especie de instrumento musical posmoderno, empieza a pinchar. Wisin, escurriendo, se pasa la toalla por el rostro, la arroja al frente. Una chica exclama con admiración: “¡Tiene su sudor!”, como si le hubiese encantado que la tela húmeda volara a sus manos. 
“Yo no vine solo, vine con unos amigos que tengo. El compositor de ‘Algo me gusta de ti’”. El puertorriqueño O'Neill, con señas similares, el culto al tatuaje, las gorras y cadenas. Juntos repiten rápidos y furiosos que a ella, la de la canción, le gusta el sexo rápido y fuerte, en “Nobody Like You”. 
Otro “¡Jaime!”, y el ayudante liga un piano y unas cuerdas para “Te siento”, lo más parecido a un balada en reggaetón, antes de que Wisin presente al creador de “Adrenalina”, Gocho, que lo acompaña en “Si te digo la verdad”. O'Neill se les une para “Algo me gusta de ti”, y por si faltara, más “Adrenalina”. El adiós de Wisin: “Las muchachas quieren ver a Prince Royce porque les gusta, obvio”.
 
Prince Royce. Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
Lo que no puede ver Royce es que Wisin dejó al público hirviendo, y la espera lo enfría. Hace mucho rato que desde el segundo piso las chicas le dedicaban porras casi escolares, algo que abajo sonaba: “Fifty fifty Royce, fifty fifty Royce... Pin pon, Prince Royce, pin pon, Price Royce”. Cuando aparece el músico, la juventud e ilusión por verlo lo disculpan.
Entra pidiendo “Kiss, Kiss” y todo se olvida, todo es suspiros. Si la música de Wisin está digitalizada, la propuesta de Royce es más analógica. Lo acompañan músicos potentes, instrumentos de cuerdas, aire, y bases, no comunes en la bachata urbana.
Se sienta al filo del escenario, dice que es una canción muy personal, “Soy el mismo”, que da título a su reciente disco, seguida del sencillo que lo vio nacer en 2010, “Stand by Me”, con rastros de blues, el adorno de un sax y su voz en falsete.
Una fan despliega su cartulina: “Hoy son mis 15 años”. Su regalo es haber ido a verlo. Otra le pide un autógrafo al pie del proscenio; entre tanta chica que busca lo mismo o una foto, él alcanza a rayar, otra más le entrega una carta, que Royce pasa a un asistente. A cambio tiene rosas rojas, percibe su aroma y las obsequia.
“He cambiado mucho los dos o tres últimos años. Me he dado cuenta que no se trata de dinero y fama; que algo que no cuesta marca la diferencia, un abrazo, un buenas noches, un mensaje de texto”, es el preámbulo de “Las cosas pequeñas”. 
“Fue un gran honor haber grabado esta canción con esta banda de rock (Maná), la más importante de América Latina”, se refiere al “El verdadero perdón” arrodillado en el proscenio. El clímax llega cuando escoge a una jovencita para bailar abrazado a ella y susurrarle “Incondicional”. En lo que dura la canción la chica registra llanto, risa, nervios, pena. Las demás se proyectan. Ella son todas. Y él es de todas. 

Trabajo y filantropía
Wisin (Puerto Rico, 1978), conocido por su dueto con el también boricua Yandel, tiene los álbumes como solista El sobreviviente (2004) y El regreso del sobreviviente (2014) del que se desprende el hit “Adrenalina”, una colaboración junto a Ricky Martin y Jennifer López.
Prince Royce (Nueva York, 1989), a quien al principio confundían con una marca de coche, debutó en 2010 con un álbum que lleva su nombre, y se llenó de reconocimientos: dos nominaciones al Latin Grammy, siete premios Lo Nuestro, cuatro Juventud y cuatro Billboard. 
Wisin era peluquero, y Royce hijo de un taxista y una estilista. Han aprovechado la fama y el dinero para participar en programas sociales. Wisin ha puesto dinero para el Habitat for Humanity, enfocado en la construcción de viviendas para familias necesitadas de Puerto Rico, y para la reconstrucción de un orfelinato en Puerto Príncipe, destruido por el terremoto de Haití de 2010.  
De ascendencia dominicana, Royce representa al programa Grammy Latino en las Escuelas. Ante el abandono escolar entre los latinos de bajos recursos, su mensaje es que "sin educación no hay nada, hace falta poder escribir, leer, poder tener una conversación con alguien”. (M.R.)

Programa
Wisin: Que viva la vida / Heavy Heavy / Mírala bien / Acércate a mí / Rakata / Noche de sexo / Con O’Neill: Uy, uy, uy - Nobody Like You / Mayor que yo / Nuestro amor se acabó / Te siento / Con Gocho: Si te digo la verdad / Control / Algo me gusta de ti / Adrenalina. 
Prince Royce: Kiss Kiss / Te robaré / Te me vas / Corazón sin cara / Solita / Soy el mismo / Stand by Me / Nada / Te perdiste mi amor / Mi última carta / El amor que perdimos / Las cosas pequeñas / Me encanta / El verdadero amor perdona / Incondicional / Darte un beso.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.